sábado, 3 de marzo de 2012

¡CORTEN!

Siempre me ha gustado saber cómo se rueda una película. Cuando el director de la misma dice: ¡Acción!, es una voz -me imagino-llena de nerviosismo y expectación, como una especie de salto al vacío...
Lo que no me gusta tanto es cuando dice: ¡Corten!. Es una palabra como encorsetada, como diría yo, algo maldita, algo que no está bien. ¿Qué es éso de cortar?. Seguramente, cuando en una escena especial para los protagonistas, de repente al director le sale de dentro: ¡Corten!. Vaya decepción para los que están interpretando, para los que creen que lo han hecho bien...
Disculparme por mi osadía, pero es la sensación que tengo ahora con los políticos que nos gobiernan. 
Dicen tan tranquilos: ¡Corten!. Y nosotros ¡hala! a cortar a cortar, es decir recortar. Y otra vez:¡Acción!. Es decir, nos recortan, pero nos piden que les tengamos confianza en el corte, como si a mi carnicero le digo: corte, corte y tenga confianza en que seguramente le pagaré algún día... Porque claro, lo de decir corten es fácil, pero que encima nos pongamos en acción... Y me pregunto si nos siguen cortando y recortando llegará un momento -me temo- que no oigamos:¡Acción! Nos habrán cortado hasta las ganas de vivir.