jueves, 31 de marzo de 2016

Algunos pensamientos



* A veces, cuando menos te lo esperas, aparece, seguramente con la madurez, el sentido inmenso de las palabras sabias con un punto de ironía casi al galope.

* Entre el humor y la ironía, existen unos hilos muy finos, casi invisibles, en donde la burla toma realidad y suele ser hiriente.

* Las historias verdaderas ya no se pueden escribir, como no sea desde el corazón, desde dentro de uno mismo. La realidad pura y dura es tan verdad, que ya no cabe ni un resquicio a la imaginación.

* Las heridas se pueden curar con el tiempo, pero las heridas del alma, perduran.

* Podemos mirar en dirección contraria, pero la verdad está en la dirección correcta.

* Me puedes decir 'Te quiero', pero el amor es único.

* Los tribunales pueden publicar sentencias, pero las verdades solo las saben los sentenciados.

* La línea del horizonte, está bien definida, pero nunca la podremos tocar.

* Quizá algún día descubriremos porqué estamos aquí.

* Sigamos el camino, será la razón última de nuestros pasos.

miércoles, 30 de marzo de 2016

Batallas de la mente por ganar


Campo


Hoy no voy a escribir sobre política.

Nos queda por batallar todos los días, pero en realidad, no nos queda nada para ganar a la mente, todo lo que tenemos que batallar.

Decimos que tenemos muchas batallas que ganar, pero la auténtica batalla que tenemos que aplicar está en nuestra mente.

Si ganáramos cada día una batalla a la incomprensión de los humanos, a las vicisitudes que pasan los refugiados que huyen de sus países, también deberíamos recordar que en otras épocas, no hace mucho, también fuimos refugiados.

Seguramente, con solo recordar esto, nuestras mentes estarían más despiertas para que ganáramos las batallas verdaderas que tenemos que ganar, es probable que seríamos menos insolidaridad con nosotros mismos.

Mejor nos iría en el mundo, si nuestra mente tuviera esa claridad que hay que tener en cada una de nuestras vidas.

Sin duda alguna, tenemos muchas batallas de la mente por ganar.

martes, 29 de marzo de 2016

A vueltas con las palabras


  • Somos diferentes.
  • Vamos a ver.
  • Pacto.       
  • Dialogar.
  • Comprender.
  • Antes que nada.
  • Escaparse con el corazón.
  • Los precios crecen.
  • Más vigilados.
  • Escribir.
  • Leer.
  • Amar.
  • Odiar.
  • Sorpresas.
  • A estas alturas.
  • Vulnerabilidad.
  • Ironía.
  • Soberbia.
  • Por supuesto.
  • Quizá.
  • Trayectoria.
  • Rastrear.
  • Memoria.
  • Miedo.
  • Terror.
  • Teatro.
  • El pasado no se borra, solo se difumina.
  • Suerte.
  • Celos.
  • Éxito.
  • Protagonistas.
  • Anotaciones.
  • La edad.
  • La vida.
Es posible que todas estas palabras sean un paseo por la humanidad, o simplemente, palabras.

Podemos escoger, por ejemplo la palabra miedo.Esta palabra me da mucho respeto, es más, creo que me pone muy triste, tristeza de ver todas las barbaridades que están sucediendo en este mundo.

Terror, es lo que por desgracia las escenas que vemos y nos producen miedo.

Estamos más vigilados, pero no estamos más seguros.

Somos protagonistas, vamos a ver si somos diferentes o es posible que, antes que nada, sepamos comprender que dialogar, es posible para llegar a un pacto.

A estas alturas, si los precios crecen y hacemos rastrear los diferentes artículos, la trayectoria y sabremos seguramente que el pasado no se borra, solo se difumina.

Entonces la memoria nos sube al teatro de la vida y nos hace padecer celos por el éxito de los que
tienen suerte.

Todas las anotaciones que podamos realizar, quizá nos puedan dar sorpresas para escribir para escaparse con el corazón, y por supuesto, la vulnerabilidad llega a nosotros por la soberbia desatada porque el leer, amar, odiar, sea la antesala de la ironía.

Por lo que podemos llegar a concluir que solo, es posible que estemos a vueltas con las palabras.

lunes, 28 de marzo de 2016

Tocando el cielo


"Tocar el cielo con las manos" de Galiana.

Draghi, tiene de estímulo lo que yo de obispo, es un decir. Las medidas que llama de estímulo, que acaba de poner en marcha, lo único que genera es que las bolsas se disparen al alza. 

En esa vorágine, todo el mundo compra creyendo que el dinero es un estímulo, pero lo que sucede es que lo que hoy es bueno, mañana es basura, ya no vale nada, solo un disgusto al que compró esa ganga, que al día siguiente ya no es nada, ni parecido a lo que proclamaba Draghi.

Mucha gente pone sus ahorros en la bolsa y cuando menos se lo esperan, ya se lo han llevado los "fondos buitres" para hacer cambalaches y dejar, entre otras cosas, a personas en la calle (literalmente), ya que en su día pusieron esos buitres los dineros de ganga en inmuebles de los desahucios que provocaron los mismos bancos, que aprovecharon los estímulos.

Volvemos a lo de siempre, todo gravita en que unos pocos se hacen muy ricos a costa de muchos pobres que van cayendo en la 'opulencia' de las palabras, que salen de la boca de Draghi.

Qué cosas ocurren, y encima dicen que seguimos en la vida gracias a que 'ellos', siempre nos salvan de nuestra 'opulencia' por vivir por encima de nuestras posibilidades, ya que queremos tocar el cielo y lo que nos ocurre es que cada vez, nos encontramos más cerca del infierno.

Y es que, seguramente, queremos parecernos más a Draghi, que, con unas medidas de estímulo, hacen que algunos pocos sigan tocando el cielo.

viernes, 25 de marzo de 2016

Cumplimiento de la ley



Es lo normal, en un parlamento democrático, por supuesto, hay que cumplir la ley, es más, no es que sea necesario, es lo legalmente establecido.

Ahora bien, ¿qué llamamos cumplir con la ley?, eso ya es otro cantar. Vayamos por partes.

Existen varias cosas que hay que distinguir. Le ley así, en general, es algo que nos imponen. Entiendo que tenemos que tener una normas, por cierto, hechas por el legislativo y aprobadas por las dos cámaras, que es el pueblo soberano representado por sus diputados y senadores.

Otra cosa son los reglamentos de las leyes, que son, como todos sabemos, la explicación detallada de la ley, para que todo el mundo entienda cómo debemos los ciudadanos acatar esas leyes, incluídos también todos los cargos públicos y por supuesto todos los diputados y senadores.

Aquí es donde discrepo de las interpretaciones que hacen algunos. Se plantea algo que puede parecer nuevo en nuestra historia parlamentaria y es que, constituído el Congreso y Senado el pasado día 13 de enero de 2016, el gobierno, al no estar constituído, dicen, que al estar en funciones, no tiene que dar explicaciones al parlamento por los temas de trascendencia que atañen a nuestra nación.

Pienso, que precisamente, al estar el gobierno en funciones debería ser mucho más estricto, si cabe, en el control parlamentario, pues no se puede olvidar que el parlamento está legalmente constituído, y por tanto, deberá ser inflexible para el cumplimiento de la ley. 

jueves, 24 de marzo de 2016

Talento



Otra palabra, que a veces me acaba sacando de quicio. No lo puedo remediar, es algo que es superior a mi forma de pensar y entender  la vida.

Talento, lo que se dice talento, es algo que no puedo definir, es más, no me gusta definir. Cuando decimos este autor, tiene talento, por supuesto, también me puedo referir a una autora, es más, a veces pienso que la discriminación gramatical, tiene poco talento.

Puede ser que como casi todo, las instituciones siempre han estado copadas por el género masculino.

¿Género? ¿No somos de la misma especie?

Siempre, o casi siempre, llego a la misma conclusión, por otra parte, seguramente muy primaria, tenemos miedo a que el género nos engulla, sin remedio. Miedo.

El miedo absoluto al talento, puede ser, pero cada vez estoy más convencido que es el miedo a que nos destronen. Eso es lo que creo que ocurre.

El talento se tiene, no se lleva en el género. El género siempre ha estado y no tiene que tener ninguna preferencia. 

Puedes leer una poesía, una novela, un artículo. Creo que si tuviéramos un código y no se pusiera el nombre y apellidos del que lo escribe, sería, seguramente más interesante cuando nos preguntaran si nos ha gustado, para que dijéramos, esto es  o no es talento.

miércoles, 23 de marzo de 2016

Anillos de los Árboles


Corte transversal de un pino
Desde hace mucho tiempo, llevo dándole vueltas a los Anillos de los Árboles. A.E. Douglass, fue el fundador, nada menos que en 1937, del Laboratorio de Investigación de los Anillos de los Árboles.

Pocos sabéis, que en mis años mozos hice un trabajo sobre el ideal de construcción de una ciudad.

Entonces, producto de mi inexperiencia y sí, mucha intuición, me lancé a 'construir' una ciudad moderna, basándome precisamente en la observación de un corte transversal de un tronco de un árbol.

La naturaleza siempre nos regala (deberíamos ser garantes del cuidado de nuestro planeta) las enseñanzas para no destruír nuestro entorno, para en definitiva, ser cuidadosos con lo que  nos entrega dicha naturaleza.

En resumen y para no aburrir, con mi loca mente joven de entonces, la idea mía, la basaba precisamente en el corte de un árbol que vi en los Montes de Valsaín (Segovia), y me percaté que la naturaleza era y es muy sabia.

Pensé que los primeros pobladores de nuestra tierra se asentaron en un lugar fijo; empezarían a tener necesidades colectivas de grupo, y es probable, que empezaran a pensar que necesitaban tener 'especialistas' que se encargaran de acciones colectivas; supongo que comenzarían  a surgir sitios, casas, que pudieran reunirse para intercambiar productos.

Cuando ese círculo empezó a engordar, fueron creando a su alrededor otro círculo nuevo, como los que vemos en el corte del tronco del árbol y empezarían a crear, calles o vías de comunicación para ir y venir a los demás puntos de dicha colectividad.

Así fueron creándose (seguramente) sucesivos círculos, a medida que crecían con los habitantes del lugar. Alguien avispado, creó las casas de cambio, que luego se tornaron bancos. Se vieron en la necesidad de crear hospitales, mercados y otras zarandajas.

Así, cuando ya no cabían más en ese círculo volvían a elaborar más vías de intersección y así se creaban más círculos llegando a las actuales ciudades.

Curiosidad de entonces (no sabía que existía Douglas), cuando presenté el estudio, me dieron un diploma por basarme en los anillos de los árboles.

martes, 22 de marzo de 2016

Comprender



Este mundo que nos ha tocado vivir, dicen que es mejor mundo, que el que les tocó vivir a nuestros antepasados.

A lo largo de muchas décadas nos han imbuido a una generación como la mía, que nuestros antepasados hicieron sacrificios para que nosotros viviéramos mejor.

Intento comprender, esto que nos inculcaron, y es cierto que quisieron lo mejor para nosotros, no lo dudo, como tampoco dudo que nosotros hemos hecho lo mejor que sabíamos y entendíamos que, lo que hicimos, fue imprescindible para seguir haciendo las cosas lo mejor posible, para que nuestros descendientes vivieran mejor.

Es evidente que el género humano intenta siempre hacer las cosas mejor que sus antepasados. Pero no tengo tan claro que en general, lo hayamos conseguido.

Tenemos que poner en práctica el verbo comprender, tenemos que preguntarnos en qué hemos fallado, puesto que no hemos sabido que las personas que llegaban de otras culturas con otras costumbres, con otras creencias, para trabajar en nuestro país, hayan podido trucarse y hacerse enemigos, como lo demuestran las masacres acaecidas como la perpetrada el 11-M de 2004.

Han pasado 12 años de aquella barbarie y como en Francia, en Alemania, en España y otros países de la UE, está creciendo la xenofobia, precisamente por no saber cómo comprender a los que llegaron y llegan de otros lugares para vivir mejor.

Tuvieron hijos, que nacieron en España, Francia y Alemania y no hemos sabido acoger y educar. Hemos creado enemigos en nuestras propias casas.

Nos hace falta saber por qué somos incapaces de comprender.

lunes, 21 de marzo de 2016

Normal




Cada vez tengo menos memoria. Normal. Los años no pasan en balde, me susurran.

Es normal que después de tantos años con las dos fuerzas que tuvimos que soportar durante mucho tiempo, y recordando  esa forma de imperar el miedo con dos bloques: el 'bueno' y el 'malo'.

Nos han tenido en un vilo continuo con la bomba atómica, aquel suceso espantoso que protagonizó EEUU, para zanjar quién era el que mandaba en el mundo. Normal.

Ahora no se si hemos vuelto a los dos bloques. Dicen que no. Normal. Creo que ahora prima la globalidad del mundo. Tenemos un conducto formidable que se llama internet.

Hoy día, es posible saber qué es lo que está sucediendo en este momento a muchos kilómetros de nuestra ubicación.

Antes daba tiempo a sopesar qué es lo que había pasado en un bloque (el malo o el bueno), pero no nos enterábamos hasta pasado un lapso de tiempo, y así era posible calibrar con más tranquilidad lo que podía pasar o había pasado. Normal.

Ahora, no ocurre así, ahora los acontecimientos se solapan unos con otros con tal velocidad que muchas veces no podemos asimilar lo que está pasando y menos ver las consecuencias de los hechos. No podemos procesar adecuadamente tanta cantidad de información. Normal.

Por ejemplo, cuando accedemos a los medios de comunicación y vemos las encuestas de cualquier tipo que nos brindan, ya no tenemos dos bloques, no tenemos ni Norte, ni Sur, ni Este ni Oeste, ya todo es un solo bloque, o a lo sumo bloques superpuestos. Normal.

Ya no existen bloques, ya no tenemos mundos bipolares. Normal.

viernes, 18 de marzo de 2016

Escuchar



Me vais a decir que soy obsesivo en lo referente a decir, comunicar y publicitar que tenemos que escuchar.

Escuchar no es simplemente oír, hay que entender lo que el otro está expresando, para poder después hacer la asimilación correspondiente de lo que se está escuchando, y así poder comenzar un diálogo.

Ya sabemos que, si uno no quiere, dos no se entienden, estaremos en lo de siempre, estaremos sordos, por mucho que leamos lo que nos han escrito en negro sobre blanco.

Los temas hay que discutirlos y discutir no es poner trabas, es todo lo contrario, es convencer con razonamientos concretos, lo que queremos explicar y así poder convencer al otro.

Sí, estoy obsesionado con la palabra escuchar, y es porque pienso que lo primero que hay que hacer es saber escuchar, y después saber explicar, lo que pienso (razonablemente) de lo que antes he escuchado, para a continuación, dar los puntos de vista que yo tengo sobre el tema, e ir poniendo en negro sobre blanco los hitos con los que puedo razonar y convencer al otro, y eso es en definitiva, saber dialogar.

Si de entrada decimos que no podemos tener ningún punto en común, entonces estaremos echando al traste toda posibilidad de encuentro alguno.

Ya sé que el otro tiene objetivos distintos a los míos, pero la gran verdad del ser humano, es  saber razonar, que es lo que nos distingue de los otros seres vivos, aunque a veces pienso que existen algunos animales, que pueden tener mejor raciocinio que algunos humanos.

Haced la prueba y empezad a dialogar desde el plano imprescindible de saber escuchar.

jueves, 17 de marzo de 2016

Absurda realidad



Cuando intento despegarme de la, a veces absurda realidad, suelo darme un paseo por el Parque del Retiro de Madrid.

A mis años, voy necesitando cada vez más, esa especie de cura de todas las memeces que se dicen y sobre todo se hacen.

En esos paseos, veo, observo y distingo perfectamente la realidad de la virtualidad, en la que nos han empujado y muchos, hemos aceptado las llamadas  redes sociales.

Internet, nos abre ventanas del mundo, que hace poco ni podíamos sospechar, pero también nos inunda de noticias que muchas veces no son tales, pues son manipulaciones, que se mecen de un lado a otro, según estén financiadas.

Nos pasamos más de la mitad de nuestras vidas intentando salir a flote y llevar el barco lo mejor posible. 

Hacemos sacrificios, intentamos que los nuestros disfruten de lo que a veces nosotros no tuvimos oportunidad, y cuando ya creemos que estamos en condiciones de disfrutar de nuestra vida, resulta que las personas a las cuales les hemos encargado que nos lleven por el buen camino del bienestar, entonces ocurre lo que no creíamos que podía suceder. Pero sucede. 

Nos damos cuenta que durante muchos años nos han estado engañando en base a que teníamos que afrontar unos sacrificios que correspondían a otros, pero no, es más clara de lo que creímos podía ser.

Y entonces, nos damos cuenta de esta absurda realidad.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Viejo mojón



A estas alturas de la película que llevamos rodada con diferentes planos, contraplanos, espantadas, retornos, aproximaciones, líneas de encaje y de encuadre y toda la parafernalia que arropa a este resultado de las elecciones generales pasadas del 20-D, creo que habrá que ir pensando en elegir a un candidato que sea filósofo. 

Tendrá que tener profundos conocimientos en psicología aplicada a la política, en definitiva, alguien para  ocupar un sillón presidencial de un gobierno que conozca perfectamente la enrevesada  y casi siempre soberbia mente de la que suelen alardear los políticos de turno.

Tenemos que llegar a tener un consenso suficiente para estar de acuerdo en elegir a ese filósofo que haya vivido lo suficiente para aprehender todas las lecciones posibles a lo largo de su vida y que no tenga que haber pasado por ninguna de las primarias.

No se entiende que después de ser elegido candidato por sus huestes, acabe vilipendiado a diestro y siniestro cuando comienza a pactar y dialogar, y le pongan a caer de un burro.

Mientras, los ciudadanos asistimos a un asombroso acoso y derribo, sin entender que no hayan comprendido nada de lo que significa los resultados de las dichosas elecciones.

No me interesan los expertos en políticas de imagen, me interesan los filósofos que saben muy bien distinguir lo que es bueno y lo que no lo es, para los ciudadanos.

Al albor de las crisis siempre aparecen los mesiánicos populistas que lo que hacen es emplear las técnicas del miedo y del odio.

Me decepciona, en primer lugar, porque aquél 15-M fue el germen de la explosión de los indignados, que, efectivamente estábamos hasta más allá de las narices de que las mayorías hicieran con nosotros lo que les venía en gana.

Aquella Troika, que no ha desaparecido, sus políticas nos han hundido más y más, y eso es y va a ser muy difícil que la próxima crisis, que ya está ahí mismo, podamos evitarla.

Dejemos que un filósofo nos guíe por el camino adecuado y abandonemos, de una vez por todas al viejo mojón.

martes, 15 de marzo de 2016

Los mercaderes del odio



No quiero escribir sobre política, se lo comentaba el otro día a un amigo que sé me sigue es estos escritos o reflexiones mías.

Le dije que estoy harto de ver y escuchar a unos charlatanes que se les da muy bien -en principio- escamotear con su oratoria las verdades internas de sus partidos políticos.

Si, ya sé, todos somos políticos y quizás, los que dicen no entender de política, o dicen no querer hablar de ella, sean los más políticos. Los que se dicen que lo son, a mi parecer son sofistas de la política.

Creo, sinceramente, que estas pasadas elecciones del 20 diciembre 2015, han sido una catarsis de lo que venía sucediendo en nuestra España desde la Constitución del 78.

Tenemos que recorrer momentos y escritos de nuestro pasado reciente -antes de la citada Constitución- para entender que, en general, somos un pueblo verdaderamente muy plural, tan plural que cada uno de nosotros somos gobernantes, pero nadie desea que se nos imponga nada, sobre todo cuando, de nuevo, nos toca sacrificarnos en nombre del sistema constituido.

Pero, bien es verdad, que, si no tenemos unas reglas para todos, comunes a cumplir, entonces en cada uno de los integrantes de este país, nos lanzamos contra el otro con odio.

Y el odio es un tentáculo que se hace insoportable cuando se dirige a cada uno de nosotros. Somos incapaces de ver lo bueno de los demás, y entonces descargamos esa furia contenida que tenemos en nuestro yo, y casi siempre decimos cosas que -por respeto al otro-, no deberíamos decir.

Es entonces cuando el mercadeo del odio se hace patente y se desarrolla como una serpiente que se enrosca en una realidad que ya no existe en ese momento.

Es el problema de nuestra idiosincrasia, seguramente, ocurre por esa mezcla de razas, culturas y costumbres, que esta piel de toro ha pasado durante siglos.

¿Por qué no tomar todas las buenas cosas de ese crisol de épocas en las que hemos tenido gente excepcional? 

No son buenos los mercaderes del odio.

lunes, 14 de marzo de 2016

Otro fracaso



Si nadie lo remedia, se avecina otro fracaso en la Unión Europea (UE).

Va de empeños, siempre es así cuando, los que mandan, se centran en los fracasos, no en las posibles soluciones.

Estamos ante un momento de nuestra historia reciente, en donde se protagonizará un nuevo fracaso en las soluciones a los problemas de esta Europa de los 28.

Aunque yo no sé si son 28 o menos, puesto que Grecia está con un pie fuera de la UE y otro dentro, y no digamos el Reino Unido.

No percibo ninguna unidad, es más, creo que nunca han estado  unidos en Europa, y algunos, solo se han aprovechado de ella.

Vayamos a lo que me interesa destacar hoy. ¿Alguien ha presentado en la UE soluciones a todos los fracasos que han tenido en su seno?

No es de recibo, ni mucho menos el fracaso de la gestión de los refugiados.

Creo que empezando por la no solución de Grecia y otros países, nunca han sabido aplicar otras políticas, que las de los recortes, es decir restar en vez de sumar.

Siempre han aplicado políticas a favor de los que más tienen, a costa por supuesto, de los que menos tienen, que son a su vez los que, paradójicamente, sostienen y acrecientan el poder y los beneficios a los de siempre, esto es lo que yo llamo ser unos sinvergüenzas.

De nuevo, el sistema que se asienta en el neocapitalismo, es el que nos llevará, si nadie lo remedia, a que la UE logre otro fracaso.

viernes, 11 de marzo de 2016

Esfuerzo



Resistencia a otras elecciones generales. Es lo que creo puede pasar en estos tiempos hasta el 2 de mayo, que parece largo en el tiempo, pero el tiempo es una variable que no discrimina, es tiempo para todo el mundo que esté vivo.

El tiempo es lo que los humanos no hemos logrado doblegar. Los tiempos políticos, los que según los expertos politólogos nos machacan una y otra vez; fulanito tiene que contar con los tiempos adecuados. Pues sí, efectivamente, pero es que las más de las veces, dichos políticos no saben que "sus tiempos", también son "nuestros tiempos"

Empeñarse en doblegar esos tiempos, es algo que por muy listos que sean, no pueden, solo pueden como mucho, acotar plazos, pero como digo muchas veces, esto que estoy escribiendo, ya no está ubicado en el tiempo, ya es otro tiempo, no lo puedo atrapar, solo puedo intentar recordar para plasmarlo en otro tiempo, el de ahora.

Por eso, hablar de la transición española, es hablar y escribir sobre muchas transiciones, todas las que han ocurrido y ocurren cada segundo transcurrido en cualquiera de los hechos que se produjeron en eso momento, en ese tiempo. Así es que, su tiempo y nuestro tiempo, se ubica en todos los tiempos que nos han tocado vivir.

O nos desprendemos de hechos que pasaron y los dejamos para la historia, o no avanzaremos.

Hagamos todo lo posible para avanzar con esa variable que es el tiempo. Si, ya sé que es hacer un nuevo esfuerzo.

jueves, 10 de marzo de 2016

Dinero



Estaba oyendo la radio y como casi siempre, de repente, ponen una cuña publicitaria, en la que me hizo reparar sobre lo que es el dinero.

El anuncio en cuestión venía a decir -más o menos- como aquella canción de la película "El violinista en el tejado"..."Si yo fuera rico" ¿Os acordáis?

En la cuña, a la que me estoy refiriendo, destacaba un especie de ¡¡Puff!!,  cuando pregunta alguien a otra persona que qué es lo ha haría con 17 millones de euros, el premio del sorteo que se anuncia en cuestión. ¿Hacer? ¿Comprar? ¿Atesorar? ¿Viajar?

Pero, en realidad, lo que se me grabó en mi pantalla fotográfica de mi mente, es que esa cantidad no entra, ni de lejos, en lo que nos han robado durante muchos años, no solamente estos últimos cuatro años, que también. Esto ha sido un robo a lo grande.

Estamos hablando de dinero grande, de esas cantidades ingentes de billetes de 500 euros que dan para muchos ¡¡Puff!!

Luego existe ese otro dinero normal, ese que ha servido y sirve para ir guardando pensando en alguna ilusión para poder realizar algún capricho que en algún momento habíamos imaginado.

Pero el dichoso dinero, es un medio, no un fin, aunque últimamente nos hagan ver, lo que nos quieren hacer ver.

El dinero, a mi entender, en realidad es algo abstracto, ya que tan pronto es real, como que desaparecen en maletines de algunas habitaciones de familiares de los chorizos.

Nos han birlado de nuestros impuestos pagados 'religiosamente', ese dinero que han transformado en cosas muy tangibles como por ejemplo el ático de Estepona, que el dueño se empeña en decir que no es suyo. 

Fincas compradas por corruptos, banqueros, traficantes, tanto de personas como de drogas, y como no, esa montaña de asesores que hay que pagar por los servicios prestados al poder de turno.

En fin, nos contentaremos con tener el dinero suficiente para ir tirando del carro de la vida, que tampoco está mal.

Lo que no entiendo muy bien es ese afán que algunos tienen, en general, de empeñarse en ser lobos para los seres humanos.

No se dan cuenta que cuando nos vayamos de este mundo, no nos llevaremos nada, por poco o mucho que hayamos acumulado dinero.

miércoles, 9 de marzo de 2016

El más listo del patio


Congreso de los Diputados

Seguimos sin avanzar verdaderamente, aunque parezca que vamos muy deprisa.

Las personas en su quehacer diario, suelen hacer las mismas cosas. Se despiertan, se levantan, desayunan, hojean un periódico, oyen la radio, van al trabajo -si lo tienen-, comen, discuten, y ya totalmente derrengados vuelven a su habitáculo sin ganas de nada y a lo sumo conectan el plasma de la tele y empiezan a sentir el sopor que impone Morfeo, arrebatándoles sus sentidos y quedan al fin en sus brazos.

Y así, continuamente, con algunas pequeñas variaciones, casi siempre mínimas, todos los días.

Es interesante recordar, cuando éramos chavales que íbamos al cole y estábamos deseando salir al patio de recreo para poder charlar, chillar, jugar y en algunos casos empezar a elucubrar sobre tal compañera o compañero, que deseábamos se estrellara contra el duro suelo de dicho patio.

Pues, también pasan los años, y seguimos igual; tenemos un patio, normalmente, son varios patios, que se resumen en uno que se denomina Parlamento o Congreso de los Diputados.

Hemos asistido a unas representaciones que los listos dirían que estaban cantadas, como cuando en el patio de recreo, el líder de la panda, ponía a sus pies a los demás.

Pues bien, alguien que se creía el dueño del patio, ha pasado a apagarse como una vela que ya no tiene cabo para la llama.

No dudo que estar durante cuatro años haciendo lo que le ha salido en gana, sin contar con nadie, le ha debido de suponer que ya solo se haga lo que él dice, sea con plasma o sin ella.

Es una verdadera putada de la vida que alguien con poder casi absoluto, se encuentre con una diversidad de pareceres, que no suman, solo restan, pero más penoso aún es que, todavía le sigan jaleando los pelotas de la clase de siempre, que ya se ven fuera del poder tan querido y ambicioso que siempre es.

No entiendo al dueño del patio que siga creyendo que lo es.

Puedes destacar en la vida de muchas formas, pero que de repente, te veas tan solo, que ni siquiera puedas comprender que ya no eres el más listo del patio. 

martes, 8 de marzo de 2016

Mucho que aprender



Tenemos mucho que aprender, pero mucho, tanto que no nos damos cuenta de la ignorancia extrema que tenemos en este país. No sabemos dialogar, mejor dicho, no es que no sepamos, es que no lo hemos practicado nunca.

"Para ti, la perra gorda" Así, casi siempre se cierra o cerraba antaño, cualquier conversación que hubiéramos iniciado con alguien o en grupo. Y, normalmente no teníamos paciencia para convencer al otro.

Pues eso, sigo diciendo que no sabemos qué es dialogar. Me da hasta cierta pereza volver a plantearlo.

Me gustaría que, en general, y en particular los políticos fueran coherentes con sus frases hechas o mal confeccionadas, y tomaran lecciones de filosofía y lenguaje.

Todo o casi todo, en esta vida, tiene su pilar de construcción y apoyo, eso que la Ley Wert, quitó de un plumazo: la filosofía.

Saber filosofía, es saber de la vida, en general, y de la vida en particular de todos los componentes de esta sociedad en la que vivimos.

Tenemos tanto que aprender que yo, personalmente, me doy cuenta que no me da tiempo ni siquiera abarcar lo mínimo para que mi conciencia sepa que no sé nada.

Es verdad que creo que sé cosas, algunas, pero, a medida que avanzo en años, sé que no puedo saber mucho.

Por ello, es muy importante que los políticos, sobre todo los jóvenes, en los que seguramente, hemos puesto nuestras esperanzas -los que somos menos jóvenes-, sepan, que en esta vida hay que saber, pero saber qué es lo que significa el verbo dialogar. No voy a transcribir lo que nos dice el diccionario.

Para mí dialogar, es tener la humildad suficiente de saber escuchar al otro, y sobre todo sacar consecuencias positivas de lo que me está diciendo.

Dialogar, no es encerrarse en el castillo inexpugnable de cada uno, dialogar es abrir las puertas a lo que nosotros creemos es inamovible, es decir, sino es así como nosotros decimos no puede ser de otra forma.

Hagamos posible un cambio de mentalidad, de hacer, de caminar haciendo camino, no solo expresando palabras, hay que ponerse a trabajar con todas las posibilidades, no importan las ideologías, importan los hechos, las formas de ejecutar políticas que sean asumibles por los ciudadanos, que en definitiva se puedan realizar.

Los ciudadanos tenemos que comprender. Queda mucho que aprender. 


lunes, 7 de marzo de 2016

Pasar el tiempo



Alguien me dijo el otro día que me pasaba mucho tiempo con mi ordenador personal, es cierto, así creo que es.

Pero observo, que otras personas se pasan el tiempo leyendo prospectos que suelen abarrotar nuestros buzones.

Siempre pienso que nadie los lee; pues creo que no es verdad.

Primero porque si no se leyeran, seguro que las empresas no lo editarían.

Ayer mismo vi como una persona, sentada en un banco público, leía muy interesada una especie de revista de unas cuantas páginas y me entró una enorme curiosidad por saber de qué se trataba, para que a esa persona le sedujera tanto.

Tanta fue mi curiosidad que decidí sentarme al lado suyo en ese banco por si podía ver porqué le atraía tanto.

Reconozco que me sentí mal, cuando me miró como inquiriendo qué es lo que me importaba, lo que estaba haciendo.

Efectivamente, me puse a mirar mi móvil, para disimular y esperé pacientemente, para ver si se decidía a dejar ese librillo y así poder saber por qué se lo estaba leyendo con tanto afán.

Y ocurrió, dejó de leer, como si me hubiera adivinado mi pensamiento, abandonó en el banco el prospecto de marras.

Se trataba de 16 páginas a todo color de lo que pomposamente rezaba en la cubierta: "Feria de alimentos de Europa" y subtitulado 2.000 productos por descubrir.

Nada más abrir la cubierta, en su primera página, me encuentro con productos de Francia, en las siguientes, Portugal, y sucesivamente, Italia, Reino Unido, Alemania, Bélgica, Holanda, Suiza, Hungría, Eslovaquia, República Checa, Polonia, Rumanía, Austria, Países Nórdicos, Letonia, Rusia, Gracia, Irlanda y España.

En la contra portada, tenía la siguiente inscripción: "Unidos por la calidad".

He contado los países que dice el folleto pertenecen a Europa, y son 20.

Es curioso, pasar el tiempo.

viernes, 4 de marzo de 2016

Debe ser mucho



Rita Barberá

Ayer estaba cruzando un paso de cebra, esos de los que hay que tener mucho cuidado, puesto que existen conductores que los peatones les parecemos 'cosas' invisibles.

Y según estaba alcanzando la otra orilla, oigo a una pareja que cruzaba en sentido contrario, algo así parecido como : "qué no sabrá Rita Barberá", y, automáticamente me vino a la memoria fotográfica aquella vez que desde el balcón del Ayuntamiento de Valencia, en las fiestas de las fallas, dijo eso del "caloret", que, supongo le saldría del fondo de su alma.

Y como soy de los que me da por pensar, pues he 'conectado' aquel 'caloret', con lo que debe de estar sintiendo la política que ha estado durante muchos años, tantos, que ya he perdido la cuenta.

Es cierto que yo no vivo en Valencia, pero me han contado algunas personas que llevan algunos años allí, que a Rita Barberá la llaman y la llamaban la jefa.

Así pues, he unido la frase de la pareja que nos cruzamos en el paso de peatones "qué no sabrá Rita Barberá" y el "caloret" que pronunció desde aquel balcón en las fiestas de las últimas fallas valencianas; pero, como me da por seguir pensando, si uniéramos: "qué no sabrá Rita Barberá del caloret de la jefa".

Entonces me doy cuenta que debe saber mucho de las interioridades de su, todavía Partido Popular. 

Ánimo, Rita Barberá, en las próximas fallas, explota tu caloret y cuenta todo lo que sabes que debe ser mucho.

jueves, 3 de marzo de 2016

Nunca ir hacia atrás



Lo que más me gusta de este país, es que seamos, fundamentalmente, unos 'cachondos', en el sentido de, burlones, divertidos, bromistas, etcétera.

Los guionistas de series, películas y cortos, están encantados porque tienen varios hilos para desenredar tramas, casi de todos los gustos.

El problema. a mi entender, está en qué hilo escoger para que el final de la comedia sea un éxito.

No deben, no obstante, tirar mucho de los hilos, pues puede que lleguen a romperse y entonces ¡zas! se acaba la serie y quizá, seguramente, habrá que volver a tirar de otro hilo, pero es posible que ya no sea tan apasionante como con el primero.

Existen personas que se empeñan en tirar siempre del mismo hilo y suelen encontrarse por el camino con algún sujeto que les espeta "si tiro de la manta, os vais a enterar", es como aquello que decían en otros tiempos: "usted no sabe con quién está hablando".

Los tiempos, esa variable que siempre está, pasa lo que pasa, nunca son los mismos y, ahora, estamos en otros tiempos y con otras mentes pensantes.

Hemos aprendido mucho durante estos últimos años, y eso lo saben perfectamente todos los que tienen poder, sea del tipo de poder que sea.

La valentía que hay que tener para saber que lo que nos está ocurriendo ahora, es ya en sí mismo un cambio, y hay que poner toda nuestra inteligencia y sentido común para comprender que no podemos nunca ir hacia atrás.


miércoles, 2 de marzo de 2016

Blanquear con lingotes de oro



Siempre he creído que blanquear era, fundamentalmente, para poner la ropa de color blanco, más blanca, es decir aclarar el color blanco que normal se había tornado (por su uso y lavados sucesivos) un tono grisáceo.

Así recuerdo un montón de anuncios en los que se invitaba a comprar y usar una marca de jabón para dejar la ropa como los "los chorros del oro".

Por cierto, ahondando en esta expresión, no comprendo muy bien qué quiere decir, puesto que el oro es de color amarillo, aunque exista el llamado oro blanco, que eso es otro tema que da para otra reflexión.

Resulta, que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, valenciano, se  está investigando si la  trama del 3% vinculada (presuntamente) al Partido Popular valenciano, se puso a blanquear el dinero negro utilizando para tal fin lingotes de oro.

Desde luego, nuestras sucesivas generaciones, habrán tenido la oportunidad de tener mucha información, estudiando las formas para saber cómo han delinquido determinadas personas, empresas, asociaciones, organizaciones, instituciones públicas y privadas. En fin, una gran muestra de las maneras de poder robar a las arcas del Estado en general.

En el corto período -desde 2008 al 2012-, una empresa, que ahora investiga la UCO, pasó de facturar en 2008, 11 millones de euros a 1.000 millones en 2012.

La empresa es 'Oro Direct' y al parecer blanqueaba dinero negro 'lavándolo' con lingotes de oro.

Este empresa, según las investigaciones en marcha, la empresa estaba al frente el búlgaro Milosvav Schopooff. Esta persona, se la relaciona con el expresidente de la Diputación de Valencia Alfonso Rus.

Por supuesto, cualquier implicado (supuestamente) siempre niega su posible imputación, como es el caso de Rus, que dice que es un 'montaje' para culparle de algo que nunca ha hecho.

Al Juzgado número 18 de Valencia le queda trabajo por realizar.

Habrá que ir pensando que los lavados se pueden blanquear con lingotes de oro.

martes, 1 de marzo de 2016

A pesar de todo



Georges Dassis

Hablemos de Europa. De nuevo tenemos que hablar de la Unión Europea. ¿Unión? ¿Europa? Tenemos que hablar de esta Europa que poco a poco han ido denostando, primero la llamada Troika y después sucesivos dirigentes que se empeñan en seguir la lenta destrucción (sin armas) de la cohesión y armazón que desde el inicio de la Europa llevan lentamente, como digo, destruyendo, lo que con ilusión los primeros artífices de la Unión, dejaron constancia.

El actual Presidente del Consejo Económico y Social Europeo, Georges Dassis, ha vuelto a poner de manifiesto que, si cae la libre circulación de personas, todo sucumbirá. 

La recuperación económica en la UE denota sin duda alguna, que el deterioro institucional de la UE es un hecho. Los recientes acontecimientos en países como Grecia, han dejado con el culo al aire a los que dirigen el cotarro en esta Europa.

El Reino Unido, ha pegado un zapatazo en la mesa de la UE. La convocatoria del referéndum sobre la salida o permanencia del Reino Unido.

El llamado brexit, es una amenaza clara que nadie puede en estos momentos asegurar que no acabe triunfando.

Dassis, predice que "si dejamos caer Schengen, es el inicio de la disolución de la UE"

La construcción de la Unión Europea se ha basado  en una moneda única, en dónde (es mi parecer), habría que haber hecho antes una unión fiscal, con unas bases comunes para todos los países.

No se puede implantar una moneda única, sin haber hecho antes una unión fiscal, en definitiva, un entramado, en el que todos los países, tengan las mismas opciones económicas.

¿Qué es lo que ha ocurrido recientemente en la UE?

Pues que a base de repartir a los países ayudas para ponerlos a todos a la misma altura, lo que ha pasado en realidad, es que los mejores posicionados de entrada, han sido los que mayor tajada han sacado a costa del deterioro de los que no supieron, entre otras cosas, que las ayudas había que pagarlas.

En todo los lados crecen impresentables que desde la política se han hecho  de oro, que por cierto, siguen haciéndolo.

Acabo estas reflexiones con unas palabras de Dassis:
".../...hemos propuesto a las instituciones una renta mínima de supervivencia".../..."se financiaría con una tasa sobre las transacciones financieras".

Hablemos de Europa. A pesar de todo.