jueves, 30 de junio de 2016

Discrepar



Discrepar no quiere decir que sea estar en contra del otro. Puedes discrepar de forma humorística, irónica e incluso discrepar por aparentar no estar de acuerdo, aunque en el fondo más que discrepar es hacer que la otra parte se fije en ti y en lo que buenamente sueltas para ver qué pasa, por donde se desarrolla lo que seguramente empezaste sin ninguna dirección premeditada.

En definitiva, es posible que te estés probando a ti mismo para ver hasta qué límite se produce la rendición de tú yo.

Así pues, discrepar no quiere decir que haya en los horizontes siempre enemigos. Te puedes encontrar con la sorpresa de que al final de la discusión sobre un tema concreto, se llegue a compartir las otras discrepancias que el otro tenía sobre ti.

Es curioso que lo que antes teníamos la sensación de que era un disparate, la discrepancia del otro, cuando se explican bien, puede no llegar a ser una discrepancia.

Es posible que en general la idiosincrasia del español sea digamos muy vehemente en los razonamientos y pueda parecer que siempre que se discrepe se vea al otro como un enemigo que no se puede convencer.

No pasa nada, podemos discrepar y seguramente de esa discusión salga la luz de la verdadera solución.

Hay que ser lo suficientemente hábil y no caer en la tentación de cerrarse a una visión distinta de la nuestra.

Pongo un ejemplo sobre la pintura, la que por cierto en principio nos pueda parecer una tomadura de pelo al que la observa.

Seamos razonables, la mente humana tiene una gran capacidad de imaginación y puede ocurrir que lo que nos parezca ahora una tomadura de pelo, se convierta por la asimilación de esas discrepancias una obra que llamamos maestra.

En la poesía pasa lo mismo, los escritores siempre han sido pioneros en expresar las cosas fuera de los supuestos cánones establecidos.

Hagamos un camino adecuado hacia las formas de discrepar.

miércoles, 29 de junio de 2016

Confianza



Debemos confiar siempre. No podemos tener dudas si estamos continuamente desconfiando del 'otro'.

Si voy a alguna tienda, por ejemplo a comprar pescado fresco, debo confiar en la persona que me atiende, quiero que sea el pescado fresco y no me lo de casi podrido.

Si voy al banco y le digo al director o la persona que me atienda, que quiero me explique algún producto financiero, quiero confiar en lo que me explica, y no me engañe.

Si entro en una perfumería y pido un desodorante que no tenga alcohol, quiero también confiar en que el producto que demando sea el que le estoy pidiendo.

Confiar en que los políticos  que hemos elegido es para que lleven los destinos de este país a buen término. En la vida tiene que abundar la confianza.

Hace unos días estaba en el Hospital para que me hicieran unos análisis, y por supuesto confié en las personas que realizaron el pinchazo en la vena y así obtener las muestras necesarias. También confío en los analistas que hacen sus informes. No se me ocurrió pedir los títulos correspondientes para ejercer sus profesiones.

Pues bien debemos tener la seguridad de que para confiar en los políticos no nos tienen que engañar y si no hacen su trabajo adecuadamente tendríamos que tener una ley para que los ciudadanos pudiéramos denunciar y retirarlos del cometido que les hemos dado.

Para tener confianza, hay ganársela. Pues eso, confianza.

martes, 28 de junio de 2016

Bastante tengo con lo mío



Esa frase, la oigo tantas veces que se me ha colado en mi mente como si fuera un estribillo con ritmo pegajoso, es posible que sea de algún retazo de himno que nos han inundado estos últimos días en la campaña interminable de las elecciones 26-J.

Recordando frases muy recientes oídas en la calle, una de ellas ha sido esa de 'bastante tengo con lo mío', no tengo más remedio que ponerme triste. No somos capaces de oír al otro, al que de verdad no le hacen ni caso.

Estaba de nuevo hablando sobre el problema de los refugiados, y uno de los que conversaban que estaba cerca de mí, repitió casi hasta la saciedad ese estribillo.

No quise intervenir, pero me miró y me dijo: ¿a usted qué le parece?

Me dije (ten cuidado que puedes salir escaldado), pero me aventuré y dejé en el aire una pregunta: ¿qué pensaría un refugiado de lo suyo? -y, seguí diciendo-, hay que ponerse en la piel del otro e intentar pensar por qué se ha convertido en refugiado.

No le dio tiempo a contestarme, se quedó zanjada la conversación ya que en ese momento sonó mi móvil que avisaba me estaban esperando en otro lugar. Después de despedirme, respiré hondo y salí con paso rápido.

Ahora según estoy escribiendo esto me asalta en mi memoria casos y cosas que sucedieron en nuestra guerra civil y posterior régimen que tuvimos.

Y me dije, según salía del local, bastante tengo con lo mío.

lunes, 27 de junio de 2016

Sigamos soñando



Si, ya han pasado las votaciones del 26-J.

Lo escribí el otro día, para mí ha sido quitarme un peso de encima, en forma de aburrimiento. Ya hemos votado.

Ahora, por favor hagan lo que hagan, sigamos soñando. Alcanzar un sueño, no es imposible.

Lo que ocurre es que la mayoría de las veces, vemos que el sueño lo alcanzó 'el otro', y eso ya no nos gusta. Reconozco que puedo ser un poco raro.

El otro día un conocido, me dio una gran alegría. Le dijeron en la ONCE, que al fin le darían un perro-guía. Me lo dijo con un comienzo de lágrimas en sus ojos.

Entonces me acordé de "Ensayo sobre la ceguera" de José Saramago y en ese impactante comienzo, donde el autor nos alerta sobre "la responsabilidad de tener ojos cuando otros los perdieron".

Y recordando esa magnífica obra, le di un enorme abrazo, donde oí crujir algún hueso, no sé si de él, mío o de ambos.

Lo que sí sé es que los sueños se cumplen. Por cierto, era un sueño de él, pero también mío.

Es una persona que se ríe mucho con algunas de mis ocurrencias. Me alegro que los sueños se cumplen para otros.

Recordamos aquel día en que yo le insistí que debía solicitarlo, puesto que ya apenas veía. Fue un día cualquiera. Y lo consiguió.

A veces los sueños se cumplen. Sigamos soñando.

viernes, 24 de junio de 2016

Aburrimiento



El aburrimiento, se nos cae por todas las esquinas de nuestras neuronas y ello empieza a ser insoportable.

Es cierto que dicho aburrimiento se combate con la lectura de un buen libro que nos despierte, aunque ese gran pesar insista en nosotros machaconamente, con vídeos, apariciones en la Tv y demás zarandajas para que en el 26-J introduciendo en una urna la papeleta que creamos más adecuada, los diputados consigan el acta anhelada, aunque sepan, que habrán de respetar lo que la Unión Europea les indiquen.

Este tedio que nos ha producido la campaña electoral, esperamos con alegría ese momento en que nos dejan tranquilos para reflexionar.

Ya se han insultado los políticos suficientemente, ya nos han adormecido con sus besos a los niños, sus abrazos y saludos en los mercados, sus siempre buenas intenciones adornadas con sus promesas, que seguramente no cumplirán.

Ya estamos aliviados y contentos de haber soportado este tedio que creíamos interminable, que nos ha producido, a nuestro pesar, mucho aburrimiento.

jueves, 23 de junio de 2016

Refugiados



Me estalla una noticia como un relámpago inesperado en mitad de la noche en pleno campo.

"Casi cinco millones de seres sin futuro"

No puede ser, me digo calmando mi sorpresa en lo posible. Resulta que en este mundo en donde se supone que somos inteligentes, existen por culpa de la maldita guerra de Siria 4,8 millones de refugiados.

Turquía tiene en su región 2,7 millones, y en Líbano un millón de personas.

Parece ser, que algunos de los refugiados se encuentran mezclados, no exactamente producto de la huida de la guerra, sino también de la marginalidad social que la dichosa guerra ha provocado.

No debemos olvidar que esta guerra lleva más de cinco años.

Ahora bien, Naciones Unidas tienen presupuesto para este año 2016 de aproximadamente unos 4.000 millones de euros para estos refugiados sirios en el exterior, y otros 2.800 millones para los desplazados internas.

No se puede comprender que a estas alturas todavía no se haya cubierto el 20% de las previsiones de esos 6.800 millones de euros.

Aquí en España hemos acogido a una ínfima cantidad de personas refugiados, no, no escribo aquí su número, puesto que me produce mucha vergüenza hacerlo.

Al final sino se hinca el diente con soluciones creativas, podemos acabar dependiendo de las Naciones Unidas como los refugiados.

miércoles, 22 de junio de 2016

Nebulosa



Estamos seguramente en una nebulosa en la que, evidentemente,
no vemos apenas nada.

Creemos, las más de las veces, que tenemos todo muy claro y no es así, ni mucho menos.

Escrutando los programas de los partidos políticos, vemos que lo que antes eran políticas de derechas o de izquierdas, ahora no se sabe si son políticas de una nueva socialdemocracia o, sencillamente, de una política del líder correspondiente de alguna formación.

Por tanto, es como si estuviéramos en el campo y nos llegara de repente una niebla espesa, de esas que no se ve absolutamente nada y solo oímos el latir de nuestro corazón retumbando en nuestras sienes.

Tenemos que ir palpando en cada uno de los puntos de esos programas y calibrar, por cierto, a ojo de buen cubero, cuál será la política más adecuada.

Tampoco estaremos seguros de haber elegido lo que cada cual piense será la mejor, pues es probable que luego venga la Unión Europea con las rebajas y nos digan que lo escrito en los programas, no se pueden aplicar.

En definitiva, tenemos que tentar a la suerte de nuevo y elegir la papeleta que pensemos es la mejor, aunque sigamos en esta espesa nebulosa.

martes, 21 de junio de 2016

Título



Últimamente, algunas televisiones le dan vueltas y vueltas para hacer programas que susciten atención al posible espectador de la llamada 'caja tonta'.

Yo no seré quien diga que me parezca mal el debate realizado a cuatro destacadas mujeres de cuatro partidos en liza, en estas elecciones generales a celebrar el próximo 26-J.

Lo que digo es que el título que se les ha ocurrido poner a este debate "Las mujeres primero", es cuando menos un tanto 'casposo '.

¿Por qué no decir sencillamente debate a cuatro? Qué lejos estamos de eso que tanto cacarean los partidos políticos de la paridad, listas cremalleras y otras zarandajas que intentan colarnos.

En fin, pensemos un poco que esta manera de presentarnos la política es tan incorrecta como hartazgo produce esta larguísima campaña, en donde campan la ineficacia de los políticos para solventar la gobernabilidad.

Todo vale, al parecer por un título.

lunes, 20 de junio de 2016

La certeza



Escribir es como buscar nuevos caminos que aún no se han recorrido, aunque las palabras que se utilizan vienen a nuestro cerebro y dando las órdenes oportunas para expresar lo que queremos escribir.

Pero no tengo la certeza de que eso siempre sea así. En realidad, vamos dando forma a lo que tenemos que decir para el lector, que ha caído en algún lugar en el camino de nuestra vida.

Llegados a este punto de mi reflexión creo que el ser humano en general, puede ser muy imaginativo, no solamente escribiendo, también en la pintura, en la arquitectura, en la música y, en definitiva, en todos los órdenes creativos que conocemos y aceptamos.

Tampoco tengo la certeza, de que esto que escribo sea verdad. Entonces acudo a la filosofía para investigar, qué es lo que estamos haciendo.

Es posible, que lo único que estemos haciendo es decirnos a nosotros mismos lo que seguramente nos gustaría que ocurriera, que pasara y se produjera en nuestras vidas,

No tengo la certeza tampoco de que esto que digo sea como pienso. No tengo la certeza de que todo lo que ocurre es porque, sea lo que sea, ocurrirá, aunque no lo deseemos.

No tengo la certeza de que, por ejemplo, tomarse unas cañas o unos cafés con los amigos, sea realmente lo que queremos hacer. Muchas veces lo hacemos porque nuestro subconsciente nos lo está indicando.

Por último, no tengo la certeza de que todo lo que imaginamos sea producto de nuestro conocimiento, es más pienso que, sea lo que sea, escribir, leer, dibujar, pintar y hacer todo lo que hacemos puede que sea en realidad, un sucedáneo de la certeza.

viernes, 17 de junio de 2016

La nueva socialdemocracia



Volvemos a las ideas de prudencia en el terreno político. De no somos de derechas ni de izquierdas se vuelve a las formas de la ideología política que procura y defiende un Estado de bienestar universal y la negociación colectiva dentro, eso sí, del marco de una economía capitalista.

Recordemos que esta manifestación política surgió en la segunda mitad del siglo XIX.

Las políticas reformistas llenaron a los partidos socialistas de la época para provocar la participación ciudadana. Abordar los valores sociales desde un punto de vista que no incordie mucho al capitalismo.

La socialdemocracia inauguró una forma de ver la política que se la puso un nombre: progresista.

Ahora el líder la formación Podemos, rebautizada la formación como Unidos Podemos o Podemos Unidos, simbolizado con un corazón con varios colores.

Pablo Iglesias se aúpa en un liderazgo de la nueva socialdemocracia, por cierto, sin consultar a sus círculos, que son sus bases y que siempre han enarbolado la bandera de la verdadera democracia de Podemos.

Lo que sin duda alguna está haciendo Iglesias con esta nueva maniobra es borrar al PSOE de la socialdemocracia.

Así es que ya tenemos otro invento del politólogo Pablo Iglesias. Se quita de un plumazo a Alberto Garzón (comunista) y de paso hace el 'sorpasso' a Pedro Sánchez, poniéndole contra las cuerdas de sus militantes, sin ganas de votarle.

Pues sí, parece que esta es la nueva socialdemocracia.

jueves, 16 de junio de 2016

Vericuetos del cerebro



Ya están las encuestas de intención de voto repicando en nuestros cerebros. Empiezan para que mordamos la manzana pecadora para el próximo 26-J.

El cerebro es algunas veces  sorpresivo. Vamos directos a una urna con nuestra papeleta escogida y en esa acción que parece mecánica, solo sabe cada cual el recorrido lleno de vericuetos que nos han ido lanzando día tras día por mor de las bondades de cada formación política.

En las encuestas que publican, sigue estando en primera línea un partido político, el mismo que sacó los mejores resultados en el pasado 20-D.

Es entonces cuando me pregunto ¿qué caminos siguen los cerebros al depositar las papeletas de un partido?

¿Da lo mismo que nos machaquen los cerebros que o 'ellos' o nada  mejor elegir?

Y luego está esa palabra: sorpasso. Busco en el diccionario y lo más parecido que encuentro es zarpazo.

Creo que en las encuestas están diciendo que Unidos Podemos, está ejecutando el sorpasso al PSOE, ¿es que en realidad se lleva un zarpazo de Unidos Podemos?

El cerebro cuando se pone en marcha para votar en unas elecciones, es más complicado de lo que podemos pensar.

Pues eso, los vericuetos, los justos, aunque sean los vericuetos del cerebro.

miércoles, 15 de junio de 2016

La risa



Gracias a que la risa es, en general, buena nos tendremos que congratular por ello. Creo que es fundamental que nos dé la risa, por cosas y hechos que lo merecen.

Lo que puede ocurrir, alguna vez que otra, es que nuestra risa brote por causa de alguna desdicha que veamos en nuestro prójimo. Tremendo, entonces, ¿esa risa es buena?

Creo que no, de ninguna manera, pero supongo que tiene una razón de que se produzca. Quizá es porque no nos ha ocurrido a nosotros y por eso nos produce risa, que yo llamo risa por la desdicha ajena.

Otra clase de risa que nos puede dar en algún momento, más que risa, es una amarga risa, por ejemplo, cuando los políticos nos prometen cosas que sabemos no van a cumplir.

Tendríamos que repasar los textos de los clásicos griegos.

Otra risa que puede asaltarnos, la risa de regocijo, por conseguir algo que hemos perseguido con ahínco día y noche, durante mucho tiempo y el final lo conseguimos, como puede ser un trabajo fijo. En fin, una especie de risa contenida, como si nos diera reparo hacer efectiva ante los demás con nuestra satisfacción por haber logrado algo que queríamos obtener.

Y otra risa, algo de tono indecente, es como cuando si alguien dice, en tono despectivo que eres rojo, facha, apolítico, etcétera, entonces suele discurrir incluso una risa un tanto amarga.

Así pues, la risa, determinada risa, no es risa, como nos indican.

Estas circunstancias producen evidentemente, la risa.

martes, 14 de junio de 2016

Los papeles



Siempre nos hemos llenado de papeles. Instancias para pedir cosas a las administraciones. Recuerdo ya con cierta vaguedad, cuando el gobierno de turno nos decía que solo habría una única ventanilla para hacer toda clase de gestiones inimaginables para estar a punto con la Administración.

¿Qué pasó? Ahora todo el mundo que acude a cualquier ventanilla, en la espera de su turno, saca su móvil y empieza a teclear contra el cristal líquido con frenesí, y no hace caso a nadie, parece que son las nuevas formas de comunicarnos.

Horror me produce esta visión de esta 'nueva' sociedad. La solidaridad con nuestros congéneres es terrible. Realmente no existimos. Me temo que los lectores no hayan aumentado, en general, en este país.

Además, hay algo que me molesta y mucho.

Cuando paseo, con frecuencia veo que algunas personas están haciendo gestos con las manos, con el cuerpo o con todo a la vez, y se supone, que están comunicando con alguien, asegurando algún acontecimiento o convenciendo de alguna cosa.

Ya no nos miramos a los ojos cuando pedimos algo, solo tecleamos con rapidez en el correspondiente artilugio. Es una verdadera pena, a muchas personas, no les importamos nada.

Pero a mí sí, me interesa que cuando me están explicando algo, quiero que me miren a los ojos.

Me imagino a los inmigrantes intentando rellenar los papeles para poder seguir viviendo en un país que no conocen, con otro idioma, con otras costumbres, con otra educación. Empiezo a odiar esta sociedad que hemos construido sin tener en cuenta al otro.

Los únicos papeles que me siguen gustando, y mucho, son los libros. Los papeles que hay que presentar en las ventanillas, no, esos no me gustan.

Esos son solo, los papeles. 

lunes, 13 de junio de 2016

De todos los sexos



¿Cuántos sexos conocemos o nos dicen que existen? Miro a todas las empresas que están en la lista de la bolsa española del IBEX 35, y me imagino la cantidad de sexos diferentes que componen todas y cada una de las empresas que integran dicho índice.

A juzgar por las personas que trabajan en dichas empresas, me imagino con tendencias sexuales diferentes. Debe de haber de todo, heterosexuales, homosexuales, transexuales, lesbianas y todo tipo que podamos imaginar.

Pero hay un hecho que me preocupa, y no es otra cosa que un obispo.

Si, un obispo, por cierto, pregunto: ¿de qué género es?

Solo sé que un obispo se parece mucho a otro obispo, pero ¿de qué sexo es?

Lo digo porque hay obispos que la tienen liada con sus frases que se hacen virales en las redes sociales.

Me pregunto (por cierto, siempre me pregunto, sin ánimo de ofender a nadie) ¿qué experiencia tiene un obispo de las tendencias que tenemos los humanos?

¿Entienden algo de lo que no han (se supone) experimentado?

¿Cómo pueden predicar sobre el matrimonio si, según tengo entendido ningún obispo ha pasado por el altar? Me refiero a estar casado, naturalmente.

Dejémonos de historias y vayamos a la realidad.

¿Por qué hay que arremeter con las ovejas del rebaño, cuando no se sabe de la misa la mitad?

Pues eso, de todos los sexos.

viernes, 10 de junio de 2016

Coherencia



No entiendo que en este país cueste tanto dimitir de un cargo público.

¿Por qué no pueden dimitir de sus cargos públicos, en cuanto sean llamados por la justicia?

Cuando las listas electorales sean abiertas en vez de cerradas, algo, seguro, cambiará en el panorama político español.

Después del año 76, cuando se aprobó la Constitución, hemos tenido tiempo suficiente para hacer reformas de la misma y poder acompasar la letra a la realidad cotidiana de nuestra sociedad.

Ahora nos echan y lanzan descalificativos a diestro y siniestro de unos partidos a otros y viceversa.

Ya está bien de soportar a estos políticos, que desde sus parapetos de sus aparatos se empeñan en lanzarse continuamente acusaciones de si tú eres más corrupto que yo y, al contrario.

No, por favor, estamos muy hartos de esta cantinela, olvidándose de aplicar las políticas que prometen en sus programas y campañas.

Se han acostumbrado a contar papeletas obtenidas en cada elección por cada partido y sumar escaños en el Parlamento, y después, si te he visto, no me acuerdo, querido elector.

Pues no, queridos políticos, tienen que saber que lo que nos importa es que cumplan con las políticas que dicen van a aplicar, si salen elegidos.

Queremos que hagan ustedes posible una política de coherencia.

jueves, 9 de junio de 2016

Desaparición de personas



Ya sé que el tema que traigo a colación es, como poco, peliagudo y muy delicado.

Si empezamos recordando otros países 'hermanos', como Argentina, tenemos que rememorar el maldito 'Plan Cóndor', por supuesto un 'club de dictadores' del Cono Sur que lo que hacía era coordinar acciones para la desaparición de personas.

Solo pensar en este macabro club, se me ponen los pelos como escarpias.

Otro hecho abominable de nuestra historia reciente que la salvajada que perpetró el país adalid de la libertad como EE UU, lanzando la bomba atómica en Hiroshima, en dónde al parecer causó la muerte de 140.000 personas.

Pero, naturalmente, también muy reciente en nuestra propia 
historia, tenemos que recordar, muy a nuestro pesar, la también salvajada que supuso nuestra triste y vergonzosa guerra civil, en donde, según cada bando, murieron muchísimas personas.

No puedo seguir escribiendo, no entiendo esta ¿humanidad?

Desaparición de personas.

miércoles, 8 de junio de 2016

Mi memoria



Mi memoria se resquebraja poco a poco y parece que no lo puedo remediar, pero todavía tengo rayos de felicidad, acordándome de hechos del pasado que algunos de ellos me reconfortan.

Me he sorprendido más de una vez, recordar cosas que creía perdidas dentro de mi alma, pero afortunadamente, me vinieron a mi memoria, como por ejemplo el olor a la hierba recién cortada, al a veces denso olor de la trilla del trigo que pasa la mula arrastrando y después venteando la paja para separar el grano.

Olores intensos, únicos, que poco a poco se han ido apagando por causa de vivir en una gran urbe como es Madrid.

Pero tengo la fortuna de poder visitar un parque como el Parque del Retiro, en dicha ciudad, que me hace revivir olores, que creo son el camino inexorable de llegar a esa memoria que había creído perdida. Mi memoria.

Y con esa alegría que suscitan esas sensaciones, empiezan a revolotear saltarinas mis neuronas en esa, mi memoria, que, por cierto, suele ser en tres dimensiones.

Mi memoria resucita de su sueño perdido en la historia de mi vida.

Bienvenida sea a mis sentidos, que conectan directamente con mi memoria.

martes, 7 de junio de 2016

La pinza



Qué gran invento es la pinza. Me refiero a ese artilugio que sirve para, fundamentalmente, prender la ropa que se tiende en la correspondiente cuerda para que se seque y solee con el viento.

¡Qué gran invento!

Las hay de diferente material y formas, pero la que más me gusta es esa que cuando éramos críos, transformábamos en una especie de lanzadera y nos sentíamos importantes ante nuestros compañeros, cuando conseguíamos lanzar y llegaba más lejos que las de nuestros adversarios en las guerras que hacíamos.

Se ve que la condición humana, en general, es, casi siempre, destructiva, aunque se empeñen en decirnos que es porque sustancialmente nos tenemos que defender.

Y yo digo una y otra vez, nos defendemos porque nos atacan. pero no porque seamos destructivos.

La pinza pues se inventó para colgar nuestras ropas, no para matar, ni destruir.

Pero, claro, siempre el hombre ha sido un depredador, sí, un depredador y por ese motivo, quizá, tenemos que aseverar que incluso llegó a ser caníbal, para poder subsistir.

Lo que no me cuadra ahora, a estas alturas de la vida, es que siga destruyendo a su género.

No solamente se conforma con destruir la Tierra, tiene que destruirse así mismo. ¡Qué actitud más imbécil!

Hoy día, también, algunos medios de comunicación vuelven a decir que existe una pinza, puesto que algunos titulares muestran que el PSOE busca la forma de sobrevivir a la pinza entre Partido Popular y Podemos (por cierto, las tres PPP) han formado ellos solitos una pinza y quizá por eso, el actual presidente de España en funciones dice y advierte que no hará nada diferente tras la celebración de las elecciones del 26-J.

Hay que ver para lo que sirve ahora la pinza.

lunes, 6 de junio de 2016

Programas



A mí, personalmente, me siguen interesando y mucho los programas con los que se presentan los partidos políticos a las próximas elecciones generales del 26-J.

De verdad me interesan, ya que ahora ya no sé exactamente si son los mismos del pasado 20-D, o van a ser otros.

Lo que no me interesa nada, pero nada, son las descalificaciones que se están lanzando unos a otros y otros a unos.

Para insultos y descalificaciones tenemos los electores montones para lanzar a estos politicastros de alta alcurnia y baja cama.

Los problemas de los españoles no los tratan los políticos.

¿Qué van a hacer los políticos con sus presuntas políticas? ¿Qué es lo que piensan aplicar?

Necesitamos los electores, de verdad, saber cómo van a solucionar nuestros problemas, nuestro paro, nuestra sanidad, nuestra educación.

En fin, de una vez por todas, no me interesan los posibles pactos, me interesan y mucho todas las políticas que van aplicar cada uno.

Y eso se llama programas.

viernes, 3 de junio de 2016

Escoger en consecuencia



Sí, me parece que hay que escoger en consecuencia. llevamos unos meses que nos catapultan para el 26-J, que lo único que hacen los políticos es, básicamente, decir lo mismo que dijeron en la precampaña y campaña del 20-D.

En otras ocasiones he escrito aquí, que tenemos un verdadero hartazgo que nos digan y repitan, lo mismo.

Parece ser que no escarmientan y repiten, repiten y repiten y vuelven a repetir las mismas frases, las mismas 'razones' para alcanzar la presidencia de este país.

Hagamos, los votantes, lo que tenemos que hacer, que no es otra cosa que escoger en consecuencia la papeleta que creamos adecuada.

Naturalmente, escoger, lo que se dice escoger, es lo más difícil, teniendo en cuenta que las listas son cerradas.

En unas elecciones generales siempre la dificultad es, o suele ser, más delicada, ya que es escoger un nuevo gobierno de España.

Suele ocurrir en cualquier faceta de la vida, siempre hay que escoger en consecuencia, aunque para muchos políticos les parezca un tiempo corto cuatro años de gobierno.

Hagamos un ejercicio de opción adecuada en nuestra papeleta y pongamos en un folio las políticas fundamentales de las diversas formaciones políticas y anotamos la suma de las más importantes y elijamos la más alta, por ejemplo de 1 a 10, y así podremos escoger en consecuencia.

jueves, 2 de junio de 2016

Humanidad



Vuelvo a escribir sobre los orígenes de nuestra existencia. Lo hago para constatar que dicha existencia se mantiene por algo que llamamos vida.

Pero esa vida tiene que transcurrir con sus avatares y esos avatares están conducidos por nuestras decisiones que día a día tomamos.

Tomamos las decisiones en base, fundamentalmente, a la filosofía que nos hace, precisamente, humanos.

Alguien podría decirme que lo que estoy escribiendo es muy obvio y por supuesto lo es, pero lo que no es tan obvio son las decisiones que toman los que, en teoría, nos gobiernan, precisamente por causa de que introducimos una papeleta en una urna... y esa introducción debería ser previamente elaborada en nuestra mente y 'cocinarla' con nuestra filosofía para poder tomar una decisión óptima.

Pero lo óptimo, a veces, no es lo que funciona bien. Aquí volvemos a tener una decisión importante para nuestras vidas, pero no sabemos si al final dicha decisión es la acertada.

Cosas de la filosofía de la humanidad.

miércoles, 1 de junio de 2016

Hablando de España




No voy a escribir de política. Tengo un hartazgo terrible, mejor dicho, enorme.

Veo que los políticos, en general, en vez de explicar convenientemente cualquier medida política para el bien de los ciudadanos, resulta, que la mayor parte de las veces no cumplen lo que pregonan.

Pero sí quiero dejar aquí y ahora, cómo veo los problemas diarios, hablando de España.

  • Empleo.
  • Sanidad.
  • Educación.
  • Dependencia.
Todas las estadísticas que se pueden consultar, pues son públicas, dejan a mi querida España en un mal lugar.

Es posible que sea un tema muy difícil de resolver, que lo es, pero no me puedo creer que digan que cuando gobiernen harán o lograrán tantos miles o millones de empleos, y nunca se ruborizan de sus falsas promesas, es más, creo que no les importamos absolutamente nada.

¿Y no podemos llevarles a los tribunales por sus errores y sus mentiras?

Todos los personajes públicos están expuestos a críticas, pero de momento, no están sujetos a los tribunales por no cumplir.

Si yo miento ante una institución, puedo incluso ir a la cárcel y un político no. Ni siquiera podemos quitarle del cargo.

Sencillamente, estoy hablando de España.