lunes, 31 de octubre de 2016

Ha sido todo tan rápido...



¿Te acuerdas?

Fue todo tan rápido, que es como si todo hubiese pasado ayer y si me apuras como si hubiera pasado ahora mismo.

¿Para qué sirve el tiempo?

Y me respondiste, para medir y situar nuestros errores.

El tiempo no lo puedes atrapar, él te atrapa a ti, me dijiste, pero yo creo que el tiempo es una forma de engañarnos a nosotros mismos y sirve para indicarnos (entre otras cosas), que nuestras vidas son efímeras.

Cuando nos interesa acotamos el tiempo, pero casi siempre te hace prisionero de hechos ya sucedidos.

El problema es cuando intentas atrapar una época futura, entonces todo es condicional vamos, es un asco, no puedes palpar la realidad ya que aún no ha sucedido.

Y cuando acotas tiempos o épocas pasadas, solo interesa recordar lo que otros se empeñan en recordarte. Si no te gusta, te dices a ti mismo que no lo recuerdas, pero sabes que es una trampa.

Es todo tan rápido que también es un asco.

¿Te acuerdas?

Mejor no referirse a lo que pasó, ha sido todo tan rápido...

jueves, 27 de octubre de 2016

Supremacía



Estoy intentando ver más allá de la verdad que ocurre cotidianamente. Pero por más que lo intento, no puedo.

No puedo soportar el que nos arrojen a nuestra cara todas las maldades que nos han estado echando sin compasión durante muchos años.

El otro día me comentaban, que seguramente en nuestras vidas nos hemos encontrado con personas, que por no sé qué historias, no les interesa actuar con sus semejantes con honestidad.

Seguramente tiene razón, no lo dudo pero si uniéramos actitudes de mucha gente que es honesta, estaríamos en el camino de erradicar esa minoría que nos hace tanto mal.

Lo peor de todo esto es que algunas personas se han posicionado en el mundo como 'valedores' de una verdad que ellos llaman competitiva.

¿De qué competición hablan? ¿Se refieren a una competición para anular al otro? ¿Quieren la supremacía de la 'raza' para defenestrar a sus congéneres?

Las guerras no han cesado a lo largo de la historia.

Supremacía.

jueves, 20 de octubre de 2016

Cuando el camino del cielo se convierta en un infierno


Por arte de birlibirloque
Es relativamente sencillo. Deslizarse por los caminos que la vida nos muestra continuamente es una opción que libremente podemos tomar.

Otra cosa es que lo que consideramos cielo se convierta en infierno.

Y eso puede ocurrir sin que nuestro intelecto pueda intentar cambiar.

Cuando en nuestra vida corriente nos sorprendemos de personas y hechos (que antes queríamos imitar) y resulta que por "arte de birlibirloque" esas personas se nos presentan en la actualidad conduciendonos hacia al infierno.

Esforzarse en mejorar la vida de nuestros conciudadanos desde la atalaya de la política debería ser la prioridad primordial y fundamental de toda persona que se dedique a la función pública.

No deseo que las fuerzas políticas actuales nos conduzcan a una situación irreversible.

No quiero ser testigo cuando el camino del cielo se convierta en un infierno.

jueves, 13 de octubre de 2016

Botar al voto



Las sorpresas, ya no son sorpresas. Gestionar lo que se dice gestionar, poca sorpresa en lo que hay que gestionar.

El tema que planteo puede parecer hasta filosófico, que seguramente lo es, como casi todas las decisiones que tomamos a lo largo de nuestras vidas.

Pero lo que está sucediendo actualmente en nuestro país habrá que hacer algún alto en el camino y pensar por qué ocurren ciertos hechos.

A nivel político, así  a primera vista, es como una rutina que nos han incrustado y acostumbrado del acontecer de los hechos.

Toda esta música que nos están orquestado desde todos los medios de comunicación (a veces pura manipulación) nos lleva a preguntarnos ¿qué es lo que pintamos los de a pie? Nos da la sensación de que nos llevan de la mano por donde los expertos nos saben llevar.

Y digo yo ¿no somos ya mayorcitos para discernir qué es un robo?

No nos engañemos, nos han robado muchas cosas y sobre todo nos han robado la dignidad, siendo personas libres.

¿Estamos botando de un lado para otro y ya no sabemos votar?

Especifiquemos de una vez por todas si queremos ser botados del escenario para botar al voto.
____________________________________
  • Botar: Arrojar, tirar, echar fuera a alguien o algo.
  • Voto: Dicho de una persona: Dar su voto o decir su dictamen en una reunión o cuerpo deliberante, o en una elección de personas.

viernes, 7 de octubre de 2016

Recomponer



A lo largo de la vida tenemos que recomponer muchas cosas. Si recordamos lo que hemos tenido que unir (trozos de objetos) que se nos han caído de las manos, es probable que al hacer un recuento nos veamos sorprendidos, porque seguramente han sido muchos.

Recuerdo que cuando era pequeño se me cayó de las manos una figura del belén que todos los años llegada las vacaciones de navidad, era un acontecimiento en casa, sobre todo para los que éramos pequeños.

¡Zas! ¡Horror se me resbaló de mis manos el ángel y se rompieron las alas del mismo!

¡Qué tristeza me produjo ese hecho ¡Qué desastre se me originó en mi alma de niño!

No sabía qué hacer.

Cuando me dí cuenta que la rotura era limpia y encajaban perfectamente las dos piezas.

Ni corto ni perezoso se me ocurrió, hacer una especie de pasta con harina y agua y tal cual, hice la unión.

Naturalmente cuando creí que estaba pegado al cogerlo de nuevo para poner en el belén se precipitó al suelo y esta vez se rompió en más trozos.

Ya os podéis imaginar que ni con un buen pegamento pude recomponer exactamente todas las piezas, pues quedaban esquirlas que no encontré en donde de nuevo el ángel aterrizó.

Os cuento todo esto, que en mi memoria he resucitado, lo que me ocurrió cuando era chico, al leer un titular en algún periódico (que ahora no recuerdo) en donde decía más o menos que con la dimisión de Pedro Sánchez en el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), había que recomponer para articular la unidad de dicho partido.

Espero que sepan encontrar todas las piezas y todas las esquirlas que seguro habrán desaparecido.

¿No habrá que hacer un nuevo PSOE?

Pues eso, a recomponer.

Recomponer: Rehacer o componer de nuevo.

lunes, 3 de octubre de 2016

Busco la verdad



Me voy a permitir deciros que en este blog, como habréis observado, lo subtítulo Aprendiz de la vida. Busco la verdad.

Y casi seguro que me vais a indicar que todos somos aprendices de la vida y todos buscamos la verdad. Es posible, todo en esta vida, es posible.

La verdad es evidente que la buscamos, lo difícil es discernir cual es.

Los científicos en general te dirán que efectivamente buscan la verdad.

Pero ¿es que la verdad existe?

Ya sé que me estoy metiendo en un terreno muy resbaladizo y sobre todo muy desconocido.

Para algunos la verdad será esa definición filosófica que a cada cual le venga bien.

Aristóteles ya  indicó que el objeto de la ciencia es la verdad y que el hombre al ser un alma racional, le proporciona la facultad del raciocinio o intelecto y ello le llevará a un conocimiento verdadero.

Pero no quiero enredarme con las definiciones que por otra parte, suelen ser definición de otras, que a su vez se definen.

Realmente a mí me gusta decir que la verdad es algo que llega ante el proceso entre una afirmación y los hechos acaecidos.

Y por cierto, los hechos acontecidos últimamente en mi país me hacen reflexionar seriamente si somos racionales.

Diversas acepciones me interesan como por ejemplo "es la hora de la verdad", que indica el momento decisivo de un proceso cualquiera.

Otra acepción que me gusta es "decir a alguien las cuatro verdades", que no es otra cosa que decirle a una persona sin miramiento alguno cosas que le duelan.

Decir "una verdad como un templo", esto es tanto como decir que la verdad es evidente.

O esta otra "es la pura verdad", que es decir la verdad indubitable, clara y concisa, sin tergiversar.

En fin... que esto en realidad, es un sin fin.

Ah, sigo siendo Aprendiz de la vida. Busco la verdad.

sábado, 1 de octubre de 2016

Tolerancia



El candidato republicano a la presidencia de EEUU Donald Trump ha propuesto cerrar las fronteras en el país y deportar a millones de inmigrantes indocumentados.

No tengo más remedio que recordar aquella foto de un niño muerto arrastrado por el mar hasta una playa turca.


El caos que se produce en Europa por multitudes desesperadas que van a la deriva y en los mejores de los casos acaban hacinados en campos de refugiados. Pues refugiados son los que huyen de sus países fundamentalmente por las guerras.

Alemania con una población de 82 millones de habitantes acogió el año pasado 1,2 millones de esos refugiados, la mayoría sirios.

¿Qué grado de tolerancia tienen estas personas en la adaptación del país de acogida? ¿Qué es lo que verdaderamente piensan estos refugiados? ¿Nos hemos preguntado qué sería de nosotros si nos ocurriera lo mismo? ¿Qué tolerancia encontraríamos en el país receptor de sus habitantes? ¿Nos adaptariamos a esa nueva cultura, idioma y vida diferente a la nuestra?

Demasiadas preguntas. Deberíamos hacer un ejercicio que pienso sería muy fructífero, si de repente tenemos que huir de nuestra ciudad con lo puesto y seguramente con un idioma que no podemos entender. 

¿Qué es lo que pensaríamos si tuviéramos que emigrar a cualquier país de los que proceden estos refugiados? Personalmente pienso que me gustaría encontrar personas que supieran tolerar esa emigración forzosa. Nadie quiere salir de su entorno, su cultura, sus costumbres.

Pensemos, (aunque sea como una ráfaga de viento) por un momento qué encontraríamos en las personas que nos acogieran.

Tolerancia.*


 Respeto a las ideascreencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias.