lunes, 24 de abril de 2017

Algún día


video

Algún día nos daremos cuenta que somos tan insignificantes que solo podemos sobrevivir con la conjunción del resto de los otros insignificantes.

No sabemos pedir ayuda o es ¿no queremos?

Todas las artes que conocemos son un cúmulo de conocimientos transmitidos por personas insignificantes.

Insignificantes en el sentido de partículas pequeñísimas que somos en el mundo.

A veces nos creemos que somos el ombligo del mundo y realmente solo somos una porción infinitamente minúscula, sobre todo si nos comparamos con las múltiples galaxias -que seguimos desconociendo- aunque tengamos imaginación para intuir y poder formular proposiciones que puedan llegar a beneficiar a muchas personas.

Ahí es cuando se nota que somos insignificantes individualmente considerados pero que somos algo muy grande, pero muy grande, cuando unimos nuestras fuerzas y conocimientos que hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra vida.

Para conseguirlo solo tenemos que ser humildes, nadie sabe más que nadie. Absorbemos todo lo que otros dejaron en su camino.

Camino que es la suma de esas partículas a las que antes me refería, que hacen que una gran obra la transmitan sin esperar honores y reconocimientos que siempre son efímeros.

Debemos ser conscientes de que tenemos que crear día a día  algo especial que quede en los demás, cada cual aportando su quehacer, ese quehacer que tiene que ser como una mirada limpia pensando siempre en el bien del otro.

Siempre apoyándonos en los legados maravillosos que nos dejaron en sus vidas.

Puede ser que nos demos cuenta algún día.

viernes, 21 de abril de 2017

Superioridad



Sentirse superior la verdad no sé exactamente qué es.

En general la superioridad (*) es algo que se me antoja muy abstracto.

¿Qué es ser superior?

Como casi todo en la vida se compara con las cosas que hacemos.

Entonces no puedo por menos de pensar que es posible exista una superioridad intelectual.

También superioridad moral.

La superioridad intelectual a su vez puede ser de diversas categorías, si es que podemos hablar de categorías.

Como casi siempre me sucede al hablar, pensar, razonar sobre algo que nos atañe en nuestra forma de vivir y actuar en la vida, suele desembocar en una discusión que solo me concierne a mí.

Es mi manera de pensar de razonar lo que seguramente me impide aclarar qué es -en este caso concreto- lo que es la superioridad.
______________________
(*) Superioridad: 
Preeminenciaexcelencia o ventaja de alguien o algo respecto de otra
persona o cosa.

lunes, 17 de abril de 2017

Escribir


Acuarela realizada el 09-09-2015

Cada día tengo más claro que debemos estar en el mundo tan concatenados que somos un todo.

También tengo claro que por mucho que nos empeñemos aunque dejemos descendencia los que sigan les pasará lo mismo que nos pasa a los demás, por eso pienso que somos un todo.

Ayer decidí que nunca es tarde el querer hacer cosas, aunque aparentemente no tengan importancia, aunque puede que sí la tenga para los demás.

Lo prioritario en la vida, es sentir que podemos hacer cosas aunque en definitiva, seamos pequeños e insignificantes en este mundo ¿o es una galaxia?

Sé que por lógica de la variable tiempo estoy más cercano de acabar el camino que desde que nacemos tenemos que ir avanzando  sabiendo que en algún momento se marcará el punto final ¿final?

No pasa nada, dicen que es ley de vida y es que en realidad la vida es eso un camino hacia el final.

Pero por esos motivos y seguramente algunos más que no vienen al caso, he decidido que lo que me quede de ese camino quiero escribir.

Quiero ir soltando todo lo que he ido acumulando a lo largo de esa variable llamada tiempo y que surge sin remedio y sin poder controlar.

Solo sé que quiero escribir.

lunes, 10 de abril de 2017

Atreverse



Todo depende  muchas veces de tener el arrojo de atreverse. Hay que tener atrevimiento (1).

Apenas tendríamos nada ahora si los que nos precedieron no hubieran tenido ese afán de atreverse con contra de lo que 'estaba establecido' en sus distintas épocas.

Las palabras me fascinan y una de ellas es precisamente esta.

Ser una persona atrevida por formular proposiciones que a muchas pueda parecer que son locuras y puedan llegar a ser tan 'normales', tan de nuestra época que ya no pensamos que en su momento algunos dieron con sus huesos en las hogueras de la ignorancia.

Por eso me gusta recrearme en las palabras.

Las palabras son como grandes edificios que se recorren con la curiosidad de que algún rincón te sorprenda.

Y, de repente, das con el significado que andabas buscando.

¡Zas! Ya entiendes eso que antaño era un imposible para poder procesar en tu mente.

Es como cuando te sumerges en el mar de la inquietud y cuando sales a flote para tomar aire, ves que ya es todo distinto, todo tiene un significado que andabas escudriñando.

De pronto, ahí lo tienes. Nada es totalmente cierto, nada es totalmente verdad. Para que sea distinto siempre hay que atreverse.
_________________________
(1) Atrevimiento:  
Acción y efecto de atreverse (determinarse a algo arriesgado).

viernes, 7 de abril de 2017

País dormido




Hoy no iba a escribir nada, pero me he vuelto a engañar y aquí estoy deslizando mi bolígrafo en mi libreta de reflexiones.

Tengo una sensación extraña de vivir en un país extraño.

Es como si este país estuviera dormido.

¿Solo sueña?

¿Y la realidad diaria?

¿No queremos ver?

¿No queremos oír?

¿No queremos implicarnos?

¿No queremos hacer nada?

Tenemos un país dormido.

lunes, 3 de abril de 2017

Pa(z)ciencia




En esta vida tan vertiginosa que nos ha tocado vivir debemos tener paciencia.

Si intercalamos en la palabra paciencia  una sola letra entre la primera a y la primera c concretamente la letra podemos tener una palabra nueva que engrose nuestra forma de expresarnos  y surja un nuevo concepto para poder progresar adecuadamente en esta vida.

No nos da tiempo a procesar toda la información que nos lanzan desde múltiples canales todo lo que está pasando en el instante de producirse.

Nos ponemos nerviosos y muy tensos por toda esa vorágine que nos escupen como lenguas de fuego cual dragones que lo abrasan todo.

Ante esta situación nos queda tener mucha pa(z)ciencia. También podemos mirar siempre para otro lado e ir seleccionando lo que menos daño nos haga, pero eso se llama egoísmo. El egoísmo lo tengo que tolerar pero no va con mi forma de pensar.

Estamos llegando a una situación que no tenemos más remedio que ir poniendo escudos ante tanta inmundicia que nos presentan.

¿Cómo podemos soportar todo este elenco de barbaridades que nos hacemos los unos a los otros?

Para intentar paliar todo esto deberemos actuar con mucha pa(z)ciencia.

viernes, 31 de marzo de 2017

Leer para aprender



No me gustan los dogmas. Nunca me pareció honesto que alguien sentencie sobre cosas o conceptos que se traduzcan en aseveración sin poder contrastar la realidad.

No entiendo que a alguien se le ocurra una propuesta que se le tenga por cierta para conducir el rebaño al matadero sin rechistar.

Y no quiero poner ejemplos que existen muchos sobre todo en todas las religiones conocidas, ese invento para sacar de quicio las más de las veces a la buena gente. Que nadie se rasgue las vestiduras por lo que estoy escribiendo.

Lo que tenemos que hacer es leer, leer mucho a ser posible a los clásicos primero y luego a todos los demás antes de que palmemos.

No comprendo por qué quieren suprimir la enseñanza de la Filosofía. La Metafísica no existiría si Aristóteles no se hubiera empeñado en exponer sus razonamientos y que nosotros seguimos estudiando después de más de dos mil años transcurridos.

Sabemos que la observación de la realidad que nos circunda con un adecuado análisis filosófico, nos puede mostrar los diversos caminos a seguir en nuestras conductas.

El verdadero problema que se nos plantea es que no podemos razonar sin un mínimo de aprendizaje de nuestros antepasados que nos dejaron obras cargadas de conocimientos para resolver nuestras dudas.

Por favor que no nos quiten la filosofía.

Debemos dejar claro que tenemos mucho que leer para aprender.

viernes, 24 de marzo de 2017

Mentiras de la verdad



Llevo muchos años buscando la verdad. La verdad así a secas. Suena como algo inalcanzable.

Pero surcando los caminos que nos puedan llevar a una respuesta sobre la verdad, me he encontrado con la mentira.

La mentira es como el aceite y la sal en una ensalada que muchas personas añaden el vinagre para que consiga un toque necesario para que les guste.

El vinagre es como la mentira a la verdad. Es un aditivo que encubre sabores más primarios de la ensalada.

La verdad necesita tener mentiras que acompañen en su recorrido son como los aderezos que se pueden añadir a la ensalada de la vida.

La ensalada de la vida está compuesta de muchas y variadas formas de presentaciones ante los demás.

Unos aprobarán sin remilgos lo que les mostremos y otros nos acribillarán a preguntas que muchas veces no sabremos contestar. Es muy posible que los aderezos que acompañamos a esas respuestas no les gusten, no saben apreciar esas mentiras que ponemos en nuestras vidas.

No queremos ver que  nuestras vidas están compuestas de mentiras de la verdad. 

lunes, 20 de marzo de 2017

Consejo de Transparencia



¿Cuantos consejos existen?

De inmediato me respondo: tantos como habitantes de este globo terráqueo.

Pero voy a repasar otros consejos que se forman a medida que los políticos y no políticos necesitan crear para colocar a sus amigos en cualquier esfera que sea posible.

Me llama la atención el Consejo de Transparencia.

La Ley de Transparencia se creó hace más de tres años y está pasando de puntillas para los ciudadanos de a pie.

Este Consejo de Transparencia es un órgano que depende del Parlamento.

En teoría el Parlamento somos todos los ciudadanos que hemos delegado a los representantes elegidos para que, entre otras cosas controle dicho Parlamento al Gobierno de la Nación.

Pregunto, ¿existe un Reglamento de dicho Consejo de Transparencia?

No tenemos ninguna cultura de la transparencia, ya que al parecer sigue siendo molesta.

No sabemos qué hacen nuestros representantes en sus actuaciones políticas.

Se olvidan con mucha frecuencia que tienen nuestra representación y que dichas actuaciones políticas tienen que explicar.

Todos los ciudadanos debemos tener la posibilidad de entrar en la web de cada representante para saber qué es lo que están haciendo puesto que son cargos públicos y no privados.

Voy a ver qué información tiene el Consejo de Transparencia.

viernes, 17 de marzo de 2017

Dictadura




Repasando lecturas de libros y algunos escritos me doy cuenta que casi todo lo que se hace en la vida está apoyado por una palabra que siempre me inquieta: dictadura.

Veamos qué nos indica en el DLE:
" Régimen político que, por la fuerza o violencia, concentra todo el poder en una persona o en un grupo u organización y reprime los derechos humanos y las libertades individuales".

Esa es la primera acepción que describe el Diccionario de la Lengua Española, pero también existen otras 5 definiciones más de esa palabra.

Volviendo a mi primer párrafo de esta reflexión percibo que en todas las organizaciones civiles y políticas se sustentan básicamente en alguien que lidera alguna organización y que en última instancia decide en nombre de la mayoría que 'democráticamente' fue elegido para conducir la organización, cualquiera que sea.

Centrándome en la estructura de un partido político, al final quien toma decisiones es solo una persona, aunque en algunas organizaciones funcionen en forma colegiada.

Esa es la dictadura que subyace en toda organización.

El problema de las libertades individuales es que casi siempre se vulneran por 'el bien de la mayoría'.

Es como un bucle que se repite continuamente y al final parece que se respetan esas libertades individuales, pero no es cierto.

Siguiendo con la estructura de un partido político, si es verdaderamente democrático, la fuerza reside en su militancia. Individualmente es lo máximo: una persona, un voto.

Uno de los problemas es cuando se procede a votar cualquier asunto que requiera la mayoría de dicha militancia.

La pregunta que se formule tiene que ser clara y concisa, sin recovecos, al grano, sin falsedades, por mucho que duela al que lidere el partido.

Esto es lo que quería resaltar sobre esta palabra que me sigue inquietando: dictadura.

viernes, 10 de marzo de 2017

Latiendo



Estaba tranquilo. De repente aparté de mis manos el libro que estaba leyendo.

Sentí que los latidos de mi corazón eran más rápidos, retumbando en mis sienes.

Entonces ocurrió. Visualicé una fotografía que días antes había visto en un periódico. Era una calle repleta de gente, paseando en un día soleado.

Pensé que toda esa gente y cada persona en ese momento de toma de la instantánea, estarían latiendo sus corazones.

Tenían algo que ver con mi corazón latiendo.

No sé por qué estaba asociando la visión de esa fotografía con el latido galopante más de lo normal.

Algo tendría que ver.

¿Por qué no?

Toda esa gente en ese momento tendrían sus latidos paseándose por esa calle, en ese momento, en ese lugar precisamente, por algún extraño motivo estaban conectando conmigo.

¿Por qué no?

Continué la lectura del libro. Era un libro que me había atrapado desde la primera línea y de alguna forma me estaba llegando a mi corazón, al centro mismo de mi ser.

Busqué entonces  casi con desesperada esperanza de encontrar aquella fotografía abarrotada de corazones latiendo.

Somos una concatenación de latidos con un ritmo especial, con esa forma de latir que tienen.

Entonces pensé en el ritmo de la vida latiendo.

lunes, 6 de marzo de 2017

Somos como las capas de una cebolla


Hoy he comprobado que hay miradas sin recovecos.

Miradas limpias.

Miradas agradecidas.

Miradas sin segundas intenciones.

Miradas que a veces suplican un poco de atención, poca cosa, pero necesitan atención.

Las miradas son como las capas de una cebolla.

Las primeras suelen tener más dureza, las siguientes son más tiernas y así se llega al corazón de la mirada final que es la primera capa que se formó, la más limpia.

A medida que se van formando esas capas, muchas te hacen llorar, pero todas te hacen pensar y madurar.

Somos como las capas de una cebolla.