jueves, 21 de junio de 2018

Algo parecido a la felicidad




Una fotografía realizada en el año 2017 en Galicia

Esto de escribir tiene su aquel. 

Me gusta (no lo voy a negar) que discurra mi mano por mi libreta con un bolígrafo o cualquier otra herramienta, y ver cómo se van plasmando las letras y el significado de las mismas. 

Lo cierto es que me gusta. Me gusta cuando brota en mi ser aquello que en el fondo me oprime o también cosas que me llegan a mi espíritu rebelde o no, depende.

Quiero desprenderme de eso y algo más y entonces puede ocurrir que suelte el ave apresada en mi jaula, que seguramente es mi alma.

Puede ocurrir que grite ¡viva la liberación! Aunque no sepa exactamente de qué liberación se trata.

Cuando repaso lo que he escrito, es cuando en mi fuero interno percibo algo parecido a la felicidad.

viernes, 15 de junio de 2018

Tengo un año más




Cosas que son y además, suceden.

Resulta que la baronesa Thyssen  tiene 75 años y mira por donde yo tengo un año más.

Y qué le voy a hacer, lo proclama impertérrito el tiempo.

El tiempo lo amarillea todo, pero es que a mí el amarillo me gusta mucho, como los girasoles que pintó Van Gogh  y además no puedo remediarlo.

Todo esto viene a cuento por mor de algo que en realidad me da lo mismo; no me importa lo más mínimo.

Solo sé que yo tengo un año más.

lunes, 11 de junio de 2018

Su voz no se oye




Su voz no se oye.

A lo lejos se oyen voces en la calle y según donde me encuentro en este momento, son las voces que emiten un grupo de empleados de la Sanidad Pública.

Otro día me ocurre lo mismo con otro grupo, esta vez son de la Educación Pública.

Y así sucesivamente se oyen voces de asalariados que hace meses no les pagan sus nóminas.

Protestas con voces agrupadas de diferentes sectores. 

Diferentes temas en donde se oyen unos grupos más que otros, y pienso que es normal que todo el mundo que se sienta agraviado lancen sus voces.

Los que nos gobernaban hasta ahora decían a los cuatro vientos que la crisis había pasado (hace que empezó más de 10 años) y que éramos un ejemplo para Europa. 

En definitiva, que estábamos muy bien, que crecíamos más de lo que otros auguraban y  que encima se creaba empleo. 

¿Qué clase de empleo?

En fin, en estas  estoy cuando me hago una pregunta:

¿Por qué no se oyen las voces de los jóvenes?

Y me respondo: su voz no se oye.

lunes, 4 de junio de 2018

Hemos acabado


Acuarela realizada el 15-08-2010

Creo en lo que yo denomino la buena gente, que la hay sin duda, y más de lo que en general pensamos.

La vida la componemos todos los que habitamos este globo terráqueo.

Lo que seguramente ocurre es que existen unos individuos que llevan su maldad impresa en lo más íntimo de su ser.

La vida te va engullendo poco a poco sin discernir si crees en la gente buena y a medida que vas avanzando en años vislumbras mucho más en el horizonte.

Es la otra mirada, muy distinta de cuando eras joven. Siempre recordaré aquellas palabras que derramaban sabiduría diciéndote: 'ya serás mayor y verás la vida de otra forma'.

Y si, es cierto, la ves seguramente como una película que va hacia atrás.

Indefectiblemente nuestras vidas se ven sumidas en cosas que hubiéramos realizado o no, si volviéramos a vivir esos momentos de nuestra juventud.

Cuando lleguemos a nuestro final, ya no tendremos remedio entonces, seguramente sabremos que hemos acabado.

martes, 29 de mayo de 2018

Visibilidad



Cuando nos empeñamos en no querer ver lo que ocurre a nuestro alrededor, es decepcionante.

Nos autocensuramos continuamente y me pregunto ¿por qué lo hacemos?

La primera respuesta sale de mi yo más recalcitrante en estos menesteres: no nos conviene, ya que nos incomoda ver a una persona que duerme en la calle y seguramente subsiste a golpe de las llamadas 'limosnas' que damos pues nos avergüenza que existan.

Si tuviéramos una máquina polígrafa que al preguntarnos por la respuesta verdadera, sin trampa ni cartón, es posible, solo posible que dicha máquina nos diera una respuesta global en toda la cara que no nos gustaría.

Nos pasamos la vida mirando para otro lado, cuando nos incomodan los que están en nuestro entorno con necesidades vitales sin cubrir.

Sencillamente no queremos sonrojarnos por la no empatía de nuestra estrecha visibilidad. 

jueves, 24 de mayo de 2018

El cubo de la basura



Hace tiempo que tenemos varios cubos de la basura, cada cual con su color para distinguir qué arrojar en cada uno.

Lo cierto es que a veces no se qué echar según el objeto a desechar que tenga en mis manos.

He tenido que reciclarme para saber a ciencia cierta qué restos corresponden a cada color.

Básicamente tenemos los siguientes colores:

Azul: envases de cartón, envases de alimentos, periódicos, revistas, papeles de envolver o folletos publicitarios.

Verde: envases de vidrio, como botellas, frascos y tarros. Nunca depositar vasos, copas o bombillas (una cosa es el vidrio y otra el cristal)

Amarillo: Briks (de leche, nata, batidos, zumos, vino, caldo) Vasos y platos y cubiertos de plástico desechables, tapas y tapones de plástico, etcétera, botes de plástico de productos de aseo (champú, cremas desodorantes, pasta dentífrica) Bolsas de plástico para alimentos (verduras, pan de molde, bollería)

Gris: debemos depositar todo lo que no sea reciclable, es decir, restos de alimentos, cerámica, loza, copas y vasos de cristal, cristales de ventanas y espejos, compresas, tampones, pañales, papel higiénico, papeles sucios,  papel plastificado, papel encerado, papel metalizado,fotografías.

Y yo me pregunto ¿en qué cubo metemos las mentiras, las políticas sin aplicar y todos los indeseables que pululan por nuestras vidas?

No encuentro el cubo de la basura.

viernes, 18 de mayo de 2018

Censura



La realidad, es tozuda.

Se empeña en mostrarnos lo que no queremos asimilar, lo que nos produce desasosiego como poco.

Parece ser que todas las maldades sabemos de cabezas que no les gusta la vida normal, la que verdaderamente se disfruta. Al menos es lo que mi cabeza me dicta.

Pero no sé por qué motivos existen cabezas que se empeñan en empañar la claridad de la verdadera realidad.

La sumisión de los de a pie suele ser apocalíptica, sin remedio.

Nos caen como si fueran chuzos de punta y siempre encuentran una diana.

Lo que ocurre es que la realidad al ser tan constante nos tenemos que autocensurar para hacernos ver que en cierto modo, hemos modulado nuestra realidad y así continuamos con esa represión que nos hacemos en nuestro yo.

Así nos creemos que no es censura.

lunes, 14 de mayo de 2018

Filtraciones



Cada vez que leo, ya sean titulares de periódicos, escritos o simplemente conversaciones diversas, es más frecuente que tal asunto se ha filtrado.

Filtraciones hay muchas, un día sí y otro también, sin duda.

El problema con todas las filtraciones es que la mayoría de las veces se transforman en goteras que al final, se estancan casi siempre en los mismos lugares.

También tenemos filtraciones en los hospitales cuya construcción de estos denotan que se filtraron entre los dedos de los constructores y los políticos y ahora, a veces son como ríos, literalmente hablando.

¿Y qué se puede hacer ante tanta filtración? Nada, no se puede hacer nada.

Aeropuertos, estaciones de trenes, y cuando no son goteras, son cascadas de agua en los túneles que en su día agujerearon las ciudades y dicen, que para hacerlas más habitables. Así es que, apañados estamos. 

Nos dicen que no saben como hacer sostenibles las pensiones y me pregunto será que tienen,  seguramente filtraciones.

miércoles, 9 de mayo de 2018

Manipulaciones



Apenas tengo fuerzas para seguir soportando las idioteces y memeces que siembran determinados medios de comunicación,  que por cierto ya no comunican nada que no sean intereses de los que les pagan.

Ya no existen medios de comunicación, esos que informaban públicamente, ya no existen.

Solo quedan los aupados como medios independientes, pero que lógicamente también están pagados por socios.

Es cuestión de creer en otros, de creer ilusiones de independencia sobre la información.

Realmente lo que nos sucede es que hemos ido dando tumbos entre opción y opción que creíamos más adecuada, según nuestro leal saber y entender y no vislumbramos ni de lejos, que eran simples manipulaciones.

jueves, 3 de mayo de 2018

Cultura




Hoy mi reflexión sobre la vida será cultural.

Las costumbres, el desarrollo artístico, industrial, conocimientos, el enjambre que desarrolla un grupo social, en definitiva, un conjunto de manifestaciones en donde se expresa la vida.

Y dicho desarrollo no se puede dar si existe censura en dichas expresiones.

No podemos progresar en la vida si nos coartan en dichas expresiones, escritos y si sucesos criticables, se borran.

Entonces nos borrarán del mapa y las censuras camparán a sus anchas por nuestras vidas.

No podemos dejar que esto ocurra, pues seremos un pueblo diluido en la ignorancia y efectivamente, acabarán borrándonos.

Si además nos auto censuramos cada vez más, ya no habrá cultura.

jueves, 26 de abril de 2018

La verdadera democracia




Últimamente me estoy distanciando bastante de la política y creo que es por intentar sanarme en mi interior.

Todo parece estar contaminado, todo parece ir en la dirección exclusiva de lo político, no del político para los demás.

Tenemos que sacudirnos de las mentiras que nos inoculan diariamente como si fueran vacunas para la verdadera democracia.

Pero no es así. La democracia, la verdadera está en los pilares impolutos del verdadero servicio público, sin los monaguillos que lleven a cabo la rutina cansina diaria.

Necesitamos mirarnos en el espejo de los clásicos y como reza una de las definiciones del DLE: "Forma de sociedad que practica la igualdad de derechos individuales, con independencia de etnias, sexos, credos religiosos, etcétera"

Pero ahora estamos inmersos en una democracia "fabricada" con la ayuda inestimable de las campañas en los medios de comunicación que en realidad, crean campañas sesgadas con la verdadera democracia.

viernes, 20 de abril de 2018

Certidumbre



Llevamos mucho tiempo con una ausencia total de certidumbre, demasiado tiempo.

Es lo mismo que decir que tenemos una total incertidumbre del porvenir -de lo que está por llegar-

¿Cómo afrontarán nuestros descendientes los próximos digamos, veinte años?

Y pongo un número, ya que cuando yo era joven me puse entonces un año, concretamente el 2000, y mi pregunta era a qué nos íbamos a enfrentar en la vida.

De entonces ahora han pasado casi 18 años y veo que en resumen hemos 'progresado' a la inversa.

Me parece que los años venideros van a ser de grandes cambios, y que ni nuestros más próximos descendientes, ni idea tendrán de esa vida por llegar, ni con un mínimo de certidumbre.