miércoles, 28 de septiembre de 2016

Poder



¿Puedes saltar?, le preguntaba un chico a otro ante un gran charco que se había formado en un bache en la acera por donde todos días pasaban camino de la escuela.

Uno de ellos, dando un impulso en una pequeña carrera lo salvó sin ningún problema, pero su compañero, no puso mucho empeño en ello y acabó sin remedio en dicho charco.

Se empezaron a reír y el que había logrado saltar retornó y se metió alborozado chapoteando como su amigo.

Volvieron a caminar juntos con risotadas hacia la escuela.

Allí con sus compañeros relataron lo que les había ocurrido y todos estallaron con risas rememorando el acontecimiento.

Con los zapatos y calcetines mojados, seguían riendo. En esta plena celebración entró el profesor de turno en la clase. El docente, al ver que seguían riendo quiso saber cual era la causa de esa alegría.

Cuando resumidamente le contó más o menos lo que había sucedido el profesor les dijo que lo que tenían que hacer en la vida era disfrutar cada momento y que en ese momento les pidió que se pusieran a leer un texto literario para que aprendieran lo que otras mentes antes pasaron por avatares distintos y seguramente similares.

Les dijo que la vida es una sucesión de momentos, de hechos, diferentes, parecidos y a veces sorpresivos en los que en cada momento hay que solventar para continuar el camino.

Y ese camino hay que procurar recorrer haciendo que los que te acompañan en dicho camino aprendan de ese aprendizaje para que otras generaciones a su vez sigan aprendiendo.

Les terminó diciendo que eso era a su entender el verdadero poder.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Sin avisar



Se presentó sin avisar. Era su estilo. Inconfundible.

Siempre decía que era más auténtico que seguir los 'protocolos'.

Al principio me parecía natural, él era así.

Pero estas presencias fueron adquiriendo cierta continuidad y eso fue lo que empezó a alertar a mis neuronas. Mis neuronas estaban al parecer mal acostumbradas y entonces llegó la lucha entre ellas.

Llegué a pensar que no estaban entrenadas para estos casos. Mi preocupación fue en aumento y un día, cuando apareció de nuevo, como era su costumbre sin avisar, confieso que ese día me pilló totalmente desprevenido o sencillamente (en el fondo me lo temía) empecé a odiarlo un poco. Solo un poco.

Le solté a bocajarro por qué hacía esto.

Me respondió sin pestañear: ¿el qué?

-Presentarte sin avisar.

-Creía que me entendías, me respondió.

Llegado a este punto es cuando a tumba abierta mis neuronas se dispararon y se encargaron de decirle que estaba empezando a odiarlo.

Fue cuando me percaté que no tenía a nadie y por eso se presentaba sin previamente decirme nada.

Me costó bastante, pero al final le entendí.

En si no era tan difícil comprender el motivo por el cual se presentaba sin avisar.

jueves, 15 de septiembre de 2016

Seamos responsables





De nuevo he sentido todos los olores que me brinda la naturaleza.

Os preguntaréis porqué digo esto. Es relativamente sencillo. Durante este verano Hemos tenido unas temperaturas anormales, estilo 'caloret' de Rita Barberá.

Pero no me refiero a que el sol caliente más de lo habitual, me refiero a algo verdaderamente muy importante para no cargarnos el planeta en donde nos depositaron.

Los incendios que se producen, las más de las veces son intencionados y arrasan muchas hectáreas, al parecer, de zonas muy apetecibles para determinadas posibles acciones urbanísticas.

Acabo de ver un vídeo donde un aficionado graba en una zona donde se observan distintos puntos secuenciales que se encienden como si fueran las velas de una tarta de cumpleaños.

No sé cómo se pueden atrapar a estas indeseables personas desaprensivas que provocan esta barbarie, incluso en zonas protegidas.

¿Para qué sirven los ministerios? ¿Los contribuyentes pagamos sueldos para nada?

Propongo que cada vez que surja un incendio provocado se deje de pagar el sueldo a esos responsables que deben velar por el buen funcionamiento de los montes y bosques, para que se preocupen de algo que cuesta mucho poblar y regenerar.

Hoy he tenido la suerte de pasear con una fina lluvia que cala en la tierra, en las plantas y masas arbóreas que existen en la aldea donde estoy y tengo la suerte de disfrutar.

Esos olores me han producido hasta lágrimas que no sabía si eran las gotas de esa fina lluvia o realmente me surcaban por mis ojos pensando en lo que nos regala la naturaleza y algunos se empeñan en destruir.

Seamos responsables.

martes, 13 de septiembre de 2016

Poco a poco




Poco a poco, casi sin darme cuenta, veo pasar por el puente de la vida, degustando el caminar pensando que casi todo tiene su aquel.

Su aquel es que tu sonrisa esté ahí en el momento justo, para sentir que lo demás no me importe.

Me importa que tu mirada sea limpia, que no tenga resquicios de ambigüedad y no quiero que expreses dudas.

Indudablemente, con toda seguridad, te pido no tener ni un suspiro para la duda.

Sé que es pedir mucho, pero quiero que sepas que poco a poco me has hecho fuerte y siempre en mis caídas hacia el desánimo, has sido el soporte indispensable para no caer en el vacío.

Poco a poco, casi sin darme cuenta mis pasos son firmes y así has enterrado las dudas que conducen a la nada.

Tu mirada reposa en mis sueños y sueño que ya nada es imposible.

Poco a poco.

jueves, 8 de septiembre de 2016

Intento convencerme




Intento convencerme. Por mucho que hagamos los de a pie, no podemos cambiar las rutas que se empeñan en marcar otras personas.

No entienden que han obtenido sus actas de diputados, que son contratos temporales, pero para que trabajen en beneficio de la sociedad, que para eso se les ha elegido.

Es un honor y no una 'bula' para hacer lo que les venga en gana. El acta no es un documento para obtener una concesión o gracia, ni ningún privilegio judicial o administrativo.

Se trata de llevar la 'res pública' con buena fe y transparencia y no robar de una manera u otra. Sencillamente es ser un servidor público pagado por todos los contribuyentes.

La última cacicada de este gobierno en funciones ha sido proponer al exministro Soria para director ejecutivo del Banco Mundial, aunque las presiones de su propio partido, le han llevado a renunciar.

Ser diputado es lo que tiene, que en cualquier momento eres recompensado por el amigo de turno, cuando en realidad has tenido que renunciar por ser mentiroso.

Por supuesto que personas mentirosas hay muchas, pero cuando llegan a la cúpula de cualquier ministerio ya es para nota como en este caso.

Por eso digo y asevero que por mucho que hagamos los de a pie para enderezar a nuestro país, no podemos cambiar las malas artes que se empeñan en hacer para su propio provecho.

Intento convencerme.

lunes, 5 de septiembre de 2016

El no de Sánchez



Todos insisten en que vamos a unas terceras elecciones generales.

Lo que quiero recordar es que el 31 de agosto de 2016 el resultado de la investidura fue: 170 síes y 180 noes.

Conviene recordar también que el 2 de septiembre de 2016 (segunda votación de dicha investidura) ha sido de 180 noes y 170 síes.

No hace falta ser muy sabio en estos menesteres para saber que es exactamente el mismo resultado en una fecha que en otra. 

Ninguna abstención ni por despiste o ausencia de alguna señoría ni tampoco abstención técnica, como algunos auguraron días pasados.

El presidente en funciones sigue advirtiendo de las consecuencias "irreversibles" que supone repetir elecciones.

Lo que quiero resaltar aquí y ahora es que, en general, estos políticos actuales no quieren percatarse de lo que los electores expresaron en las urnas.

Su afán de protagonismos, las más de las veces egocéntricos en algunos ya sea hacia la derecha o hacia la izquierda deben de encaminarse a que los pactos sean posibles.

¿A qué se llama una investidura inviable?

Parece ser que la formación naranja que lidera Albert Rivera ha dejado expresado lo siguiente: "Nosotros estaremos a la expectativa si algún candidato del Partido Popular tiene una investidura viable".

Por otra parte, la formación morada que comanda Pablo Iglesias ha dicho: "Quizás sea la última oportunidad de que el PSOE pueda llevar la iniciativa de procurar un ejecutivo decente".

Mientras unos y otros (o todos) esperan que pasen las elecciones autonómicas gallegas y vascas, ahora  toca al Jefe de Estado dar los pasos adecuados a seguir para citar de nuevo a partidos políticos y explorar alguna posibilidad de otro candidato que se preste a una investidura y que no resulte fallida.

Parece que todos quieren achacar esta situación al no de Sánchez, cuando en las dos ocasiones últimas los resultados han sido 180 noes y ninguna abstención.

¿Es que los 180 noes han sido solo de Sánchez?

El no de Sánchez.

sábado, 3 de septiembre de 2016

Vamos





Creo que debemos de tener la cordura de saber a dónde vamos o a dónde queremos ir.

Lo cierto es que no está fácil saber si vamos o venimos, lo digo por M.Rajoy.

No Sé dónde situarle en el campo de las posibilidades.

Y en el campo de las probabilidades me temo que tampoco.

Creo que hemos tenido un registrador de la propiedad tan especial que no sé si sigue pensando en Santa Pola o en la Moncloa.

Vamos a otras elecciones o no, depende siempre de otras personas con otras posibles formas de gobernar.

¿Puede ser?

Creo que ahora debemos dejar reposar la paella para poder disfrutar de la comida que se nos avecina en toda España.

Vamos.


viernes, 2 de septiembre de 2016

No tengo prisa




No tengo prisa.

Me gusta escuchar el estallido de la mar al chocar en el acantilado.

No tengo prisa.

Me gusta el golpe tranquilo de mis pasos por el camino que me conduce sin prisa a ninguna parte.

No tengo prisa.

Observo con diversión que algunas personas corren por algunos caminos de la vida, como si hubieran perdido el autobús.

No tengo prisa.

Me gusta fijarme en las personas que me cruzo por el paseo marítimo con sus bolsas abarrotadas de cosas y artilugios dirigiéndose a la playa. Las llevan con prisa.

No tengo prisa.

Oigo tranquilamente mecer por  las ráfagas del viento, a las hojas de los árboles que me van cobijando del sol que cae a plomo, llevándome a otros caminos de mi mente.

No tengo prisa..

Veo cómo se acerca el atardecer sin apenas hacer ruido como a mí me gusta, disfrutando de los colores que me adormecen en mi banco preferido del paseo.

Quizá necesite tener prisa para que comience un nuevo día radiante, aunque en el fondo, creo también que no tengo prisa.

miércoles, 31 de agosto de 2016

Impar





Impar. Cuando estás en una reunión y eres la única persona que no llevas pareja a la misma, te conviertes en un persona rara.

Pero a veces también eres imprescindible. Puedes encontrarte con que te quedes a cargo de los niños de los demás, haciendo un favor inmenso a las parejas que sí los tienen.

Así pues, ser impar es una especie rara, ya que de repente te encuentras, por ejemplo, con cuatro niños de esas parejas. Pero sigues siendo impar.

Cuando todos están juntos  las parejas y sus niños (ocho en total), pero llegas tú  y el grupo se convierte en impar.

Si se reúnen a cenar (solo los adultos), son cinco, y si la factura de la cena por ejemplo es de 272 euros, toca a cada uno 54,40 euros. Entonces casi siempre recae sobre el impar redondear la cuenta para dejar propina.

Otra 'ventaja' de ser impar es que se preocupan de buscarte pareja, entones puedes llegar a ser algún día par, y ya dejar de tener ventajas.

Pero eso ya es otro tema, has dejado de ser impar.

sábado, 27 de agosto de 2016

Valorar





Valorar a los políticos, es tan difícil como salir triunfante de una oposición de élite a la primera.

No lo digo por criticar a la 'casta', lo digo por la vergüenza que nos arrojan a nuestra cara.

Y lo peor de todo, es que no les duelen prendas.

No quiero hablar de política, pero es que últimamente son como esos azucarillos que te pones en el café y ves como poco a poco de disuelven en el pozo negro sin solución de hablar con ellos.

No hemos sabido asimilar lo que son las promesas políticas.

Vemos que una y otra vez sueltan de forma machacona las palabras justas para los intereses de los votantes.

Últimamente tengo charlas con gente del campo y me son muy útiles para contrastar esas ideologías que creíamos intachables y en algunos segundos me dan la solución para tachar en mi mente.

Les veo cómo trabajan duro la tierra, y digan lo que digan otras personas, son contundentes. Nos damos la mano, no como se dan la mano los políticos con otros políticos mirando a la prensa manipuladora, para luego hacer lo que les da  la gana. Me dan la mano que siento también contundente como sus pensamientos.

Me hablan de muchas cosas pero ponen un brillo especial en sus ojos cuando hablan de su tierra de su ganado de sus problemas.

Me indican entre otras cosas que lo que llamamos la clase política, es en realidad los 'conseguidores'.

Cuando les toca gobernar lo público solo se acuerdan de sus amigos.

"Oye, ahora que estás en el ayuntamiento  mira a ver si me consigues algo"

Y algunos (los amigos) consiguen algo que naturalmente no es de forma gratuita.

He pulsado más opiniones y algunos de una forma más abierta me vienen a decir lo mismo.

Concluyo con este tema, parece que todo es curestion de saber valorar.

jueves, 25 de agosto de 2016

Dicen




Dicen que el ser humano es el único animal que tropieza en el mismo lugar dos veces.

Es posible, no lo dudo, pero lo que creo que ocurre es que la mayoría de las veces, no es que tropiece, que también, lo que ocurre es algo muy distinto.

Tenemos muy mala memoria, pero, seguramente, no es que sea mala, es que es muy selectiva y es cuando caemos, no tropezamos.

Nos entregamos a la trampa que todos nos apoyan con sus actitudes o modas.

¿Será que caemos en las modas?

¿Será que no nos preguntamos porqué hacemos una cosa y no otra?

Parece ser que tenemos una querencia irrefrenable que no es otra que volver a tropezar en la misma piedra de la insensatez del camino de la vida.

Dicen.

lunes, 22 de agosto de 2016

La luna entre nubes



No sabía si ese día tan especial iba a llover.

Decidió que lloviera o no, portaría su paraguas.

Pensó que ése artilugio era como un talismán donde refugiarse no sólo de la lluvia, también de las miradas de los demás.

Era el clásico paraguas grande de tela negra, no de esos transparentes, que no le gustaban nada.

Pero según iba por la calle, le estaban jugando una mala pasada las nubes pues no acababan de descargar  lágrimas del cielo.

Cuando cruzó la plaza del pueblo accionó el resorte del artilugio y se abrió como si fuera una gran estrella negra tapando sus pensamientos.

No quería que nadie supiera lo que estaba pensando, nadie.

Notó que la gente susurraban cosas que a él le parecían insultos, aunque en realidad eran conversaciones de otras personas que se cruzaban a su paso.

Estaba tan absorto en sus cuitas que no se dio cuenta que la noche se le había echado encima.

Entonces cerró la estrella negra y vió cómo le estaba mirando la luna entre nubes.