martes, 27 de marzo de 2018

Verdadero horror



Es un horror ser humano, en el más amplio significado y sentido de la palabra.

Horror de pertenecer  a este grupo de seres vivientes, aunque empiezo a dudar de que muchos vivientes no sean en realidad unos bichos malísimos que la toman con otros seres vivientes.

Y sin más preámbulos digo y siento que observando la historia, cualquier raza, grupo, religión han sido y siguen siendo trampolines para, las más de las veces, cometer las mayores atrocidades.

Por eso digo y afirmo, sin ningún rubor por mi parte, que me siento muy mal por pertenecer a esto que denominamos seres humanos.

Vamos, que es un verdadero horror.

jueves, 22 de marzo de 2018

Desiguales



Otro día más, para los optimistas. Otro día menos, para los pesimistas. ¿O es al revés?

Los que están en el grupo de los optimistas, es posible que ni crean a los del grupo de los pesimistas.

Otra cosa es que tanto unos y otros, no se hayan dado cuenta de que existe otra categoría, los desiguales.

Y esto ya es 'harina de otro costal', que seguramente no es ni más ni menos que ser muy ajeno o diferente de otra cosa con que es comparado.

Pero vamos al grano que no estamos para rodeos. Me interesa más aflorar esa cantidad ingente de desiguales.

No somos iguales, ante la educación, ante la sanidad, ante la justicia y un largo etcétera, en lo que se refiere a lo público.

Somos desiguales.

viernes, 16 de marzo de 2018

Ternura





Ternura hay que tener y mucha. Estamos en un lugar que es inhóspito, muy duro, como una corteza impenetrable de un muro blindado a todas las ternuras que se nos escapan.

No fluye la empatía, la honradez, la certeza de la vida impecable de algunos seres y hay que disfrutar, sin más.

Pero -siempre existen peros-  hay personas, animales y cosas que no admiten se les importune.

Quieren tener impoluto 'su' dominio. 

¿Qué queremos ser en la vida?

Intuimos que ya nada será lo mismo, que por mucho que lo intentemos y busquemos con ahínco, la ternura, ya se nos escapó en este mundo que, -como he escrito alguna vez- no está, ni se le espera.

Existen otras directrices que nos han ido inoculando pacientemente con un arte sibilino incluso,  silenciosamente.

Miramos y no vemos ni sentimos  la verdadera ternura.

lunes, 12 de marzo de 2018

Separación



Supongo que estamos aquí para disfrutar de la vida, al menos eso quiero y deseo.

¿Por qué nadie o casi nadie dice las cosas para que se entiendan?

No es fácil a estas alturas,  entender que todo parece tener un silencio cuando, por los motivos que sean, les interesa tergiversar cualquier hecho acaecido.

Nadie dimite, según se consultan las hemerotecas en este país, nadie dimite.

No es fácil entender que muchos políticos no den o no sepan contestar adecuadamente a algunas preguntas que hacen los periodistas en las ruedas de prensa.

No es fácil entender que nadie se tome en serio la gobernanza del país.

No es fácil entender, en suma, que la clásica división de poderes en una democracia no sea una verdadera separación.
  

lunes, 5 de marzo de 2018

Pues, eso.




Estamos en fase doctorado. Tenemos un país que está en esa fase imparable.

Solo con ver, escuchar a determinados individuos, se observa que las actitudes y formas de pensar adquieren esa fase que digo más arriba.

Frases entresacadas de titulares o conversaciones en medios diversos, léase radio, tertulias, bares y otros lugares, e incluso 'cazando' conversaciones según paseas por los lugares que uno frecuenta, son un cúmulo de aportaciones para poder escribir una obra literaria.

"Luis, sé fuerte, hacemos lo que podemos"

"No nos metamos en esas cosas"

"Tendré que aplicar la ley, independientemente de que me guste o no"

Estas son algunas muestras que denotan un verdadero doctorado.

Dos personas que hagan el mismo trabajo sean del sexo que sean, deben cobrar lo mismo.

Esto que acabo de escribir, es el máximo del doctorado de desvergüenza.

Pues, eso.