domingo, 20 de marzo de 2011

ESTA VEZ...

Hoy me vais a permitir que no escriba yo ningún comentario, Hoy quiero mostraros un artículo de una periodista que sigo habitualmente y que por decir fundamentalmente lo que yo piuenso os lo paso.
Japón y los medios


"19. Marzo 2011
Por Laura Villadiego
Categoria: Destacados, Japon






Desde que, hace una semana, un fuerte terremoto sacudiera Japón y un tsunami destrozara parte de la costa nororiental, el país nipón ha sido el centro informativo para los medios internacionales. Se ha seguido minuto a minuto el balance de víctimas, los destrozos en varias localidades, la situación en Tokio y, sobre todo, los problemas en la central de Fukushima. Y los que viven allí dicen que se han pasado…


A los pocos días del seísmo, varios españoles residentes en Japón se quejaban de la cobertura sensacionalista que se estaba dando en los medios occidentales, especialmente los españoles (no creo que haya sido peor que en otros países pero es obvio que les afecta más porque la información llega a sus familias). Se quejaban principalmente de que habían dibujado una situación en Tokio que no era real y negaban que la comida o el agua escasearan o que los cortes de electricidad fueran frecuentes y no quieren saber nada de testimonios tipo “aquí todo está bien”.


Es cierto que la información ha tenido fallos, como los tiene probablemente siempre. Yo misma me he sentido perdida al leer algunas crónicas sobre la situación en las centrales, hasta el punto de que a menudo no me quedaba claro si había fugas o no en los reactores. Es cierto también que los medios a menudo han exagerado o, simplemente, han contado la parte de la historia que se salía de la normalidad, aunque no fuera algo general.


Hay muchas razones que hacen que la información sea así de imperfecta. La primera son las prisas a las que estamos sometidos los periodistas. Cuando se trata de catástrofes como la de Japón, las dificultades para acceder a los sitios y obtener información se añaden a nuestro editor llamándonos cada 15 minutos para ver si hemos acabado ya.


Sin embargo, hay dos variables que suelen ser más determinantes. La primera es que los medios son empresas y como tal buscan el mayor rendimiento económico. Para ello, priman la carnaza porque saben que eso suscita el interés.


La segunda es que la mayoría, por no decir que todos, nos mentís como bellacos. Cada uno cuenta su historia como más le interesa, le añade sus florituras y a veces capítulos que realmente no han ocurrido. Los gobiernos son expertos en eso y por eso, siempre hay que desconfiar de ellos, incluido el japonés, aunque el resto de partes implicadas no suele estar libre de pecado.


No voy a defender a los medios, porque yo también estoy muy desencantada con ellos. No sólo en casos como el de Japón, sino en el día a día. Hay historias que ningún medio quiere publicar y que creo que merecerían una buena portada y otros que, al menos a mí, me parecen una estúpidez, pero me piden que los haga. Pero no veo una solución a esta baja calidad del periodismo si no es con un lector/espectador más exigente. Y francamente, con estos últimos también estoy muy desencantada.


¿Qué pensáis? ¿Han sido demasiado alarmistas los medios? ¿Han ayudado a entender los peligros de un accidente nuclear o a crear confusión? ¿Han actuado todos igual?".



1 comentario:

  1. Los medios informan, los gobiernos solo intentan proteger a su población del pánico. Los periodistas ...¿se quejan de las prisas?,se les supone experiencia y profesionalidad, son los que saben dar la información. No se, el hecho es que hay fuga nuclear, hay un país desvastado parcialmente, y hay muchos intereses que peligran.

    ResponderEliminar