jueves, 12 de abril de 2018

Nostalgia



Nostalgia, esa palabra tan mágica y especial que nos traslada casi automáticamente a la melancolía, en definitiva, a la niebla de la tristeza.

Sufrimos nostalgia cuando nos vamos de un lugar conocido a otro desconocido, pero sobre todo por la necesidad de encontrar un refugio a las injusticias que nos ocurren.

Me imagino la cantidad de personas que tienen que fugarse de 'su sitio' de toda la vida y la nostalgia que les envuelve cuando piensan en 'su lugar' de origen, donde han vivido durante mucho tiempo.

Es sufrir un dolor inmenso y encima que tengas que suplicar que no te maltraten.

Ese desgarro que tienen que aguantar, tiene que ser a veces insoportable.

Otra cosa muy distinta es huir por motivos políticos, seguramente les llegará otra posible nostalgia.

5 comentarios:

  1. "UM PRESENTE INCOMPARÁVEL"

    Amigo e companheiro Javier,a tua é um presente incomparável
    eu sou de um tipo diferente,que só acho agradável
    quem vejo e deixa-me contente,com um gesto responsável
    adiante de tanta gente,meu mundo indispensável
    omito-te conscintemente,só preso-me ao confortável!
    Os dias em que aqui vivemos,muitas vezes somos surpeendidos
    por tudo que aprendemos,não evitamos de sermos sofridos
    com a brisa envelhecemos,mas vale apena sermos vividos
    a experiência que colhemos,possamos ser mais fotalecidos
    boas amizades agradecemos,não te deixarei por esquecido!...
    Abraço!..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  2. Triste palabra, sí, amigo Javier, cuando uno está fuera de su casa por necesidad, suele tener esa especie de angustia fina que te va socavando día día por estar fuera de tu país; los españoles tenemos experiencia más que suficiente.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es, efectivamente una palabra como mínimo triste.
    Y como dices en tu comentario, te va socavando día a día y pienso en los que nunca han podido regresar a su país, eso sí que debe de ser triste.
    Un abrazo amigo Vicente

    ResponderEliminar