jueves, 2 de noviembre de 2017

No estamos solos



Últimamente os confieso que me atrae la muerte.

Parece que lo que estoy escribiendo es una posible forma de llamar la atención, pero no lo es, ni mucho menos.

Cuando asistimos a un entierro o funeral de alguien que conocimos, suele ocurrir casi todas las veces que presenciamos las mismas o parecidas actitudes de los que concurrimos a ellas.

Las ceremonias a las que se asisten suelen tener las mismas connotaciones ya sea de una religión o de otra e incluso de ninguna.

Es como una reunión para recordar, las más de las veces que nos tenemos que ausentar algún día de este mundo.

Y entonces viene la pregunta casi siempre, incluso aunque se sea ateo. Nos hacemos la misma pregunta ¿cuándo nos vayamos estaremos solos?

En todas las despedidas del que ya se marchó a saber Dios dónde, en ese momento, le solemos acompañar por lo menos los familiares, amigos y conocidos que tuvo durante su vida.

Mi duda surge siempre en estos acontecimientos. Cuando lleguemos, si existe, 'a la otra vida' ¿estaremos solos?

De lo que sí, aquí y ahora estoy medianamente seguro es que cuando nos vamos no estamos solos.

4 comentarios:

  1. Buenas noches Don Javier, un gusto poder saludarlo.
    La vida se ha convertido en los últimos tiempos en algo muy efímero, que tanto unos como otros no terminamos quizás de entender; particularmente debemos disfrutar el "presente", para que cuando pase "ese momento" no estar o sentirnos solos.
    Para los momentos de solemnidad siempre habrá un espacio....

    Saludos cordiales....

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Juan José por tu comentario. No estamos solos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Amigo Javier, es cierto que, cuando nos tengamos que ir al otro " barrio", en esos momentos no estamos solos; otra cosa es, si cuando lleguemos a no se sabe donde, estaremos o no estaremos....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Nunca estamos solos, amigo Vicente, nunca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar