lunes, 29 de octubre de 2018

La derrota de la depresión


Dibujo de la Puerta de Alcalá de Madrid, realizado por mí  en 2017

Derrotas sucesivas pueden producir un largo proceso de depresión.

Las derrotas suelen caer sí o sí, en todas las capas de la población.

Cuando lo fundamental en esta vida tan corta es procurar que nuestros seres queridos estén bien.

A veces, no es cuestión de dinero, que también, es sencillamente salir de la depresión.

Pero ¿cómo se sale de una depresión?

Muchas personas dicen que hay que tener un método, un seguimiento muy férreo, muy personal.

Puede que todo eso sea necesario, puede.

Lo peor, es cuando la mente se siente derrotada y tira la toalla.

¿Qué hacer entonces?

La tristeza profunda aparece sin remedio.

Y todos los manuales y gente experta repiten lo mismo: seguir los protocolos y esperar a que se produzca la derrota de la depresión.

4 comentarios:

  1. Buenos días Don Javier, me parece que la clave esta por encajar las situaciones con entereza y entender que ciertas cosas ocurren en el momento y por circunstancias causales y no casuales. Lo importante es siempre mantener la positividad e intentar revertir la situación a sabiendas de las raíces de la ocurrencia del todo.
    Saludos cordiales....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Juan.
      Hay qye luchar, luchar y luchar.
      Saludos

      Eliminar
    2. Amigo Javier, en el transcurso de la vida, todos o casi todo el mundo hemos tenido momentos difíciles y amargos; no deseo a nadie que sufra una terrible depresión.

      Pero como tú dices: "la tristeza profunda aparece sin remedio", poco se puede hacer para reparar el mal depresivo, si el paciente no puede ver la salida y la derrota de la depresión.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario, amigo Vicente.
    Cuando ves a tu alrededor que la depresión llega y se instala hay que tener mucha paciencia y seguir a ser posible el protocolo que la medicina y expertos indican. Aún así hay veces que la tristeza llega y el peligro acecha.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.