domingo, 22 de enero de 2012

DEVOCIÓN

La devoción que los gobiernos tienen por la austeridad, están demostrando, que las actuaciones últimamente tomadas -siguiendo las directrices del único President@ de la Unión Europea Merkel-Sarkozy- parecen que van encaminadas a que este año recién comenzado vaya a ser peor que el que acaba de terminar.
Creo que es muy poco probable que Europa se percate de que el camino de la austeridad a ultranza acometido, pueda ser la fórmula mágica que resuelva los problemas en los que nos ha metido la Unión Europea (¿Unión?).
Es de sentido común, que sin crecimiento, la crisis de la deuda (y por supuesto la del euro) seguirá empeorando.
La famosa crisis que comenzó con la burbuja inmobiliaria sobre el 2007, parece que con estas tozudas medidas seguirá sin levantar cabeza.
También, no debemos olvidar que los llamados mercados emergentes más destacados, están deteniéndose en su crecimiento, precisamente por la creciente desigualdad en la mayoría de los países del mundo por la depresión de los salarios y como consecuencia  del aumento de pobreza.
Y sigo con la misma canción, por sentido común, los gobiernos deberían tomar soluciones como una mayor inversión pública para estimular la actividad económica, el crecimiento y la creación de empleo, con impuestos más progresivos (impuestos más elevados para los ricos), proporcionando protección social para los que menos tienen.
Pero por desgracia la fijación de la política y la ideología a ambos lados del Atlántico, no permitirán que esto llegue a ocurrir.
¿Existe una buena razón para que la carga fiscal de los ricos sea tan ligera?.
¿Por qué el desfase enorme entre los impuestos sobre el rendimiento del trabajo personal y los no salariales?
Políticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario