viernes, 4 de julio de 2014

Cantar

Cantar, lo que se dice cantar, lo hacen los profesionales del canto, eso lo hacen de maravilla. Pero ahora se ha puesto de moda 'cantar' en los juzgados que llevan asuntos de corrupción notorios.

Uno de los 'personajes' último en 'cantar' ha sido el cuñado de Diego Torres, si, el socio del duque de Palma 'El empalmao',  Iñaki Urdangarín, según se tituló el mismo a la sazón marido de la hermana del rey Felipe VI.

Marco Antonio Tejero, que así se llama el contable del Instituto Nóos, es hermano de la mujer de Diego Torres. Todo se queda en la familia.

El contable Tejero ha pactado con la Fiscalía anticorrupción (Horrach) 'cantar', es decir contar su versión, mediante un escrito, a cambio de reducir su pena de cárcel.

Al parecer Urdangarín y Torres decidían todo, según Tejero; ambos socios sabían perfectamente y eran conscientes de que el Instituto Nóos nunca tuvo fines benéficos y funcionaba como una empresas mercantil que captaba fondos públicos de los gobiernos del Partido popular en Baleares y la Comunidad Valenciana. 

Por supuesto los trabajos eran ficticios y los dineros se desviaban a través de facturas falsas a empresas 'pantalla', como por ejemplo Aizóon, participada al 50% con la infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarín, como también a otra empresa propiedad de Diego Torres y su mujer (hermana del contable).

Según el contable Tejero, Aizóon, es una sociedad 'pantalla' que no tiene actividad y que se constituyó precisamente para desviar el dinero que llegaba de Baleares y Valencia del Instituto Nóos.

Se ha puesto de moda cantar.

4 comentarios:

  1. Antes que cantar, se puso de moda robar. Ahora falta que acabe su zarzuela el extesorero del PP, a ver si los lleva a todos por delante... hacia Alcalá-Meco, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, así es pero, aquí poca gente devuelve el dinero y poquita cárcel.

    ResponderEliminar
  3. ¿ Qué, creéis que cantarán y al final irán a la cárcel?. No lo creo, toda esta gentuza se va a ir de rositas y de devolver el dinero, ni hablar. Esta gente si que dirá con fuerza: ¡¡¡ Viva la.....el régimen nuestro!!!.
    Un abrazo

    ResponderEliminar