sábado, 5 de julio de 2014

Simulador

En estos tiempos tendremos que aprender a simular cuestiones que nos afectan a nuestra vida, para ver los posibles resultados que nos ofrecen.

Por ejemplo, cuando quiero contratar un seguro de automóvil, puedo emplear un simulador para ver que me va a costar la broma.

Cuando quiero un préstamo a un banco, normalmente las personas que nos atienden, casi siempre con aspecto un poco impersonal y trajeados al uso (usura), es preferible antes entrar en algún simulador de esos que te preguntan cosas y te dan respuestas de lo que te va a costar y así ir a la firma al el banco, haces las preguntas a la trajeada persona de turno, pero ya como sabiendo mucho del tema. Al final por los motivos que sean, estampas tu firma en un montón de papeles.

Cuando llegas a casa te sientas cómodamente y te dices, 'que buen préstamo he conseguido'. Y como distraídamente, empiezas a repasar las numerosas hojas que has firmado, y te percatas de algo que tiene una letra más pequeña, y te acuerdas del amigo sabio que te dijo en su día: lee siempre la 'letra pequeña', que es en donde sibilinamente te indican que te arrepentirás de firmar tanto papelote. 

Todo esto viene a cuento porque he leído en el periódico digital elboletin.com  si quieres saber lo que debes pagar en el recibo de la luz, existe un simulador que permite comprobarlo.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), ha puesto en marcha dicho simulador de la facturación de electricidad. Aunque no me fio mucho de estas cosas, decido poner manos a la obra (no tiene nada que ver con el Opus) y entro decididamente en la página facturaluz.cnmc.es y pruebo el tema.

Me gustaría tener un simulador de esos que lo saben todo o casi todo y me dijeran cuales son los mejores ingredientes para tener la respuesta adecuada y completa para acabar de una vez por todas con esta pesada crisis que no se va ni con agua hirviendo.

Definitivamente,  me gustaría tener ese simulador.

2 comentarios:

  1. Ingenioso posteo, Javier. Yo quisiera un simulador que permitiera a la ciudadanía ver lo bien que nos iba a ir a todos si dejásemos de votar al PP y cómo la izquierda nos devolvería la dignidad y nuestros derechos. ¡Ese sí que sería un simulador útil!

    ResponderEliminar
  2. Ingeniosa tu respuesta Luisa. No estaría nada mal que existieran esos simuladores, y si se equivocaban (los simuladores), servirían para tirarselos a la cabeza de chorlito que tienen. Un abrazo

    ResponderEliminar