jueves, 1 de octubre de 2015

Fracturas



Es evidente que la participación de las elecciones en la C.C.A.A de Cataluña ha sido muy alta. Conseguir más de un 77% de participación, eso no se conseguía desde Adolfo Suárez. 

Con más datos y más serenidad, pasados tres días  de dichos comicios, vemos que  4 de cada 10 catalanes votaron a la coalición Junts pel Sí. Tres de cada diez lo hicieron al PSC y C's  el otros 3 de cada 10 votaron a Cat sí que es Pot, PP, CUP y Unió.

Hay algunas palabras que han estado en boca de los políticos mitineros, como por ejemplo  independentista,plebiscito, nacionalista, derecho a decidir y unidad.

Precisamente el derecho a decidir, cuando se niega, como lo ha hecho el actual Gobierno de España, evidencia que se está negando a decidir por todo lo que significa democracia, que es lo mismo decir que se está negando a decidir el modelo que queremos darnos, tanto político económico y social.

No se puede olvidar que el primer artículo de nuestra Constitución dice que "propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político"

En fin una declaración que se ha denostado en los últimos tiempos. Se veía venir que a Mas se le iba a imputar por hacer aquel referéndum que se atrevió a celebrar y que cortó tajantemente el Tribunal Constitucional.

Unos pueden estar a favor de la independencia y otros lo contrario, pero no olvidemos que unos y otros han azuzado algo que a mi me pone de los nervios y no es otra cosa que la cerrazón tanto de un lado como del otro.

Queda claro que hoy día existen dos cataluñas. En toda convivencia dos no se pelean si uno no quiere. Hay que darse unas normas que tienen que surgir sin ninguna duda por apostar por el diálogo. Tiene que haber posiciones por ambas partes. Sin diálogo no hay posibilidad de llegar va encuentros comunes en beneficio de todos y que servirán para poder convivir sin odio.

Está claro que ha ganado la opción independentista con el 49,7% de votos. La Ley D'Hont ha hecho posible que los soberanistas alcancen 72 escaños, pero no han obtenido más votos que los constitucionalistas.

Así es que Mas tiene un problema y bastante peliagudo para seguir con su proceso de independencia.

Cataluña se ha partido en dos y esa fractura hay que poner unas normas para que no se partan definitivamente. Que yo sepa una fractura es una rotura de hueso, pero en este caso existen muchas fracturas internas de los partidos, tanto de un lado como de otro.

Tienen que demostrar que los verdaderos políticos sirvan o deben servir para mejorar la vida de los ciudadanos a los que gobiernan. Pero si se empeñan en esa fractura,  pueden llegar a transformarse en fragmentos menudos.

Espabilen señores políticos, que la elecciones generales están a un paso y ya hemos tenido unos años con muchas fracturas.

4 comentarios:

  1. Amigo Javier. La vida da muuuuuuchas vueltas. Las opciones independentistas engloban muchas clases sociales y muchas formas de ver la vida y la política ; es complicado que si me compro unos Hilghfigher, vivo en la Bonanova, y mis hijos van al San Ignacio me entienda bien con alguien que sea de Sant Andreu......a excepción de que tengamos un enemigo común que, a día de hoy, se llama PP y está jugando su partida para mantener a su electorado
    Goodnight Innsbrück

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Luis, estoy de acuerdo contigo, faltaría más. Pero sigo diciendo que el diálogo es la base democrática de un país, sea cual sea.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Está bastante claro que la sociedad catalana está "fracturada", dividida en dos bloques casi simétricos, unos partidarios de la independencia y la otra mitad quieren seguir estando dentro de España. ¿Es legítimo que elpueblo catalán se exprese en las urnas, con el derecho a decidir por su futuro político? , Sí, sin lugar a dudas, todos tenemos ese derecho. ¿Por qué el Gobierno de Mariano Rajoy ha impedido?, creo que el Gobierno ha tenido muy pocas luces; no ha visto o no ha querido ver que, con "esa actitud" antidemócrata está fomentando y arraigando más el independentismo catalán. ¿ Por qué ese miedo a que el pueblo catalán hable en las urnas?, no lo entiendo, estoy seguro que en caso de celebrarse el referéndum, no hubiera ganado el si. Hay mucha gente que ha votado al "si", sólo por tener derecho a decidir, lo cual quiere decir que no son independentistas, pero sí demócratas.
    Lo curioso del caso es que, cada vez el conflicto catalán va tomando más cuerpo y el "remedio va a ser peor que la enfermedad" ; tiene que llegar más pronto que tarde que, las partes se sienten a dialogar para de una vez por todas solucionemos el conflicto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Vicente, lo dices perfectamente: diálogo. Sin diálogo no puede existir democracia.
      Un abrazo grande amigo.

      Eliminar