sábado, 4 de diciembre de 2010

Manifiesto de economistas aterrorizados

Es una iniciativa francesa que ya ha sumado más de 2.500 adhesiones.
Tomo del blog de Paco ÁLvarez "No le digas a mi madre que trabajo en bolsa", una serie de puntos e ideas, que los políticos deberían de tener en cuenta.
Prohibir a los bancos especular por su propia cuenta para evitar la propagación de las burbujas y de las quiebras.
Limitar la remuneración de los traders.
Aumentar fuertemente los impuestos a los ingresos muy altos para disuadir la carrera por los rendimientos insostenibles.
Se deberían reglamentar las agencias de calificación financiera, exigiendo a las mismas que las notas calificadora resulten de un cálculo único económico, transparente y público.
Conocer y publicar los principales poseedores de títulos de la deuda y los montantes que poseen.
Aumentar el esfuerzo presupuestario en materia de educación, de investigación, de inversión en reconversión ecológica, para establecer las condiciones de un crecimiento sostenible que permita un fuerte descenso del paro.
Reestructurar la deuda pública, por ejemplo, limitando el servicio de la deuda pública a determinado tanto por ciento del PIB.
Negociar las exorbitantes tasas de interés de los títulos emitidos por los paises en dificultades desde la crisis.
Convertir a "la armonización en el progreso" en el hilo director de la construcción europea, estableciendo unos objetivos comunes de alcance constringente, tanto en materia de progreso social como en materia macroeconómica, con unas grandes orientaciones de política social.
Compensar los desequilibrios de pago en Europa por medio de un Banco de Pagos, que organice los préstamos entre los paises europeos.
Lanzar un vasto plan europeo, financiado por suscripción pública a tasas de interés débil pero garantizado y/o por medio de creación monetaria del BCE para emprender la reconversión ecológica de la economía europea.
Desarrollar una política fiscal europea y un verdadero presupuesto europeo para ayudar a la convergencia de las economías y tender a una igualación de las condiciones de acceso a los servicios públicos y sociales en los diversos Estados miembro sobre la base de las mejores prácticas.
Añado a modo de conclusión por mi parte, que las políticas a aplicar en los 27 paises miembros actuales de pleno derecho, tienen que basarse en un eje principal que son las políticas fiscales en donde los impuestos de Renta y Sociedades, sean iguales para todos los miembros.