martes, 22 de diciembre de 2015

Ha sucedido

Esperando en Hacienda
Voy a relatar un sucedido, por cierto, un sucedido que me ha ocurrido a mí.

Tenía una cita previa en una delegación de Hacienda, concretamente en la de la calle Montalbán de Madrid (muy cerca del actual Ayuntamiento de Madrid).

La cita previa solicitada y concedida para el 14 de diciembre de 2015 a las 12.30 horas.

Llegué a Montalbán a las 12.25 horas, saqué un tique y ponía CE-47.

Me siento en unos bancos que existen para esperar y con unas pantallas de plasma en donde van apareciendo los números que van atendiendo.

Hasta este momento todo normal, hasta que veo en pantalla que llaman al número CE-52.

De inmediato me asombra que llamen a un número (de la misma serie), pero muy posterior al mío. Pienso que se han confundido o que a mí sencillamente se me ha pasado. Espero pacientemente que salga mi número.

Miro insistentemente a una de las pantallas como si estuviera jugando en una sala de bingo. Pensé que las llamadas de los números eran aleatorias, pues observé que salían números con otras letras, como por ejemplo AP, NO, y otras que no recuerdo. Me fijé que salían AP-30, luego  AP- 12 y después AP- 40.

En fin, según estoy atento a la pantalla, me percato que tengo girada mi cabeza a esa pantalla y empiezo a notar que puedo tener tortícolis en mi cuello, pero no puedo dejar de estar atento, pues aunque cada vez que salta en el plasma un número lo dicen por megafonía, pero no se oye o se oye muy bajo, por lo que tengo que estar en esa posición.

Veo que de vez en cuando en la pantalla ponen un mensaje cada dos por tres, diciéndonos que estemos muy atentos, pues no son correlativos los números aunque sean de la misma serie.

Así es que me quedé como si estuviera viendo una película de esas que te enganchan, pero miro el reloj y son las 13.20 horas, es decir llevo casi una hora, pero ya con tortícolis que me empieza a preocupar.

Entonces, veo mi número: CE-47; por fin me dirijo a la mesa del funcionario que con dicho número me han asignado.

Hago la consulta correspondiente, me atienden amablemente. Salgo de Hacienda a las 14.00 horas. Total, ha sido una sesión muy entretenida y sobre todo me he llevado un dolor de mi cuello que no se lo salta ninguna cita previa. 

Ha sucedido.

8 comentarios:

  1. JAJAJA A todos nos ha pasado con las dichosas pantallitas Ahora pide cita previa para ir al médico

    ResponderEliminar
  2. Todavía tengo tortícolis, jajaja, qué país de charanga tenemos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. A ti amigo Javier, te pasado lo que ha muchos nos pasa con los funcionarios de cualquier administración que, ellos no se equivocan nunca y nosotros siempre cargamos con las culpas y errores de ellos. Pero, me ha gustado tu historia. Espero se te haya pasado la tortícolis.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Vicente. ya se me pasó la torícolis. No que no se me pasa que tanto recorte nos lleva a estas cosa y más prioritarias como es la Sanidad Pública.
    De vez en cuando coniviene tener algo de humor
    Un abrazo

    ResponderEliminar