viernes, 23 de septiembre de 2016

Sin avisar



Se presentó sin avisar. Era su estilo. Inconfundible.

Siempre decía que era más auténtico que seguir los 'protocolos'.

Al principio me parecía natural, él era así.

Pero estas presencias fueron adquiriendo cierta continuidad y eso fue lo que empezó a alertar a mis neuronas. Mis neuronas estaban al parecer mal acostumbradas y entonces llegó la lucha entre ellas.

Llegué a pensar que no estaban entrenadas para estos casos. Mi preocupación fue en aumento y un día, cuando apareció de nuevo, como era su costumbre sin avisar, confieso que ese día me pilló totalmente desprevenido o sencillamente (en el fondo me lo temía) empecé a odiarlo un poco. Solo un poco.

Le solté a bocajarro por qué hacía esto.

Me respondió sin pestañear: ¿el qué?

-Presentarte sin avisar.

-Creía que me entendías, me respondió.

Llegado a este punto es cuando a tumba abierta mis neuronas se dispararon y se encargaron de decirle que estaba empezando a odiarlo.

Fue cuando me percaté que no tenía a nadie y por eso se presentaba sin previamente decirme nada.

Me costó bastante, pero al final le entendí.

En si no era tan difícil comprender el motivo por el cual se presentaba sin avisar.

6 comentarios:

  1. Bonito dilema Javier, Ya me gustaría leer qué dicen tus neuronas. ¿ Qué será?, cuánto misterio y todo para que al final resulte que no habia nadie.

    ¿ Quién puede ser?, ¿será persona, será animal, será material o quizás sea espiritual? Lo cierto es que, esta "cosa" se me asemeja a una mosca cojonera.

    Se lo preguntaremos a nuestro querido Rajoy, a lo mejor sabe la solución, porque de él depende la solución de muchas cosas pendientes que, a lo largo de estos últimos cuatro años se ha empeñado en destruir.

    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Puro Amor Javier, no lo ves pero sabes que alli esta, llega sin avisar. <8> TQ

    ResponderEliminar
  3. Según lo leía me preguntaba ¿Se tratará de un perro, una mariposa, un gorrión, o tal vez un crío? El dilema solo tú puedes responderlo. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar