viernes, 17 de febrero de 2017

La otra clase de gente


El colaboracionismo de Vichy

Suelo escribir en las redes sociales comenzando con "Buenos días, buena gente".

Pero hoy voy a escribir en este blog sobre la otra clase de gente.
No quiero caer en la dicotomía de 'gente buena' y 'gente mala'. Sería simplificar mucho.

Nos remontamos a la Segunda Guerra Mundial, en donde el invasor empezó su escalada de horror en Polonia.

Después se fue 'colando' en diferentes países y surgió casi de inmediato el concepto de colaboracionista. Dicho término no es otra cosa que "la cooperación del Gobierno y los ciudadanos de un país con las fuerzas de ocupación enemiga". Como muchas veces acudo a esa enciclopedia que todo lo sabe: WikipediA.

Todo esto viene a cuento puesto que quienes leen mis pensamientos que reproduzco en Facebook, pueden confundir la buena gente con la otra clase de gente.

No digo que el ser humano es muy complejo, que lo es, y que precisamente por eso hoy tenemos posibles 'infiltrados' en la buena gente en esa otra clase de gente que muy posiblemente se vio obligada a ser lo que llamamos colaboracionista.

Pues bien, creo que es de sabios rectificar a lo largo de nuestras vidas y por eso me atrevo a expresar que no me gustaría se contaminara la buena gente con la otra clase de gente.

4 comentarios:

  1. Amigo Javier, como "esa otra clase de gente" que dices que colaboraron con los malos en la segunda guerra mundial, hoy los tenemos en nuestras instituciones, luego no pueden ser otra gente, son mala gente. Perdona por mi manera de entender lo que tu dices: "la otra gente".

    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estás perdonado, amigo Vicente, faltaría más.
    Un abrazo grande y especial.

    ResponderEliminar
  3. Curiosamente, acabo de compartir la información en Facebook con esta referencia a una canción que también habla de "otra gente". Aquí está:

    https://youtu.be/z2nl1sZ6wK4

    ResponderEliminar