jueves, 11 de enero de 2018

Queridos hijos




Creo que os debo una explicación, aunque sea muy general, de mi actuación hasta ahora en esta vida mía, no vuestra.

Ya sé que, aunque fui un eslabón ínfimo en vuestra creación, algo de mí tenéis.

Es evidente que fue vuestra madre la que os trajo a este mundo y la que os guardó durante nueve meses, no lo dudo, ni he dudado nunca, cosa que le estoy muy agradecido.

Pero una vez dicho y escrito esto, algo tenéis que saber, además de lo evidente.

Sabed, queridos hijos, que siempre he deseado lo mejor para vuestras vidas.

Ya sé que vuestra madre siempre os protegió y os dio su amor.

Lógico, yo sé que es así pues tuvimos la dicha de engendraros.

Bien, ya sé que ahora, con los adelantos de la ciencia se pueden engendrar de diferentes formas y traer a este mundo un hijo, pero quiero deciros que cuando vuestra madre y yo decidimos crearos, os digo y sopeso que lo hicimos por amor.

Esto que estoy escribiendo es muy importante, al menos para mí.

No fuisteis creados por un momento de locura, fuisteis creados porque teníamos el convencimiento que, al querernos, os queríamos.

Lo cierto es que, aunque se dice que a los hijos se les quiere por igual, me atrevo a decir que no, no es verdad.

Os queremos a todos con la misma intensidad, pero, en mi caso, tengo diferentes intensidades en cada uno de vosotros, no puedo mentiros, me traicionaría a mí mismo.

Y seguramente os preguntaréis por qué es cierto lo que os digo, pues es sencillo, ya que cada uno de vosotros sois diferentes y esa es la grandeza de la vida, aunque al crearos fue con el mismo cariño e intensidad.

Espero y deseo que sepáis entenderme.

Pues eso, queridos hijos.

3 comentarios:

  1. Amigo Javier, es todo verdad lo que reflejas en tu escrito; nosotros los padres, les hemos dado la vida a traves del amor, les hemos dado todo el cariño del mundo, siempre procurando que no les faltase nada y estuviesen preparados para hacer frente a su futuro no muy alentador.

    Los jóvenes de hoy tienen el futuro más que incierto; a nuestros hijos les ha tocado vivir una vida que no la quiero para mí; se han perdido una serie de valores que echo de menos y lo veo muy difícil que, estas nuevas generaciones vivan felices, pero que vamos hacer, pues ir tirando, que se suele decir. Es muy cierto que se les quiere a todos con la misma intensidad, pero también es verdad, que los padres a la hora de poder ayudarles siempre nos inclinamos por el más débil, esto también es verdad, lo digo por experiencia.

    Recibe un fuerte abrazo.



    ResponderEliminar
  2. Amigo Vicente, me has entendido perfectamente.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Amigo Javier,desculpe-me pela intransigência mas pelo
    desejo de querer trocar idéias contigo e poder ouvir algumas
    suas,exponho-me em teus livres espaços por um apego a tua
    generosidade atraente,de uma forma que talvez tu não
    compreendas-me,mas pelo fato de te conservar comigo espero
    poder ter um pouco de liberdade pra expressar-me em sentido
    de comprovar que tenho orgulho em por obter comigo a tua
    lealdade captada através do teu olhar amigo.Obrigado companheiro,que eu possa sempre poder te sentir comigo!...

    ResponderEliminar