sábado, 27 de agosto de 2016

Valorar





Valorar a los políticos, es tan difícil como salir triunfante de una oposición de élite a la primera.

No lo digo por criticar a la 'casta', lo digo por la vergüenza que nos arrojan a nuestra cara.

Y lo peor de todo, es que no les duelen prendas.

No quiero hablar de política, pero es que últimamente son como esos azucarillos que te pones en el café y ves como poco a poco de disuelven en el pozo negro sin solución de hablar con ellos.

No hemos sabido asimilar lo que son las promesas políticas.

Vemos que una y otra vez sueltan de forma machacona las palabras justas para los intereses de los votantes.

Últimamente tengo charlas con gente del campo y me son muy útiles para contrastar esas ideologías que creíamos intachables y en algunos segundos me dan la solución para tachar en mi mente.

Les veo cómo trabajan duro la tierra, y digan lo que digan otras personas, son contundentes. Nos damos la mano, no como se dan la mano los políticos con otros políticos mirando a la prensa manipuladora, para luego hacer lo que les da  la gana. Me dan la mano que siento también contundente como sus pensamientos.

Me hablan de muchas cosas pero ponen un brillo especial en sus ojos cuando hablan de su tierra de su ganado de sus problemas.

Me indican entre otras cosas que lo que llamamos la clase política, es en realidad los 'conseguidores'.

Cuando les toca gobernar lo público solo se acuerdan de sus amigos.

"Oye, ahora que estás en el ayuntamiento  mira a ver si me consigues algo"

Y algunos (los amigos) consiguen algo que naturalmente no es de forma gratuita.

He pulsado más opiniones y algunos de una forma más abierta me vienen a decir lo mismo.

Concluyo con este tema, parece que todo es curestion de saber valorar.

2 comentarios:

  1. Amigo Javier, creo que lo que les pasa a la "casta", a mi modo de entender es: como aquel que llega a ocupar un cargo en una empresa, donde se requiere una formación académica con su correspondiente título universitario y, no lo tiene; vemos como en otros países no ocurren las contínuas tropelias de sus "señorías", a la mínima esos politicos con casos de corrupción, son destituidos y expulsados de la carrera politica. Creo que el kid de la cuestión es: no se puede valorar positívamente a todo aquel que no esté preparado, para ejercer la función publica con talento y sobretodo con honradez.

    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Vicente, pienso que para saber valorar, sea lo que sea debemos antes enseñar desde pequeños a los futuros habitantes de este globo terráqueo.
    Es cuestión de educación desde pequeños. Seguro que así se sabrá valorar lo que es una verdadera democracia. Pero me temo que eso ya no lo veré, si es que se produce.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar