miércoles, 31 de agosto de 2016

Impar





Impar. Cuando estás en una reunión y eres la única persona que no llevas pareja a la misma, te conviertes en un persona rara.

Pero a veces también eres imprescindible. Puedes encontrarte con que te quedes a cargo de los niños de los demás, haciendo un favor inmenso a las parejas que sí los tienen.

Así pues, ser impar es una especie rara, ya que de repente te encuentras, por ejemplo, con cuatro niños de esas parejas. Pero sigues siendo impar.

Cuando todos están juntos  las parejas y sus niños (ocho en total), pero llegas tú  y el grupo se convierte en impar.

Si se reúnen a cenar (solo los adultos), son cinco, y si la factura de la cena por ejemplo es de 272 euros, toca a cada uno 54,40 euros. Entonces casi siempre recae sobre el impar redondear la cuenta para dejar propina.

Otra 'ventaja' de ser impar es que se preocupan de buscarte pareja, entones puedes llegar a ser algún día par, y ya dejar de tener ventajas.

Pero eso ya es otro tema, has dejado de ser impar.

2 comentarios:

  1. Amigo Javier, con este galimatias que has montado, aún no me ha quedado claro quien quedaría en mejor lugar, ser par, ó ser impar. Acaso ser "par", eres de los buenos y, ser impar, eres de los malos. Si quieres aue te diga la verdad, a mí personalmente me gustan más los números pares que los impares. Los números pares son divisibles y, los impares, así como también lo son los números "primos", no son divisibles. Je je je, manías...., una manera como otra de pasar el tiempo.
    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hasta los 41 años fui impar, espero ser par bastante más tiempo de lo fui impar.

    ResponderEliminar