viernes, 11 de noviembre de 2016

Hoy


Hoy he sentido que la vida me quiere. Tengo la sensación de que merece la pena tener amigos que constatan la dicha de vivir y dejar vivir sin cortapisas.

Es más, hoy pienso que los amigos se tienen, pero también sé que se van haciendo a lo largo de nuestra existencia.

Si miramos en nuestro rededor podemos tener sorpresas. Sorpresas como la que el otro día me sucedió en una de las redes llamadas sociales.

Me encontré con una fotografía de un cuadro que yo había pintado al óleo, firmado en 1983. No me acordaba de él, pero sabía que en aquella época lo había regalado a unos amigos.

Han pasado muchos años desde entonces. Es hoy cuando me doy cuenta que merece la pena vivir.

No hace falta que te estén adulando todos los días como si fueras un objetivo a capturar.

Lo importante es que te consideren tu amigo aunque hayan pasado muchos años.

Hoy, después de 33 años me siento muy dichoso el que todavía me recuerden con cariño.

Yo también lo hago hoy.

2 comentarios:

  1. Es muy reconfortante amigo Javier, ver que al cabo de mucho tiempo te recuerden y aprecien como tú dices, cierta obra que en su dia creastes y ves como es conservada y respetada.

    Estoy de acuerdo contigo, debe de producir bastante satisfacción ver lo que otros guardan con cariño (como es tu caso), un cuadro que podriamos decir como si fuera una parte de tí.
    Javier, hoy puedes decir con total claridad que estos amigos son de verdad. Es muy bueno salirse de vez en cuando del redil (ya sabes a lo que me refiero), para saber que existe gente buena que te quiere y aprecia, y no como sucede todos los dias con nuestros gobernantes.

    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Vicente por tus palabras.
    Sé que me entiendes perfectamente.Conservo como oro en paño lo que me mandaste, ya sabes tu interpretación).
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar