miércoles, 30 de noviembre de 2016

Forma de pensar



Queremos transformar el mundo. Queremos un mundo en donde tenga cabida sin exclusiones de ningún tipo.

Haber nacido en un lugar determinado, en una familia concreta, donde los que nos rodean sean personas cariñosas y atentas que quieren nuestro bien por encima del suyo, es sin duda una suerte inmensa.

Luego están las que se empeñan en decirte que te has equivocado, que has seguido un camino incorrecto y que por ese motivo te ves en situaciones complicadas.

Para esas personas solo existe su forma de pensar. Les da igual que tú pienses diferente a ellas. No conciben que lo que ellos piensan no sea el único camino para sortear la vida.

La felicidad no es conseguir mucho dinero y acumular cosas y cosas. Una de las claves para mí es conocerse primero en profundidad y descubrir los defectos que tienes para intentar subsanarlos, para no hacer daño a los otros.

Si tienes dinero lo ideal es poder disfrutarlo  en los momentos con los otros, como si fueras tú el que lo estuvieras disfrutando. Es trasladar la posible felicidad de inmediato a los otros.

Hay que ser una persona que sepa contagiar a los demás tu felicidad. Haz felices a los demás y tú serás feliz.

Siempre es conveniente ver y sentir cómo los demás tienen su forma de pensar. 


2 comentarios:

  1. Amigo Javier, ése sería el mundo ideal tal como tú lo pintas; sería muy placentero para todas las personas de bien, el poder dar felicidad a los demás compartiendo lo que uno tiene, está claro que el que da felicidad a los demás, recibe felicidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigo Vicente, es cierto el que da felicidad recibe felicidad, ya que efectivamente al dar felicidad te estás dando a ti mismo esa felicidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar