viernes, 6 de octubre de 2017

Demasiado cómodo



Me parece demasiado cómodo decir que los que no son como nosotros no son los adecuados para llevar una casa, una tienda, un automóvil, una bicicleta, una bolsa o carro de la compra, en definitiva, una forma de relacionarnos con los demás, como si los demás fueran distintos a nosotros.

Demasiado cómodo.

Es como si entráramos en un local público en donde hay mucho ruido y nos pusiéramos a gritar para indicar que se quite el ruido estrepitoso. Sería una estupidez o algo parecido.

Si escribes y algo no gusta a determinados lectores, no quiere decir que me estén diciendo que deje de escribir, sencillamente es que no les gusta lo que expreso en mi escritura pero, no por eso, tienen que acallar a todas las personas que son escritoras.

Demasiado cómodo tachar a todos de la misma forma que tachamos cada uno de nosotros a los que no nos gustan lo que dicen y escriben y, por eso precisamente no estamos indicando que no nos gusta la humanidad, sencillamente es que determinadas personas no nos gustan.

¿Es que los 'otros' no tienen derecho a escoger a quienes prefieran?

Todos estamos en el mismo barco de la vida que como todo el mundo sabe, es llegar al final de la misma lo mejor posible. Destino, por cierto, que pocos se atreven a discutir.

Cuando estoy haciendo un dibujo, un óleo, una acuarela o simplemente estoy pensando en cómo puedo expresar mejor lo que siento, no se me ocurre hacer caso a quien me vea esbozar los primeros trazos y que me diga: eso no me gusta, no lo hagas.

Y yo me atrevo a preguntar: ¿y tú cómo lo harías?

Demasiado cómodo.

2 comentarios:

  1. Amigo Javier, la tolerancia es una virtud que mucha gente no tiene; no sé si el mensaje de hoy va dirígido a aquellos que quieren imponer sus gustos, ideas y costumbres a todo el mundo y no aceptan otra cosa.
    Por desgracia esto mismo lo estamos viendo hoy mismo con el conflicto catalán; no se puede imponer a una mitad del pueblo catalán, que se vayan de España; tampoco se puede imponer por la fuerza que la gente no pueda ejercer el derecho a expresarse.
    Todos sabemos que en esta cuestión ha habido un planteamiento erróneo desde un principio por no emplear el diálogo. El diálogo es imprescindible para solucionar este conflicto por parte de todas las fuerzas políticas. Es también necesario reformar la Constitución, porque, sin ello, sería imposible solucionar el conflicto catalán y por supuesto que, servirá para adaptar dicha reforma constitucional a todo el mapa autonómico.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Exacto, no han sabido dialogar, ese es el error desde hace ya años, cuando Mas empezó con el asunto.
    Esto ha sido y es un error fenomenal que ha hecho que poco a poco se haya instalado un odio que yo, personalmente nunca he tenido con nadie.
    ¿cómo lo solucionarán? La brecha es demasiado grande.
    Dialogar es ceder unos y otros y eso requiere ser políticos auténticos.
    Veremos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar