viernes, 3 de marzo de 2017

Pillaje

Rodrigo Rato
Pillaje viene de pillo.

No lo sé, quizá sea algo virtual que me estoy inventando según voy deslizando mi escritura.

Cuando se usa una tarjeta que se denomina black, es algo que me deja descolocado en esta nuestra vida tan rara y especial que me ha tocado vivir.

Sesenta y cinco (65) consejeros y directivos de la entidad -que todos sabemos- se apropiaron para su uso personal de la nada despreciable cantidad de doce millones de euros.

El fiscal dejó meridianamente claro que fue un pillaje y rapiña los que utilizaron esas tarjetas opacas tras cesar en los órganos de gobierno de la entidad.

Creo que el fiscal ha sido muy educado en sus apreciaciones.

Esto no es ni más ni menos que robar es, sencillamente apropiarse de unos dineros que no eran suyos, y si eran suyos no pagaron a la Hacienda Pública ni un solo euro.

Se empeñaron los usuarios en dejar claro ante el tribunal que los juzgaban que creían que esos emolumentos que gastaban con esas tarjetas eran parte de su salario.

Queda claro que si eran parte de su salario deberían haber tributado a las arcas públicas.

Lo peor de todo este penoso asunto nos lo quieran presentar dichos usuarios como algo normal. Lo que me parece que no es normal es que vayan a salir de rositas toda esta gentuza tan docta y tan lista que son catedráticos de economía, inspectores de hacienda o economistas.

En resumen sesenta y cinco (65) pillos que hicieron un continuado pillaje.

2 comentarios:

  1. Amigo Javier, lo que han hecho esta clase de gentuza, si tiene importancia; han robado lo que han querido y encima se van a ir a su casa, como si no hubiese pasado nada, ¡¡sinvergüenzas!! ¡¡ladrones!!, ¿qué están haciendo las autoridades judiciales?, Creo que nada, de momento, hasta que la causa no pase al Tribunal Supremo, esta gente queda libre y sin fianza alguna. Mejor dicho: ahora con con toda la tranquilidad del mundo pueden destruir u ocultar pruebas, o irse a la Patagonia.

    ¡¡Qué país!! Pregunto: entre los paises avanzados y desarrollados, como España, ¿ en cuantos países habrá tantos chorizos, tantos sinvergüenzas, tantos ladrones de cuello blanco como en España? Sí, me gustaría saberlo.
    Dicen que, en todos los sitios cuecen habas, pero unos más dignos que otros.

    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Vicente, a todo lo que dices te contesto con una sola palabra:PESTICIA

    ResponderEliminar