domingo, 23 de septiembre de 2012

Escrito el 13 de agosto de 2012

En esta magnífica mañana de la que estoy disfrutando con olor a monte con el rocío a mis pies que parece que estoy contemplando infinitas estrellas, veo caminar a un lugareño que me saluda con la mano y le respondo con "bos dias" en mi extranjerizado gallego. Atisbo entre sus arrugas como surcos del campo en su cara una ironía cariñosa, como diciendo, este quiere entendernos.
Yo sé que no es fácil en el entresijo de actitudes que deparamos los humanos, pero estoy convencido que al menos una parte de esta humanidad, hacemos un esfuerzo para entendernos.
Otra cosa es esta clase política que padecemos.
Es como si no existiéramos los administrados por estos políticos que se empecinan en seguir los dictados de otros sin haber comprendido -como el lugareño- que no es fácil entender a los ciudadanos de las razones por las cuales existimos.
Tienen que preguntar, sin tapujos qué queremos.
Existe una fórmula en democracia, que se llama referéndum.
Precisamente para estar con los ciudadanos y no con las élites de los partidos.
Servir a la comunidad  no solamente a unos pocos elegidos por ellos mismos. Es el gran error que tienen en general los políticos.
Somos muchos y ellos muy pocos.
Hagámonos oír, que sepan lo que tienen que hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario