lunes, 24 de septiembre de 2012

Escrito el 17 de agosto de 2012

Tengo la sensación -cada vez más acusada- que Europa, hoy en día está acabada.
Para que Europa funcione, tiene que organizarse para hacer saber al resto del mundo, que aun siendo un crisol de distintas culturas, razas e idiomas, la esencia de una Europa Unida puede existir.
Pero los ciudadanos en general no queremos perder el poder que cada uno creemos tener sobre el "otro".
Y es en este punto donde la soberbia y la estupidez humana tienen sus más altos rasgos dictatoriales y absurdos.
La estupidez que los seres hemos siempre hecho gala, está enraizada en nuestros genes. Se enrocan en el individuo y lo hacen más absurdo y estúpido al mismo tiempo.
Cuando Europa empezó a tomar conciencia de tener poder en el mundo, los grandes países que lo formaban empezaron a poner sus condiciones y sobre todo un país que más sufrió en la segunda guerra mundial Alemania.
Alemania se "olvida" -por mucho que nos martilleen en nuestras cabezas que son un pueblo austero y trabajador-, les habrá que recordar que lo primero que hicieron los "vencedores" fue anular totalmente la deuda que tenían.
Pues bien ahora son los que imponen las reglas del juego financiero-esclavizador  del capital.
¿No es un poco sospechoso?.
Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia estamos a sus órdenes, dictándonos lo que tenemos que hacer con nuestra deuda, tienen un fabuloso un negocio con la sangría de los intereses que tenemos que pagar y con  las condiciones de vergüenza que tenemos que soportar.
¿No es esto una venganza de un "vencido"?

No hay comentarios:

Publicar un comentario