domingo, 27 de enero de 2013

Interés general



Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo falla que el campo de golf de Chamberí (Madrid), no es legal.

La noticia así en su titular no tiene apenas importancia, pasa desapercibida, es otra más.

Esperanza Aguirre estrenó hace cinco años (en el Tercer Depósito del Canal de Isabel II en pleno corazón del barrio madrileño de Chamberí) un campo de golf ilegal.

Cuando Alberto Ruiz-Gallardón era alcalde de Madrid, decretó irregulares las plataformas y las redes de 30 metros y por ese motivo denegó la licencia.

Pero Esperanza Aguirre lo construyó argumentando que era de 'interés general'.

La fórmula de la Comunidad de Madrid (entonces presidida por ella) ideó como algo infalible el interés general y así superar el filtro de dicha licencia.

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación que Esperanza Aguirre puso en nombre de la Comunidad de Madrid en enero de 2010 a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que por cierto falló en los mismo términos que ahora lo ha hecho el Tribunal Supremo.

Viene todo esto a colación sencillamente porque ya está bien de las luchas de los dirigentes del mismo partido el Partido Popular.

Fue la Asociación de Vecinos El Organillo de Chamberí la primera en cuestionar que el campo de golf fuera de 'interés general'.
Una vez más la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid no hizo caso a la ciudadanía a la que servía.

Pero la soberbia impera en este Partido Popular que por lo que se ve de democrático y popular nada de nada.

Cinco meses antes de la inauguración, el 16 de octubre de 2006, la Dirección General de Gestión Urbanística ordenó la 'suspensión inmediata' de las obras.
Pero que si quieres arroz Catalina. Ahora desde la Comunidad de Madrid, presidida por Ignacio González dicen lo siguiente: "Lo que está claro es que no se puede tirar, la sentencia sólo afecta a unas partes muy concretas. Hacerlo sería una locura".

Lo que es una locura son las soberbias de unos dirigentes utilizando nuestros dineros impunemente.

Otra indecencia más, y van...

4 comentarios:

  1. Esta mujer es una sinvergüenza, debería estar escondida, metida en un rincón, por todo el dinero de los madrileños que se ha dedicado a tirar a la basura. Este es sólo un pequeño ejemplo. Y ahora qué? Los jueces deberían pringarse y decir que fuera ella la que pagara el arreglo pero ellos no se mojan ni de coña.

    ResponderEliminar
  2. Como bien dice ni de coña. Sinvergüenzas. Estamos rodeados de una neomierda que nos va a costar un riñon quitar de nuestras vidas...

    ResponderEliminar
  3. No mintió... era de interés general de sus amigos. Una vez mas se pone de manifiesto la ineficacia de nuestra "injusticia". Siete años han tardado en fallar... En cuanto a la soberbia, está en el ADN de la derecha.

    ResponderEliminar
  4. Son simplemente unos sinvergüenzas.Gracias por tu comentario Cata. Un abrazo.

    ResponderEliminar