viernes, 16 de agosto de 2013

¿Sólo la culpa es del maquinista?

Casi siempre tendemos a echar la culpa de cualquier catástrofe a la única persona que nos señalan, normalmente desde los medios de comunicación. Suele pasar en casi todo en la vida. Nos es mucho más fácil cargar la culpa al que en este caso pilotaba la máquina que por desgracia nos ha deparado 79 fallecidos y muchos heridos.

Pero tenemos que hacer por ver todas las circunstancias que en un accidente de estas características forman parte integrante del mismo. Empecemos por la línea de alta velocidad. El tren Alvia hace el trayecto de alta velocidad , mejor dicho como sí fuera de alta velocidad , pues existen trayectos que no lo son y funcionan con otro sistema de seguridad, no con el que debiera de circular que es con el ERTMS y por tanto tendremos que concluir que para que tenga ese rango de alta velocidad, forzosamente todo el recorrido tiene que tener el sistema de seguridad antes dicho.

No debemos, de ninguna manera estar hablando de una sola culpabilidad, cuando debemos tener en cuanta todas las circunstancias que se dan en un tren de alta velocidad, que son los que están protegidos por los sistemas adecuados para que puedan circular con la máxima seguridad.

Empiezo a intuir que que no sólo el maquinista tiene una única culpa. Parece ser según otras informaciones aparecidas en los medios de comunicación que en la inauguración ya notaron que esa curva era peligrosa y por consiguiente también alguien debe de tener su culpa en lo sucedido, ya que nunca se debería haber inaugurado esta línea como de alta velocidad.

Todas las comisiones de investigación que se han nombrado para esclarecer las causas del accidente, me temo que serán 'olvidadas' y todas intentarán culpase  unos a otros; visto así, de momento, no habría que culpar sólo al maquinista  de lo sucedido. La tecnología puesta al servicio de los ciudadanos, no tiene que tener ningún atisbo de engaño al ciudadano, que al final es usuario de estos trenes te habrá que decir quienes en el proceso de la construcción de máquinas y líneas ferroviarias, habrán tenido que concurrir muchas firmas ( o algunas),  dando  el visto bueno correspondiente, y por supuesto esas firmas tienen nombre y apellidos como el de momento el supuesto nombre y apellidos del maquinista, según dicen único responsable de lo sucedido.

No juzguemos antes de ver y constatar todos los pormenores de este luctuoso accidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario