lunes, 4 de julio de 2016

Decencia



Me viene a la memoria aquella frase que Pedro Sánchez le espetó a bocajarro aquel día: "Sr. Rajoy, usted no es un político decente" que sonó fuerte, que no se le había dicho -que yo recuerde- en un cara a cara en un debate político en televisión.

Políticos decentes, lo que se dice decentes hay muchos o pocos, depende del cristal del color con que se mire. 

Pero se mire por donde se mire, con la honestidad nos encontramos en una especie de bucle, puesto que, para ser honrado en política, hay que estar hecho de una pasta muy especial. 

Precisamente se trata de otra pasta, -dinero público-, que no sea sustraída al pueblo, que por cierto resulta ser el que sustenta lo público.

Y volvemos a tener y sopesar los mismos mimbres para desembocar en la decencia que hay que tener para administrar los dineros que son de todos.

Por tanto, debemos ser los ciudadanos los que con nuestra actitud clara y sin 'bucles' de ningún tipo exijamos sin paliativos a los que nos administran, que imperen siempre en sus actuaciones la decencia.

2 comentarios:

  1. Amigo Javier, Pedro Sánchez se pasó un poco en La "forma", pero, todos sabemos que en el "fondo", le dijo la verdad, lo que se merecía. Espero que algún día se sepa la verdad de lo que ha sido y aún siguen siéndolo; me refiero a la podredumbre que hay en el PPopular de Aznar y Rajoy. Tenemos la muestra bien viva que encarnan dos pesos pesados como lo son: "Blesa" y Rato. Estoy seguro que más de uno que pueda leer mi comentario, diga y con toda la razón: ¿Que hacemos con Cbaves y Griñan? Pues yo digo: que se aplique la ley y si son corruptos, que vayan a la carcel.

    Los políticos deben de estar obligados a practicar la decencia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Fundamental amigo Vicente, la decencia tiene que imperar en todas las actuaciones de la vida y si además la decencia es política, más aún.
    Un abrazo

    ResponderEliminar