jueves, 14 de julio de 2016

Gobierno de Salvación


El presidente en funciones M. Rajoy
Sorprendido no, lo otro, cuando vi que el presidente en funciones Mariano Rajoy dejó 'caer' en algún sitio que al secretario general del PSOE le lanza la idea de formar un Gobierno de Salvación.

Salvar a un ahogado, es una acción que dice mucho de la persona que lo realiza, sin duda alguna, me merece todos los respetos y admiración.

Pero vayamos por partes, que se me amontonan las neuronas y se tropiezan entre ellas y luego se reflejan en negro sobre blanco, lo que se escribe.

La salvación para mí en política es otra cosa muy diferente a la que ha indicado M. Rajoy a P. Sánchez.

¿De qué salvación habla el presidente del Partido Popular? Debe ser que al obtener los escaños conseguidos (137) en las elecciones del 26-J, se ve forzado a liderar presumiblemente un gobierno y eso supone que tiene que currárselo. Y eso ya es harina de otro costal.

La formación que más escaños ha obtenido después del PP ha sido el PSOE con 85. Sumando los escaños del PP y los del PSOE arrojan  222. Parece que Rajoy necesita los escaños del PSOE, para poder afrontar los recortes que le marca Merkel.

¿Qué Gobierno de Salvación, le pone el cascabel al gato de Bruselas? ¿Por qué no se lo propone al partido de Albert Rivera? 

Los escaños de  PP (137) y C's (35) suman 169. En la política, a veces la aritmética no da suficiente.

Tendrán que hacer filigranas  teniendo en cuenta que han votado la nada despreciable cifra de 23.756.674 personas. 

Las personas que han votado a formaciones diversas que no han obtenido escaño, personas que han ejercido el voto nulo y las que han votado en blanco (estos tres grupos) suman también, la nada despreciable cifra de 997.166 Con esta nefasta Ley Electoral, si se celebraran terceras elecciones, es muy probable que tendrían que ponerse las pilas estos políticos y aclararse de una vez por todas lo que los electores les hemos indicado.

¡Venga, que nos salven a los ciudadanos con un Gobierno de Salvación!

6 comentarios:

  1. Amigo Javier. Me parece que no hemos entendido a Mariano. Puede que en su afán por cambiar el nombre a las cosas esta vez haya acertado en una definición simple que como nos descuadra viniendo de una mente abyecta y enrevesada como la suya no contemplamos. Mariano se refiere a un gobierno de salvación pero no del país frente a una catástrofe (la catástrofe es él mismo) sino del status quo, de lo que conocemos frente a algo nuevo. Mejor dicho, es un intento de salvación de la cleptocracia establecida, una salvación de lo que está establecido. Es por eso por lo que no puede consentir siquiera la entrada del monosabio Rivera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Salva, has entendido perfectamente mi escrito.
      Lo que quiere es salvarse él mismo.
      Ya he dicho en alguna red, que Mariano Rajoy pasará a la historia como El Indolente.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Amigo Javier, a Mariano Rajoy parece que todo le sale bien; lo de crear un gobierno de salvación, no es nuevo, desde el 20D que lo va barruntando y prueba, a ver si el PSOE con un alarde de patriotismo se suma a esa macabra maniobra.

    Creo que al final, tal como está el patio politico, a Mariano Rajoy le van a poner huevos hasta los "pollos"; con el fin de evitar unas terceras elecciones al PSOE le corresponderá hacer un acto de patriotismo, colaborando positivamente a la formación del gobierno de Rajoy, cosa que dudo que Rajoy lo hiciese en caso contrario.

    Recibe un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Vicente, parece que le va saliendo bien las jugadas como registrador que es, pero ya se le acaba el juego de la mentira y el dontancredismo del que hace gala, acabará con el. Creo que fue ayer cuando le oí balbucear que si no consigue lo que quiere, habrá de reflexionar de nuevo. Es verdaderamente increíble este presidente de momento en funciones.
    O se une la izquierda o tendremos terceras elecciones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Mariano quiere un gobierno que le salve. Por eso dice de salvación. Pero hago mía la última frase de tu escrito: ¿quien nos salva a nosotros de semejante enjendro?

    ResponderEliminar
  5. Cata, es que este engendro es, lo que yo ya le he bautizado como Mariano Rajoy El Indolente
    Un abrazo

    ResponderEliminar