lunes, 29 de septiembre de 2014

Al otro lado

Se empeñan en presentarnos sólo un lado de nuestra historia diaria; por supuesto es el lado que les interesa para llegar a sus objetivos.

  • Nos estamos recuperando.
  • Brotes verdes vigorosos están apareciendo.
  • Somos la envidia de la recuperación y salida de la crisis.
  • Nos dicen que no es conveniente que la gente decida en su vida, que ya ellos pones las fórmulas mágicas para decidir.
  • Que añadiendo las actividades ilegales en el medidor de nuestra riqueza (PIB), nos ponemos a toda velocidad en la buena senda, y Montoro va a poder cuadrar las cuentas de los presupuestos, pues el déficit disminuirá sustancialmente.
  • Que no nos preocupemos por lo de la ley del aborto, ya que tenemos unas instituciones que velan por la verdad y seguridad de cada mujer; ellas no tienen que decidir nada.
  • Que nuestras hipotecas y todas esas zarandajas ya están solucionadas, aunque sigamos rescatando a los bancos con nuestros dineros.
  • Que todo está controlado por la Troika, que ellos sí que saben lo que nos conviene.
Pero, -para no cansaros con estas cosas- me paso al otro lado, ese lado que se empeñan en decirnos que somos los que estamos equivocados, que ellos no ven que la gente, y mucha, no puede pagar las hipotecas que esos bancos dieron con alegría, y van y se acaban suicidando por un simple desahucio.

En este lado, se empeñan en ignorar, a la mayoría de la gente que no puede subsistir con una mierda de 'sueldo' agónico, que nunca llega a final de mes.

En este lado, los vigorosos brotes verdes, no existen, no hay ni brotes, ni bicho que lo fundó. Eso sí, los brotes siguen muy vigorosos para seguir cargando a los mismos la 'recuperación'. Debe ser la recuperación de ellos (que por cierto no la necesitan), sólo tienen que dar al botón de las puertas giratorias y listo.

A este lado -contrario al de ellos-, nunca ven que la vida está hecha de hechos políticos, mejor dicho de políticas para lo que fueron elegidos, para precisamente para que los de este lado, puedan al fin respirar y mejorar sus vidas.

Debe ser que ellos siguen empañándose en aplicar lo de "o sigues las pautas que te imponemos o cometerás un pecado enorme e irás al infierno".

Vale, habrá que decirles que en el infierno a este lado (el contrario del suyo), es un infierno.

Habrá que hacer un esfuerzo e ir al otro lado.

8 comentarios:

  1. No hay peor ciego que quien no quiere ver. Muy bueno, como siempre

    ResponderEliminar
  2. Ellos, los que nos desgobiernan, no es que no nos vean, es que no nos quieren ver en el fango que nos han metido, amigo Javier; no les interesa ver ni estar en esta parte, para eso ya estamos nosotros; ellos son de otra "estirpe"; se mueven de maravilla en su mundo, mundo corrupto, pero, a ellos les va fenomenal; por eso en el sistema que ellos han montado, reina la impunidad absoluta. ¡¡ Esto es lo más indignante que pueda pasar, en una sociedad donde te sientes desamparado y al mismo tiempo apaleado por los de siempre, los sinvergüenzas!!. ¡¡¡Tenemos que echarlos!!!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, amigo Vicente. Sinvergüenzas es lo que son. Es deber del pueblo echarlos.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Magnífico post, Javier, como siempre, pones las cosas en su sitio, con ecuanimidad pero con contundencia. Y como siempre, tienes muchísima razón. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar