jueves, 25 de septiembre de 2014

La dimisión

Gallardón anunciando su dimisión
Si fuéramos un país con tradición democrática, seguramente estaríamos acostumbrados a que los políticos dimitieran. pero es que a lo que más nos han acostumbrado los regidores de nuestros destinos, que de vez en cuando, por diversos motivos, 'remodelaran' el gobierno de turno.

Desde que está el presidente del Gobierno de España Mariano Rajoy Brey, por activa y por pasiva, siempre ha dicho que su gobierno era el mejor posible y que todos sus componentes lo estaban haciendo muy bien y que por ese motivo no hacía ninguna sustitución del mismo.

Es de todos sabido que muchos departamentos ministeriales han tenido respuestas en la calle, como Sanidad y Educación, por ejemplo. Sólo se ha visto obligado a cambiar a Cañete, por mor de las elecciones europeas pasadas.

La dimisión de Alberto Ruiz-Gallardón, en realidad ha sido una estrategia, que mucho tiene que ver con las muestras que ha dado el ahora exministro de su empecinamiento que cortó de raíz su anterior forma de 'progresista' que le acarreó fuertes e intensas críticas de los estamentos del Partido Popular y que le granjeó no pocos enemigos en todos los estamentos políticos y sociales.

El logro de aprobar la Ley de Tasas judiciales, fue rechazado por ciudadanos, abogados y jueces y le puso en el disparadero, y ha sido la Ley del Aborto el colofón de un desencuentro total con los ciudadanos en general y las mujeres en particular.

Rajoy, evidentemente, no contaba con la reacción de 'centro' que vota según vayan los 'vientos' y es por ese motivo que ha decidido retirar el Anteproyecto de la Ley del Aborto, que por supuesto aprobó en Consejo de Ministros. Está claro que Rajoy intentar atraer (dentro de 8 meses) los votos de ese 'centro' sustancioso. Pero para nada piensa que está gobernando para todos los ciudadanos. Gallardón lo dijo hace unos días, que si no sacaba adelante la Ley del Aborto se marchaba.

La razón del presidente del Gobierno de España es que "no podía aprobar una ley que cuando llegue otro gobierno la cambie". Claramente está indicando que ya no se ve en un gobierno que pueda surgir en las próximas elecciones generales y que por tanto pescará votos por donde pueda.
Además el Partido Popular tiene una espada de Damocles hace mucho tiempo, como son los casos 'Gürtel' y 'Bárcenas' con muchos imputados.

También es cierto que el propio Gallardón tenía grandes proyectos pendientes como la reforma del Código Penal, en donde quería incorporar la cadena perpetua revisable. Es cierto que la dimisión de Ruiz-Gallardón ha llegado en un momento delicado para Rajoy, pues tiene entre otros asuntos políticos el posible referéndum de Catalunya.

Y para rematar la guinda de la dimisión,  Rajoy nombra como sustituto del exministro a Rafael Catalá Polo, antigüo Secretario de Estado de Justicia en la época de Aznar y que actualmente era el segundo de abordo de la ministra  de Fomento, de Ana Pastor.

En resumen tenemos una desautorización de Rajoy a Gallardón forzando la dimisión.


6 comentarios:

  1. Rajoy lo puso para servirse en sus intereses políticos poco nobles y poco democráticos, amigo Javier. Gallardón siempre tuvo aspiraciones a ser un gran político, como presidente o ministro. Gallardón creo que ha hecho un papel en su política de contención en lo judicial por los muchos casos de corrupción que, podían afectar o enturbiar sobretodo, a la cúpula del PP; ha sido un freno en toda rregla a la justicia y al avance social en todo lo que ha emprendido, sobretodo, la Ley del Aborto, la Ley de Tasas Judiciales (consiguió poner de acuerdo a toda la magistratura en su contra).
    Pasará a la historia como el ministro más ambicioso en su carrera política, el más "camaleonico" ( por descubrirse esa faceta de "ultra", que muchos desconocíamos) y también el más efímero de todos. Pregunto: ¿Servirá para algo bueno, el paso por el Ministerio de Justicia de Alberto Ruiz Gallardón?.
    Un saludo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Vicente, lo que se es que este Rajoy a nombrado a un tal Rafael Catalá, que en época de Aznar, llego a ser secretario de estado de Justicia.
    Es decir más de lo mismo.
    O en las próxima elecciones les barremos o tendremos mierdas para rato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. A mi me da toda la impresión de que a Gallardón le han hecho la cama porque pretendía substituir a Raxoi, menuda ambición tiene el caballero. Magnífico análisis el tuyo amigo. Y ojalá no te equivoques en eso de que Raxoi da por perdidas las elecciones. Si no fuese atea estaría todo el día poniéndole velas a cualesquiera santos de palo de esos que tanto les gustan a los beatos peperos. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Luisa, ya quiso en su momento sustituir a Rajoy, pero los enemigos del partido le hicieron estrellarse. Yo creo que como muchos de ellos son unos falsos, cínicos y otras cosas más que me callo, pero que todos sabemos.
    ¿Para cuando los echaremos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te acuerdas de aquella publición humorística de la transición, Hermano Lobo?
      Pues como aquello de ¿para cuándo la democracia? y el lobo respondía AUUU...aunque siendo optimistas, también podemos optar por la otra respuesta: 'el año que viene si dios quiere'...

      Eliminar
  5. Me acuerdo perfectamente; la verdad quisiera ser un poco optimista, pero creo que lo tenemos complicado si no cambiamos el sistema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar