sábado, 20 de septiembre de 2014

Lanzadas

Veo a la gente, en general muy lanzada, pero que muy lanzada. Ya queda menos para las elecciones Mayo'15, por lo que todo el mundo de la política y afines a ella se ponen (como dice una amiga mía 'a bailar').

Bailan todo tipo de danzas, algunas sorprenden por lo insólitas, otras tienen un trasfondo, digamos que un poco extraño por las 'parejas' que lo componen y algunas son uniones algo 'escurridizas'.

Se vislumbra un otoño 'caliente', aunque, por cierto no entiendo muy bien por qué se emplea esta expresión cuando el otoño en realidad es la antesala del invierno.

Seguramente lo que más me asombra de todo este 'baile' no es que dichas personas estén lanzadas, que también, es que hacen un alanceado como acabamos de presenciar en el brutal (si, brutal) torneo (¿por qué dicen torneo?) del Toro de la Vega, que cada año se celebra en Tordesillas.

El verbo alancear es  (según  DRAE) dar lanzadas, pero lanzadas de las que se emplean en los que participan en esa barbaridad (sí, barbaridad) de costumbre (¿costumbre?) acabando con un hermoso toro a base de lanzas enormes que acosándole sin ningún motivo, le hacen doblegar hasta que su existencia se apaga en una agonía incomprensible.

Pues bien los políticos, en general, se preparan para pegar 'lanzadas' a sus 'enemigos' zahiriendo sin compasión a sus contrarios en lid.

Es cuestión de emprender la contienda (por costumbre) a base de  lanzadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario