martes, 10 de febrero de 2015

La humanidad del juez

No quiero generalizar, no es mi estilo, salvo raras excepciones. Voy a intentar no herir susceptibilidades a nadie, faltaría más.

Como reza el título de esta reflexión, voy a tratar de escribir sobre este tema dentro del llamado 'poder' judicial, que a mi, personalmente, no me gusta denominar así.

Últimamente, los que tienen la paciencia de seguir leyéndome, saben que suelo denominar a la Justicia, alguna vez que otra, con la palabra Pesticia, que de momento no la encontraréis en el DRAE, pero encontraréis Mesticia, que significa,  aflicción, pena, tristeza.

Es una verdadera tristeza tener una Justicia, como la que soportamos. No quiero generalizar, ya lo he indicado más arriba, pero a veces, solo a veces, no me gusta que se archiven causas, que claramente pudieran ser enjuiciables, por eso digo que en vez de Justicia, tenemos Pesticia.

Vaya por delante que algunos jueces (si somos sinceros, se pueden contar con los dedos de una mano) insisten en ejercer su profesión con decoro, con mucho sentido común y sobre todo dentro de la ley.

Pero existen otros (quizá demasiados para mi), que ejercen al dictado de las presiones del poder Ejecutivo, que no se andan con zarandajas y consiguen, como digo, archivar causas que no les interesa que se enjuicien.

Creo, sinceramente que no se puede estar a las órdenes del Gobierno de turno, para en definitiva diluir a una Justicia que debería ser independiente, para acabar siendo una Pesticia.

Los ciudadanos debemos procurar que nuestras voces se oigan en el Parlamento, para conseguir lo que en  la Carta Magna dice. Tener una Justicia independiente, por el bien de una democracia saneada y limpia.

Personalmente, apelo sencillamente al bien hacer, para que destaque la humanidad del juez. 

4 comentarios:

  1. Hay algunos jueces honrados, aunque cada vez quedan menos, porque a los que lo son los echan para estar solos los servidores del poder, como los que echaron a Blesa o a Garzón. Y no es solo porque el PP los nombre, sino porque en la carrera judicial, muy endogámica, prima el facherío, creo.

    Enorme abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Luisa. Tienes razón también la carrera judicial está todavía incrustada en el antiguo régimen, pero también es cierto que el sistema de nombramientos es un juego descarado para beneficio del gobierno de turno, en fin ya lo he repetido tantas veces que ya no hace efecto.Esto es una Pesticia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Amigo Javier, estoy contigo en que la justicia debería de ser totalmente independiente, y ¿por qué no lo es?. Creo que hay un gran déficit democrático en nuestro país. Hay mucho amiguismo en nuestro sistema político y por desgracia vivimos en una sociedad donde lo prioritario no es tener la gente una mínima formación política, lo prioritario es pasarse las horas delante de la caja tonta viendo el "Salvame" Y otros programas similares "del corazón", no aportando nada instructivo.

    Me atrevería a decir que lo que pasa en la justicia, es un reflejo real de lo que somos, al igual con lo que sucede con la corrupción tan generalizada en toda la geografía.

    Sólo tenemos que darnos cuenta viendo a nuestros países vecinos.

    En mi modesta opinión el bienestar de un pueblo es directamente proporcional al saber, al alto grado cultural y democrático.

    Un abrazo.


    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo, amigo Vicente.
    Como muy bien sabemos la educación es la mejor arma del pueblo, por eso estos chorizos y sinvergüenzas que tenemos desde hace mucho tiempo ,no quieren que su pueblo sea culto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar