lunes, 3 de junio de 2013

Mi mundo real

Se empeñan en incrustarme en la vida del  Real Decreto Ley y yo por mucho que me empeño no lo consigo. Sigo sin tener tres o cuatro sueldos, sigo sin tener dietas porque hay que vivir fuera de mi comunidad autónoma, sigo sin dieta para poder comer fuera de mi trabajo, etc.

Es que yo lo intento pero de verdad no lo consigo. Sigo sin poder cobrar digamos (es un ejemplo) como senador, no puedo cobrar por hacer labores (qué bien suena esa palabra) para 'mi' partido, en fin cosas de poca monta.

Oye, que nada que no lo consigo. De verdad que yo me empeño incluso hago piruetas en el cable de mi vida y zas! me doy de bruces en el duro suelo de mi mundo real. Quisiera  que al final  de mes tuviera unas retribuciones acordes con la situación de mi país, es decir como por ejemplo, una cantidad tan apetitosa y redonda como 295.000 euros del ala (¡hala!), brutos, eso sí, que luego me regaña Montoro y me monta (nunca mejor dicho) una reparadora amnistía fiscal para pagar mis desvaríos con los dineros y todo solucionado.

Pero es que mi 'mundo real' (por supuesto no el de la Casa Real) es, por mucho empeño que yo le ponga, muy distinto al de los Reales Decretos Leyes.

Veo que mucha gente que conozco, también le ocurre lo mismo, y nada, que tampoco lo consiguen. Les he dicho que podemos organizar una asociación de afectados (afectadísimos) por los Reales Decretos Leyes y todos se quieren apuntar. Pero les he tenido que quitar todo el entusiasmo que me demostraron, cuando les he tenido que decir que no nos lo van a aceptar las 'altas instancias' que todo lo prevén; es curioso ¿no?

Así es que de momento nos reuniremos a tomar unos vinos o cañas que están incluidas en nuestro mundo real y luego nos vamos a casa tan contentos y naturalmente con menos dinero disponible en nuestros Reales Decretos Leyes. Es lo que tiene 'mi mundo real'.

4 comentarios:

  1. Gracias Angélica, es un placer y un lujo, tomar contigo una cañas...

    ResponderEliminar
  2. Javier, quieres vivir en mundo que no nos pertenece, ese mundo es de los sinvergüenzas tu para qué quieres cobrar 295.000 € yo no sería felíz. Dónde lo ibas a poner,tendrías que hablar con Montoro y así por lo memos vivirias un poco felíz.
    Nosotros somos como tu bien dices de tomarnos unas cañas.
    Un saludo tu amigo Vicente.

    ResponderEliminar