domingo, 16 de junio de 2013

No estamos indignados

No estamos indignados, no, ni mucho menos; estamos muy cabreados, por decirlo suavemente. Cosas de este desgobierno que nos aparca, como si fuéramos apestosos que no servimos para nada. Ley de Dependencia, prácticamente ya no existe y por ello dejarán de existir 200.000 personas, pues al parecer ya no sirven para nada.

Mire usted que cosas tiene la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, un ministerio 'tres en uno'; ella ni se inmuta, nos mira (es posible) sin entender nada realmente para qué está en ese ministerio. No se entera de que además de sanidad es ministra de Servicios Sociales e Igualdad. Debe ser que de los servicios sociales ni le suena, no sabe para qué existe, para que sirven las políticas sociales. La Dependencia es algo tan esencial en un Estado democrático, que se ha debido de olvidar; será que tiene que asistir a muchas fiestas y se hace la tonta y no sabe que esos dineros  no llegan a los afectados.

Báñez con su uniforme de ujier poderoso nos enseña las conclusiones de los 12 apóstoles que predican  fórmulas muy técnicas en las que nuestras pensiones se van al carajo, es decir todo lo que hemos cotizado se esfuma, no sirve para nada por que aplican el FRA (que no es una factura que debemos) sino una cosa que automáticamente aplicada nos dice que si tenemos 100, tendremos cero patatero, eso que tanto les gusta  a algunos políticos.

Ahora, visto el éxito de los 12 apóstoles en la Reforma de las Pensiones, el mago Montoro dice que también quiere otros 12 apóstoles para la Reforma Tributaria que ya le ha dictado Merkel. Otro escudo protector para seguir haciendo lo que les da la gana a este desgobierno que no tiene vergüenza y no explica todo lo que debería explicar, sobre todo a sus casi 11 millones de votantes que les dio la mayoría absoluta.

Mire usted,  Mariano Rajoy no es que estemos indignados, es que estamos muy cabreados, pero mucho.

Tome nota: que a las mayorías absolutas también se les acaba la razón de existir. Mire usted, no estamos indignados.

6 comentarios:

  1. Yo también estoy cabreado. Con tantas mentiras y tanta corruptela que no avanza la justicia.
    Rajoy creo que no vas a engañar al pueblo!!
    Un abrazo de tu amigo Vicente.

    ResponderEliminar
  2. Vicente, engañar al pueblo, no se pero mentirle si, y eso es lo que ha hecho, día tras día desde que empezó a gobernar y eso a un político no se le perdona.

    ResponderEliminar
  3. Indignado, cabreado, enfurecido... reaccionar. Vamos quemando etapas, espero que la última llegue pronto, si no, esto se convertirá en un genocidio consentido y eso, sí que NO. Antes morir de pie, que vivir arrodillado. Un abrazo d. Javier y buen domingo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tu comentario. Presiento que llegará pronto el estallido, esto no puede seguir así.Un abrazo de domingo.

    ResponderEliminar
  5. Querido amigo Javier:
    Nunca en la historia esta gentuza nos ha regalado nada. Siempre lo hemos tenido que conquistar.
    ¡¡¡Si es necesario un estallido social para que las cosas tengan que funcionar, pues yo también lo prefiero. Nunca nos han querido ni respetado como seres humanos. Necesitan una gran lección del pueblo que sufre.La justicia (no la "pesticia") tiene que funcionar para el bién de todos!!!.
    Un abrazo de Vicente

    ResponderEliminar
  6. Dices que no sabe que es Ministra de Igualdad y Servicios Sociales, y que parece no saber que son esos servicios...
    Es que no lo sabe... es su mundo no son necesarios, en ese mundo de Jaguars invisibles y confetti de oropel no los necesitan y en sus particulares mundos de Yupi los que si los necesitan no importan, no existen...
    La otra, la Ministra de Trabajo que no sabe qué es trabajar, necesita expertos que le hagan precisamente eso, el trabajo. Pero el trabajo sucio...
    Y de Montoro que decir? Sinceramente nada...
    ¿En serio crees que el estallido está próximo? yo no lo creo... nos están machacando de tal modo que estoy cada vez mas convencida que como en el holocausto nazi iremos todos a la cámara de gas sin revelarnos... a pesar que ellos aunque llevan las armas son un puñado y nosotros millones, nos están quitando al autoestima de tal manera que nos mean y no dicen que llueve, y les creemos...

    ResponderEliminar