domingo, 5 de octubre de 2014

Cambio de sistema

Lo voy a llamar cambio de sistema, aunque mejor debería decir, debemos cambiar el sistema actual por otro acorde con las nuevas tecnologías, que por cierto nos han ido imponiendo desde el actual sistema.

Cuando digo sistema, no es otro que el que nos rige desde hace mucho tiempo, casi desde que alguien se le ocurrió 'inventar' un medio que luego hemos denominado dinero.

El problema surgió cuando (como casi siempre) algún espabilado pensó que era mejor dejar de hacer trueques de bienes y 'crear unos papeles' que dijeran: esto que te entrego es para que no me des dos cerdos a cambio de grano de trigo para hacer pan, pues los cerdos hay que trasladarlos y eso es un engorro.

Cuando otro espabilado dijo que el 'papel' representaba un 'certificado' que 'avalaba' una cantidad en oro depositado en un 'cambista', entonces se creó lo que se llamó dinero según el 'patrón' oro.

Pero alguien más espabilado (que es lo que suele ocurrir), se planteó por qué no tener un banco para hacer prestamos con una módica cantidad de interés, hasta la devolución del mismo.

Se crearon los bancos centrales  de cada país, para que todo quedara en casa y no aparecieran los especuladores de turno que enfangan la corriente monetaria.

Pero naturalmente los 'cambistas' se transformaron en bancos privados con el permiso de los bancos centrales. Estos bancos centrales pusieron las reglas o normas a los bancos privados para que en base a una proporción determinada pudieran prestar dinero a sus depositantes.

Es aquí donde se empezó a 'crear dinero', ya que las arcas de los bancos privados de por ejemplo 100 unidades depositadas, podían prestar 10 unidades, es decir se creó lo que se llama el encaje bancario, es decir automáticamente la unidad monetaria se aumentaba ficticiamente, ya que dicho encaje permitía entregar más dinero, que a su vez creaba más dinero y así ocurrió lo que todos sabemos, muchas entidades privadas quebraron por conceder más de lo que los deudores podían devolver llegado el plazo; y aquí estamos con un sistema, que como siempre, es el pueblo soberano el que paga.

El orden monetario actual está tan podrido que tenemos que hacer otro muy distinto. Como siempre las grandes tareas tienen que hacerlas un conjunto de personas al mismo tiempo, pero la mayoría de las constituciones dicen que es el pueblo soberano el que tiene la última palabra, por encima de todas las instituciones.

Pues entonces pongámonos manos a la obra y creemos un Nuevo Sistema Monetario, refrendado por el pueblo soberano.

Nos hemos convertido en víctimas del actual sistema monetario, pero es nuestro deber hacer uno distinto desde abajo a arriba, un nuevo cambio de sistema.

8 comentarios:

  1. Es hora, Javier, es la hora de un cambio radical y visceral

    ResponderEliminar
  2. Como digo algunas veces, no es que sea necesario, es que es vital.
    Un abrazo, María

    ResponderEliminar
  3. Siempre pones el último manguerazo de gasolina para seguir motivando. Gracias, Javier

    ResponderEliminar
  4. Ay, amigo Javier, que difícil veo el cambio de sistema en un mundo globalizado.
    Cuando se produjo la globalizacion, a mi entender, perdimos la batalla; ahora el mundo financiero es global y está hecho a semejanza de los poderosos; ese poderoso mundo están muy bien protegidos por el "sistema", sistema que nosotros ansiamos en cambiar, pero el poder del dinero es la unión más poderosa que tienen los grandes "gurus" de las finanzas.
    No va a ser fácil que todo el mundo se una en contra del poder del dinero, poder que lo tienen los mismos que nos están haciendo pasar, la más grande de las crisis de la historia de nuestro país y en gran parte del Mundo entero.
    Javier, dirás que soy catastrofista, ¡¡lo siento!! Me gustaría ver una solución, ¿que la hay?
    por supuesto que la hay, faltaria más por muy difícil que sea. Es posible que algún día veamos a la humanidad entera entrar en razón y venciéramos los grandes males de nuestra sociedad: el egoismo, la barbarie de las guerras, la soberbia de algunos gobernantes que, con sus politicas secesionistas pueden llevar a algunos pueblos al abismo. ¡¡Todos los males vienen del poder del dinero!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tines toda la razón del mundo, amigo Vicente, pero yo soy de los que sigo empeñado en que si PODEMOS, estoy seguro que con la perseverancia y el buen hacer se podrá conseguir arreglar este gran entuerto que tenemos actualmente, Nos tenemos que poner de acuerdo la buena gente y se acabará por conseguir un mundo un poco mejor que el actual y sobre todo más justo y equitativo, es lo que deseo.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Estaba cenando en la pizzería y he comentaba este post hasta que me he dicho "si yo te doy un papel y tú otro a mi, pero yo me quedo sin cerdos y tú sin trigo, buena la hemos hecho" ....tú sigues comiendo cerdo y yo trigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Luis eres un fenómeno, lo has captado perfectamente lo que he querido decir. Un abrazo

      Eliminar