lunes, 16 de noviembre de 2015

Grandes cantidades de información


Perdonarme por no escribir sobre el atentado de París. Eso lo han hecho todos medios de comunicación. Y no creo que pueda aportar nada nuevo. me voy a referir a un tema que se olvida frecuentemente.

Me gustaría que con la misma abundancia con que recibimos grandes cantidades de información en general, supiéramos arreglar el mundo con la misma celeridad con que recibimos las noticias, pero claro eso es 'harina de otro costal' que no suele ser otra cosa que lo que cuesta reunir el dinero necesario para subsanar lo que dejan a su paso los desoladores terremotos.

Veamos un ejemplo relativamente reciente que un 25 de abril de 2015 sucedió en el Valle de Katmandú, con un terremoto de 7,6 grados con numerosas réplicas. 

A la semana de este terremoto ocurrió otro de 7,2 grados. El resultado de todos estos movimientos sísmicos en Nepal es que alrededor de 700.000 viviendas han resultado dañadas y hay que añadir 8.000 escuelas y la destrucción de 1.023 centros de salud.

¿Alguien se acuerda de lo que estoy escribiendo?

Quiero hacer hincapié que con la misma urgencia con que vuelan las noticias de grandes desastres como este, me gustaría que esa urgencia ocurriera para redoblar esfuerzos y poder reactivar sobre todo los servicios básicos.

De los 422 millones estimados necesarios para la reconstrucción de Nepal, solo se han recaudado 240 millones $. Mientras 60.000 personas siguen desplazadas en campamentos.

Pues eso, que las soluciones a los desastres no son tan rápidas como las grandes cantidades de información que nos lanzan todos los días. Una verdadera vergüenza.

2 comentarios:

  1. Ocurre lo mismo con el tema de los refugiados, Javier. No sé por qué en Europa (bueno, me lo imagino), pasa lo mismo, hay pocas ganas de dar soluciones a muchos de los problemas politicos y toda clase de conflictos. ¿Será por cuestiones idiológicas?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Vicente, en esta vida ya vemos a qué se dedican los paises. Venden armas sin ningún rubor para hacer negocios y luego pasa lo que pasa y está pasando. Y con los refugiados también se nutren y se fiancian con ellos para luego martar y matar.
    ¿Género humano?
    Un abrazo

    ResponderEliminar