martes, 16 de febrero de 2016

Cleptocracia



Cleptocracia: "Sistema de gobierno en el que prima el interés por el enriquecimiento propio a costa de los bienes públicos".

Esta es la definición que me encuentro en el Diccionario de la Lengua Española en su edición del Tricentenario.

Entonces, consulto la palabra democracia, y en dicho diccionario, en su primera acepción dice: "Forma de gobierno en el que el poder político es ejercido por los ciudadanos", y en su tercera acepción pone:"Doctrina política según la cual la soberanía reside en el pueblo, que ejerce el poder directamente o por medio de representantes".

Deliberadamente, os he puesto esto que dice el diccionario porque la verdad, ya no distingo qué es ser político y qué es ser ciudadano.

En algunos casos, está tan diluido el político en 'sus negocios' que es como si solo existiera cuando pide el voto en su campaña electoral al ciudadano. 

Lo que ocurre después es que el ciudadano, como tal, no existe, hemos desaparecido.

Lo que les importa a los que hemos elegido para que nos representen en la gobernanza de lo público, es poder obtener, las más de las veces sus particulares réditos.

Bien es verdad que siempre existen excepciones, pero el que más y el que menos, se va conformando a ese poder que cree ser suyo, y hay que recordarle que se lo hemos dado los votantes.

Deberían saber los representantes que el conocimiento de la gobernanza, reside en lo que piensen los votantes que han ejercido el derecho al voto para que le representen en la 'cosa pública', no en la 'cosa privada'.

Para gobernar, es hacerlo con honestidad y por supuesto pensando siempre en los ciudadanos, en todos, los que hayan votado y los que no, insisto, para todos.

Por tanto, la democracia, nunca debe desembocar en una cleptocracia.

4 comentarios:

  1. Cleptocracia. Les va que ni pintao a los amigos de lo ajeno, público, del pueblo.
    Un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Javier, aunque digamos que España tiene una democracia joven, 36 años o más disfrutando de un régimen democrático, debería ser suficiente para que los politicos tuviesen la lección aprendida; veo que no es así, los ladrones y sinvergüenzas acampan a sus anchas. Creo que es cuestión de educación y de tiempo, para que reine en la sociedad la nobleza y la honradez.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Amigo Vicente, siempre hay corrupción pero es y depende de los ciudadanos que pongamos trabas, pero ya se sabe las leyyes también las hacen los mismos que las incumplen, esto es lo que ocurre y ocurrirá siempre, por desgracia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar