viernes, 19 de febrero de 2016

No importa la hora



Lo tengo sufrido, no importa la hora que sea, de madrugada, a la hora de comer, cuando intentas sestear en algún sillón, cuando se apagan las luces de la naturaleza y empiezas a pensar qué clase de caprichos tiene el 'sabio', de turno, que tienes hay que cenar, aunque sean las primeras horas vespertinas.

Da lo mismo, no importa la hora, conectas la radio o la Tv y ¡zas!, España está encendida, se oyen toda clase de razonamientos sobre tal o cual tertuliano o político que ha dado con su particular 'piedra filosofal', en toda la diana de la memez.

Pero lo peor no son estos monólogos que sueltan de carrerilla, casi sin darse tiempo a tomar el aire para que no se ahoguen.

Lo peor es que siguen y siguen con los mismos razonamientos una y otra vez, y no quieren darse cuenta que no nos tienen para soltar el disco de siempre y volver a poner, tengas o no tengas ganas.

Luego están los medios de comunicación de prensa. Es muy curioso ver las portadas de los principales periódicos de la prensa que editan en papel.

No fallan, la portada varía en esas supuestas y sesudas manifestaciones que cada medio pone como le da la gana, aunque la noticia sea la misma, y acabemos los lectores haciendo un crucigrama irresoluble; definitivamente nos vuelven locos y en vez de leer, solo asentimos o negamos con un gesto con la cabeza, pero ni siquiera nos atrevemos a comentar nada de dichas portadas ni con el vecino que tengamos más a mano.

Mejor no decir ni pío, es posible que tu corazón lo agradezca.

El caso es que da lo mismo. No importa la hora.

2 comentarios:

  1. La versión positiva del post, a mi modo de ver, es: "No importa la hora a la que lea Clamores; sé que aprenderé algo".
    Un abrazo, Javier
    Luis

    ResponderEliminar
  2. Amigo Javier, entiendo que tienes un cierto cabreo o desazón con los "medios" y los politicos; pues, quizás si fueran más condescendientes con el ciudadano de a pie la cosa iría mejor. Pero, como dice el amigo Magic Goal que, lo mejor es: no importa a la hora que leamos "Clamores". Así que, siempre podemos regozijarnos leyendo lo que nos guste.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar