martes, 5 de abril de 2016

LLega la hora de la verdad


Llega la hora de la verdad. Comienza el plazo para los que nos 'retratamos' con Hacienda,  sabemos que somos casi todos.

Vamos, derechitos al corral para que nos revisen lo que hemos dado de sí durante 2015.

Es muy democrático que todos aportamos a las arcas del Estado con nuestros impuestos, para que podamos seguir cobrando las pensiones.

Por otro lado, hay muchas empresas que siguen cobrando subvenciones, que son como gajos de una naranja que cuantos más tomamos menos queda de la naranja, y al final solo nos resta la cáscara que ya nadie quiere, como no sea para aderezar alguna bebida alcohólica para disfrazar nuestras penas.

Ahora me viene a la memoria fotos de grandes conseguidores de nuestros dineros. Me refiero a los robos continuos que nos han perpetrado a lo largo de años.

Hacienda debería ser justa con los que siempre hemos aportado nuestro grano de arena, en la consecución de esos Presupuestos Generales del Estado que todos los años se aprueban.

Convendría decirle al ministro de Hacienda en funciones, que nos retorne la parte alícuota que nos corresponden a todos los que sumamos con nuestros impuestos al Estado.

Sr. Montoro en funciones, ponga en la declaración de la renta una cruz a deducir por todos los años que nos han robado.

Llega la hora de la verdad.

2 comentarios:

  1. Muy de acuerdo contigo, amigo Javier, pero me temo que no te va a hacer caso el ministro Montoro. Seria justo que, los que siempre hemos cumplido con Hacienda, tuviésemos una deducción por cada año que nos han robado y, a viceversa, los que año tras año nos han estado robando, tuvieran la penalización que se merecen.

    Sabemos que todos estos propósitos no se van a cumplir, pero, parece que nuestro espíritu sale fortalecido, por expulsar de tu cuerpo el veneno que estos sinvergüenzas nos han inoculado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tu lo has dicho amigo Vicente, es expulsar el veneno que hemos hemos tenido que tragar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar