miércoles, 24 de octubre de 2012

Atreverse

Congreso de los Diputados
En la vida hay que atreverse a tomar decisiones. Algunas pueden ser muy difíciles, pero a veces  hay que hacerlo.
Ya se que tal y como está instaurado el poder en general y el político en particular, es casi pedir "peras al olmo", pero seamos valientes tenemos que transformar nuestra sociedad sin miramientos. Mejor dicho mirando muy bien que es lo que podemos y debemos hacer.
Me estoy refiriendo a lo que en diversas "tribunas" ciudadanas se está solicitando abiertamente.
En un país no surgen como "setas" los movimientos ciudadanos pidiendo cosas así como así. No. Surgen porque la sociedad como entidad orgánica de la ciudadanía reclama transformación, que como por ejemplo, ocurre con las nuevas tecnologías, que cada día nos muestran un avance de las mismas.
Tenemos que acompasar ese ritmo trepidante que nos impulsa y aprovecharlo para perfeccionar nuestra manera de gobernarnos.
La Constitución de 1978, estuvo bien la que en esas circunstancias los "padres" de la misma hicieron y lo celebramos muchos de nosotros.
Pero ya nos hemos quedado desfasados en muchos aspectos y debemos atrevernos a formular una nueva Constitución elaborada desde abajo.
Han surgido movimientos espontáneamente desde la propia ciudadanía y que han tenido su calado seguramente avivado por la actual crisis. No vamos a ser más "papistas" que el Papa. Pretendo ser realista, nada más.
Como muy acertadamente en la última publicación "Los amos del mundo" de los profesores Vicenç Navarro y Juan Torres, señalan que "vivimos en un proceso de continuado debilitamiento de la democracia formal"
Los ciudadanos actualmente damos con nuestro voto la "facultad" de que otros nos gobiernen.
Pero creo, en mi modesta opinión, pensar que aquellos a quienes elegimos (amparados en su acta) pueden hacer cosas, incluso en contra de los electores.
Por ello veo que cada vez es más necesario cambiar o reformar la Constitución actual, que  en muchos aspectos ya no está al servicio de todos los ciudadanos, sino sólo para un grupo o grupos muy reducidos.
Y eso me parece que ya no es democracia. No dejemos pasar más tiempo, es hora de atreverse.

4 comentarios:

  1. No creo que el problema sea la Constitución. Hay países, como EEUU, Reyno Unido o Polonia cuyas constituciones tienen más de 220 años y siguen siendo válidas. El problema, creo yo, es la falta de criterio de los votantes a la hora de elegir a nuestros representantes. Falta educación para la ciudadanía, que tanto molesta a la derecha, y sobra televisión basura que aborrega y adocena sobre todo a los jóvenes. Tal vez una regulación a fondo de los medios de comunicación y en especial los audiovisuales arreglaría muchas cosas. Y por supuesto la escuela primaria y secundaria, fundamentales para sentar unas bases sólidas en las generaciones venideras. Un votante bien formado no acepta la corrupción y conoce bien sus derechos. Es más difícil engañarlo con campañas de marketing político.

    ResponderEliminar
  2. La educación, por supuesto es fundamental.Pero lo que yo digo es que, a mi entender, las leyes se tienen que ir modificando a medida de los avatares que nos empujan a ello. Por eso creo que hay que ir reformando, cambiando, adaptando la Constitución con leyes más justas; las listas llamadas abiertas y el sistema proporcional existente ahora en las votaciones, me parecen prioritaria su reforma.
    Gracias por tu comentario Antonio.

    ResponderEliminar
  3. amigo segoviano gran entrada , aunque pienso que no hay tanta reforma en la consitucion,sino que el fallo es las leyes que la desarrollaron, la constitucion resulta moderna,son las leyes y los decretos que la desarrollan los que se han quedado desfasados, estoy de acuerdo en que los ciudadanos pedimos otras cosas gracias amigo segoviano

    ResponderEliminar
  4. Amiga canadiense, tenemos que implicarnos, tenemos que conseguir cambiar para mejorar las cosas. Atreverse es el primer paso.
    Gracias.

    ResponderEliminar