domingo, 7 de octubre de 2012

Sensación

Hoy he tenido la oportunidad de escuchar varias conversaciones.
Es domingo y la gente está más abierta a despojarse de sus interioridades mentales, de sus pensamientos y hasta de sus creencias.
Por lo tanto, es una ocasión estupenda para observar, oír, ver, en fin, intentar calar en los sueños y frustraciones de nuestros semejantes.
Compro la prensa en mi kiosco de siempre, saludo a mis vecinos que van a comprar el pan y alguna chuchería, y mira por donde, escuchas frases en la panadería, en el kiosco de prensa, en el bar donde te tomas una caña, en fin cosas cotidianas.
Pero hoy he sentido una tristeza inmensa, hoy me he dado cuenta que la gente que veo diariamente, la mayoría, estaba como "cabreada" y lo peor de todo, diciendo, "es lo que hay".
Frase que me deja sin defensas, sin ganas de discutir, sin ganas de prácticamente nada.
Lo han conseguido, si lo han conseguido, han incrustado el miedo y la apatía en mis convecinos y gente que conozco: han "tirado la toalla".
Lo peor de todo es que he vuelto a casa con la sensación de que tienen razón.
Pero yo, vive Dios, no tiro la toalla, no.

1 comentario:

  1. Estimado amigo; no es norma dejar pensamientos o reflexiones en blogs de bloguers que no conozco personalmente, pero el hecho de que me hayas invitado a navegar por este formato ha provocado hacer una breve reflexión. Hay responsables políticos que parecen hacer mucho pero transforman poco. Otros aparentan no hacer nada cuando en verdad hacen mucho...daño, eso ha calado en el día a día de tus vecinos, amigos y conocidos. Claro está, que no todos los políticos son iguales, ni la política una actividad innecesaria. Las generalizaciones son siempre injustas porque equiparan lo que no es homogéneo. Hay buenos políticos y profesionales de la política, en el peor sentido de la palabra. Políticos que creen en lo que hacen, con acierto o no, y políticos que han hecho de su actividad una excusa para medrar y, en ocasiones, enriquecerse. Políticos que, como borregos, se limitan a obedecer las consignas de su partido para no caerse de las listas electorales y seguir contando con el favor de los jefes. Por ello, no ha de extrañarte la conducta de tus vecinos, amigos y conocidos. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar