miércoles, 17 de octubre de 2012

Rescate virtual


Panel de la Bolsa de Madrid (EFE)

Esto ya es rizar el rizo. Desde que empezaron a hablarnos de un posible rescate, hemos tenido informaciones de todo tipo.
Que si tenemos que pedir 60.000 millones de euros, que no, que mejor, ampliarlo hasta 100.000 millones de euros, total puestos a pedir, que más da, no lo van a pagar ni los nietos de nuestros nietos. Pues se pide.
Que si la Deuda Soberana, que si la deuda a secas no vaya a ser que alguien se mosquee.
Que si el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que es lo mismo que me dice el que me vende los pañuelos, para secarnos nuestra desgracias: " Me dé algo por favor" y me larga un paquete, que yo abro de inmediato, pues me caen unas lágrimas de muy señor mío.
No quiero cansaros con los conceptos, que nos han ido introduciendo en nuestras mentes, para soltarlos , ante una caña con los amigos, como si supiéramos lo que decimos.
Llevamos hablando del rescate un montón de tiempo y nos sueltan ahora que no es un rescate normal, no, es un "rescate virtual". ¡Toma ya!  Es decir que no nos van a "dar" billetes reales, esos que nos pusimos muy contentos enseñando a los conocidos, cuando conseguimos los primeros que escupían por los cajeros de los bancos.
Que desilusión me he llevado con esta noticia, por cierto procedente de dos prestigiosos periódicos: el Financial Times' y 'The Wall Street Journal'.
La bolsa de Madrid  (cuando escribo esto) ha cerrado el índice Ibex 35 en 7.940,20 lo que ha producido  comentarios como "la bolsa se ha disparado" (no se cuantos puntos). Menos mal que no son esos puntos que te ponen en una operación de estómago, por ejemplo, que cuando se te saltan o te los quitan las pasas canutas,  te duele un montón. No, estos puntos son diferentes, lo producen  unas anotaciones del mecanismo de oferta y demanda de títulos, que no se si son virtuales, también.
Pero volvamos a la cruda realidad, esa que te sucede cuando vas a comprar un  pescado en el mercado y a cambio del pesca le das religiosamente al pescadero unos billetes, pero reales no virtuales (aunque siempre me han parecido billetes del Monopoly).
Y termino, para rematar el día, he tomando unas cañas con los amigos y les he propuesto que nos demos líneas de crédito virtuales los unos a los otros, y así entre otras cosas, nos ahorramos depositar los billetes reales en el banco, que luego nos cobran una comisiones de administración y mantenimiento, que son de campeonato.
Creo que no han tragado, y ya, con una caña de más, les he dicho que no tenían ni idea de lo que era la economía y santas pascuas.
Me he despedido de ellos y me ido a jugar al Monopoly, a ver si me compro un rescate virtual.

2 comentarios:

  1. gracias amigo, por una entrada real y no virtual, la falta de informacion , la oscuridad , todo es tan grotesco, que al final o te lo tomas a risa y juegas al monopoly o yo que se , gracias amigo segoviano gran entrada

    ResponderEliminar
  2. Gracias amiga canadiense, eres una persona estupenda, como dicen en mi tierra "eres buena gente"
    Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar