jueves, 19 de junio de 2014

Retazos

Tengo la sensación, sólo sensación, que estamos en una etapa de la vida en general en España, en donde, como dice una amiga mía 'lo que se puede hacer, está reñido con lo ya hecho y además no te lo dejan cambiar'.

En el año 2011, cuando se celebraron las elecciones generales que el Partido Popular ganó cosechando casi once (11) millones de votantes a su programa, es cierto que desde sus primeras medidas  fueron lanzadas en una batería de Reales Decretos Leyes, que sabemos es una forma de gobernar, pero ciertamente no la más democrática, pues en este caso , lo ha aplicado en demasía.

El gobierno de turno ha de saber en todo momento qué es lo que está demandando el ciudadano, pues no me cansaré de escribir y decir que hay que escuchar, atender y valorar lo que el ciudadano dice y expresa por diversos canales, y por tanto debemos intentan compaginar lo que se hace y lo que se debe hacer atendiendo al pueblo, que en definitiva es el que sustenta al gobierno.

Los ciudadanos (todos los ciudadanos, no solo los que les votaron) puede que no estén muy de acuerdo con la forma de gobernar, entre otras cosas porque en muchos casos les ha sido arrebatado (literalmente robado) los dineros públicos y también los derechos adquiridos desde hace muchos años.

Como mal menor, habrá que esperar cuatro años para introducir de nuevo 'la papeleta salvadora' para optar a otro programa que muy posiblemente no podrá aplicarse, pues estamos en Europa y Europa aunque no lo creamos es muy mandona.

Ante esta situación, lo que tiene menos relativa importancia es si queremos una forma distinta de Estado o nos conformamos con lo que tenemos.

Lo importante primordial y necesario es que exista una verdadera democracia, lo demás es cuestión de preguntar al ciudadano en un referéndum la forma que quiere de Estado.

Naturalmente no estoy diciendo que no sea importante y necesario qué forma de Estado queremos, faltaría más; una vez hecha la pregunta, lo que hay que ahondar es en las formas y controles de la democracia que siempre tendrán que ser naturalmente ejercitados por los ciudadanos que son la soberanía del Estado.

Controles férreos que hay que aplicar a la democracia para que sea lo más sana posible.

Si desde comienzos de nuestra democracia se hubiera hecho la separación de poderes de forma clara y estricta y controlados convenientemente, no se hubiera producido el robo continuado de nuestro dinero público y por supuesto de nuestros derechos de Sanidad, Educación, Justicia, Energías básicas, Dependencia y un largo etcétera que tendrían que estar en manos públicas.

¿Somos o no somos el pueblo soberano? Me gusta el poder bien ejercido siempre en beneficio de todos los ciudadanos, de todos, no de una minoría.

Estas palabras, son sencillamente unas reflexiones en forma de retazos. 

4 comentarios:

  1. Sabias reflexiones Javier. Reflexiones que este gobierno de fascistas no escucha. Pero que a los que las leemos nos hace sentirnos totalmente de acuerdo. Abrazo grande

    ResponderEliminar
  2. Gracias Luisa, hoy dejas las cosas muy claras en tu artículo, pero muy claras.
    Un abrazo <8>

    ResponderEliminar
  3. Con este Gobierno de ineptos y sinvergüenzas, mientras ejerzan el poder, poco o nada puede hacer el ciudadano llano amigo Javier. Es absolutamente necesario echar fuera de las instituciones a esta gentuza. Cada día que pasa, se debilita la democracia en contra de la gente de bien, que somos la gran mayoría.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es lo que digo desde hace tiempo, el sistema no funciona, es decir la democracia, la democracia verdadera no esta neomierda que nos han metido desde hace 39 años.
    Un abrazo amigo Vicente

    ResponderEliminar