martes, 3 de marzo de 2015

Ahora



Tengo últimamente la manía (creo que es por la acumulación de años: manías todas, y alguna más), de fijarme en los locales que cierran y abren al poco tiempo, casi simultáneamente en una misma calle.

Antes, mucho antes, me fijaba en las publicaciones de compra-venta de locales y pisos, en unos periódicos que surgían como setas.

Para mi eran como una especie de 'encuestas' del pulso de una ciudad y por agregación,  de una Nación. 

Lo digo porque, mucho antes se compraban y se vendían pisos, locales, naves industriales, apartamentos, chalets y otras zarandajas varias que nos llevó a eso que han dado por llamar burbuja inmobiliaria.

Luego ocurrió lo que algunos predijeron en su momento: dicha burbuja pinchó y según dicen fue porque 'vivíamos por encima de nuestras posibilidades'.

Viendo de nuevo los vídeos del último debate del Estado de la Nación, me quedo como poco, perplejo en lo que allí se dijo y se gesticuló por algunos.

Volviendo a mis manías, ahora estoy empezando a convencerme de que la Nación, casi siempre, es otra cosa muy distinta a la que desde el Parlamento del pueblo soberano nos recitan una y otra vez.

Por cierto, casi siempre, da lo mismo qué gobierno esté en cada legislatura. Tengo la sensación que, en general, los que están en cada gobierno no tienen ni idea de lo que a los ciudadanos nos está ocurriendo.

Y sigo con mis manías; he visto que los gobiernos de turno, en general, no pisan la calle, y cuando digo no pisan la calle, -lo digo literalmente-, pues suelen pasar la mayoría del tiempo que están gobernando, con sus coches oficiales y solo ponen los pies en la calle en contadas ocasiones, principalmente lo hacen cuando están en campaña electoral, para hacerse alguna fotografía -pongo por caso- en alguna cola del paro.

Ahora, empiezan a sudar, a despeinarse y a 'tirarse los 'trastos' los unos a los otros, pero no tienen ni idea de lo que verdaderamente están pasando los ciudadanos soberanos. Ahora.

4 comentarios:

  1. Sí, amigo Javier, poco más o menos nos pasa a los demás lo mismo y también veo lo mismo que tú: que los politicos no suelen pisar la calle a no ser que haya campaña electoral. Me gustaría que con el nuevo renacer politico que se espera, los buenos políticos que surjan, fueran más humanitarios y "pisaran más la calle".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría que fueran como el presidente Mújica...que gran tipo...que envidia de no tener un presidente así.
    Un abrazo, amigo Vicente

    ResponderEliminar
  3. No te quepa duda de que no tienen ni idea de qué nos pasa y cuánto nos pasa. Ellos van a lo suyo, a mantener sus privilegios, sus prebendas. Lo demás les importa un ardite, o una figa, que dicen os galegos.
    Abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  4. Pero, lo que se dice ni dea, querida Luisa, ni idea.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar