lunes, 23 de marzo de 2015

Cuando esto escribo

Cuando esto escribo, es 20 de marzo de 2015 sobre las 21.00 horas, antes del cierre de campaña de las elecciones andaluzas; pero esto que escribo ahora lo daré a la luz el lunes día 23 de marzo de 2015.

Me apetece hacer una predicción o como algunos entendidos dicen ahora 'vaticinar' los resultados.

No me voy a fijar en las encuestas que han publicado, no quiero repasar si quiera los datos que manejas unos y otros y los politólogos de turno, amén de las numerosas tertulias que pululan por los diversos medios de comunicación.

Solo voy a intentar repasar los programas que a duras penas he conseguido recopilar, para estudiar sobre todo las diferencias sustanciales de los mismos.

Es un ejercicio bastante estimulante para mis neuronas, puesto que cada vez que veo, oigo, escucho, en los diferentes medios de comunicación ¿manipulación?, no sé, vaya usted a saber que nos inoculan en nuestras mentes, pero de una cosa estoy bastante seguro, que lo que nos inculquen, será lo suficientemente ambiguo y que al final nos dará lo mismo.

Los principales partidos, hasta ahora en liza, unos de recentísima  formación y los que ya formados, pero no habían aparecido nada más que en su ámbito regional, ya han calado en las diversas comunidades poniendo la mira en las elecciones generales de finales de este año.

Todos los partidos en liza en estas elecciones andaluzas, dicen incansablemente en todos los mítines, entrevistas y tertulias que van a ganar.

Como he escrito en alguna ocasión, después de celebrarse unas elecciones, todos los responsables de todos los partidos, hacen sus comparecencias, diciendo que han ganado todos. Solo tenemos que 'tirar' de hemeroteca y lo podemos comprobar.

Cuando los políticos están en campaña, sus actuaciones son como poco desproporcionadas con la simple realidad.

Pero lo que me deja pensativo, es la fuerza con que se muestran las venas hinchadas de los esfuerzos, para decirnos que van a ganar, y para llegar a ese estadio, cuanto más se esfuerzan en decir que 'ellos' van a ganar, aunque después la realidad  les pase factura. Todos serán ganadores y poco más.

Cuando este escrito he comenzado, tenía la intención de hacer un vaticinio de los posibles resultados, pero como cuando esto escribo, siguen desgañitándose en los correspondientes mítines que se están celebrando. Si habéis aguantado hasta aquí leyendo, es seguro que tendréis los resultados reales.

Por eso digo, han ganado todos, estoy seguro, cuando esto escribo.

2 comentarios:

  1. Pues no, esta vez, para alegría de muchos, no todos han ganado. El PP se ha dado un batacazo que hasta ellos mismos no pueden ocultar. Lo de Podemos es triste, que los andaluces hayan dado su confianza de nuevo al PSOE dice muy poco en su favor.
    En cualquier caso, una vez más, chapeau a tu ironía. Un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  2. Veremos la destreza que emplean los partidos para seguir con sus luchas internas. De todas formas visto ya los resultados, han tenido que tomar muy buena nota, todos, pero todos. Queda el 22 de mayo, que vamos a ver por donde lo toman los grandes, pues los pequeños que están en liza, tienen que convencer de muchas cosas. No lo tienen fácil.
    Abrazo grande

    ResponderEliminar