miércoles, 4 de marzo de 2015

La cruz blanca


Cuando veo una cruz blanca, pienso en una cervecería de toda la vida de Madrid, se llama así: "La Cruz Blanca".


El problema es que desde hace tiempo, mucho tiempo, cada vez que veo la bandera de Suiza, inmediatamente pienso en el 'refugio' de mucha gente detrás de unas siglas: HSBC.

Este banco que por cierto es británico, es la salvaguardia de todas las penalidades que muchas personas sufren, esos que tan alegremente nos arrojan a la cara en cuanto pueden: "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades".

Y lo cierto es que estoy muy harto de esa cantinela, pero que muy harto, lo mismo de esa otra de la "herencia recibida".

Que yo sepa, ni hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, ni hemos recibido ninguna herencia, más bien todo lo contrario.

Nos han robado nuestros dineros espectacularmente durante muchos años, muchos, demasiados para mi entender, y encima tenemos la culpa los ciudadanos en general, habiendo ingresado en las arcas del Estado lo que las leyes nos han indicado; incluso sin leyes, pues han utilizado el Real Decreto Ley en multitud de ocasiones, sabiendo que según la Constitución del 78, es una excepción para gobernar.

"Ellos", sí se han pasado en todo. Y ahora siguen mirando para otro lado en cuanto les nombran las siglas del banco HSBC.

Y luego hablan de la patria ¿de qué patria están hablando? ¿están hablando de un punto de Europa en en centro de Suiza, en una capital llamada Ginebra?

A partir de ahora no me voy a tomar ningún "gin tonic". Solo miraré a la cruz blanca.

2 comentarios:

  1. Amigo Javier, detrás de estas siglas "HSBC", se esconden parte de los "gurus" de las finanzas; se esconden aquellos que son cómplices del saqueo, de los que nos roban continuamente y depositan sus botines en esa banca zuiza, que es ni más ni menos que, los protectores de los ladrones.

    ¿Por qué pasan estas cosas en el mundo de hoy, en el mundo civilizado?.
    ¿Cuándo se van a terminar los paraísos fiscales?, mi subconsciente me dice: ¡¡nnunca!!
    ¿Cuándo habrá voluntad politica para acabar definitivamente con los paraísos fiscales?, tengo la misma respuesta.

    Tengo el convencimiento de que tienen que pasar muchas cosas buenas y otras no tan buenas, para que se produzca ese cambio profundo que todos anhelamos; a mi modo de ver, tiene que pasar mucho tiempo y alguna que otra generación que estén preparados para que se produzca el cambio deseado. Hoy por hoy, no lo veo posible.

    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Los paraísos fiscales por desgracia no desaparecerán nunca, amigo Vicente. A los políticos no les interesa que desaparezcan, pues es su escapatoria para los desmanes que cometen.
    Estoy de acuerdo de que tienen que pasar cosas, estamos en el cambio y por eso rugen muy nerviosos los que han vivido siempre muy bien de sus tropelías, pero poco a poco se irán conquistando etapas y eso, creo yo es lo importante.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar