martes, 17 de marzo de 2015

En menos de una semana


El próximo día 22 de marzo de 2015, tenemos la primera de las elecciones que vamos a ver y sentir en lo que queda de año.


Supongo que para los politólogos, los cuales nos inundan con sus tertulias, sondeos, vaticinios, improntas, amenazas de un lado y de otro, en fin, variopintas formas de calar el miedo entre los posibles votantes.

Los politólogos, saben mucho eso, de meter miedo a los futuros votantes, saben mucho estos profesionales de la política.

Las campañas de las elecciones se basan, por lo general, en tirarse los trastos los unos a los otros y a ser posible no hablar de sus programas, que ya se sabe, por lo general no los cumplen.

Sigo haciendo referencia a José Luis Sampedro, cuando antes de decirnos adiós -por cierto sin hacer ruido-, decía que estábamos en un cambio, pero que no nos dábamos cuenta, ya que estábamos en él.

Ahora, de tanto ver que estamos en el cambio, lo que me pone algo nervioso es que, efectivamente, no sé cual es, y si en definitiva, es un verdadero cambio.

Creo que a medida que más me distancio de aquel movimiento del 15-M, en donde muchos veíamos la realidad desde la base auténtica de las carencias ciudadanas, que nos habían perpetrado las fuerzas políticas hasta el momento, descafeinando las verdaderas reglas de una convivencia armónica y acorde con el bienestar y la igualdad que preconiza nuestra Constitución.

Es probable que los que consideramos que es prioritario un cambio, es seguramente por culpa de las directrices dictadas desde Europa, liderada fundamentalmente por Merkel y sus aledaños, que en definitiva es la que nos ha llevado a esta situación en muchos casos verdaderamente desesperantes para muchos de nuestros ciudadanos.

Empezaremos a vislumbrar un posible cambio, muy lento de producirse, tan lento que ya no sabremos si estamos en él, o todo sigue igual.

En menos de una semana.

2 comentarios:

  1. Amigo Javier, a mi modo de ver, creo sinceramente que estamos inmersos en un profundo y lento cambio y lo creo tal como lo dijo José Luis Sampedro.

    Hay varios indicadores que lo premonizan, como: el surgimiento del movimiento 15 M, la constitución de nuevas formaciones políticas que buscan ese cambio, el resurgimiento de nuevos casos de corrupción, salidos por el entusiasmo de hacer justicia por demanda de la sociedad y el buen trabajo de muchos jueces buenos y competentes (que los hay), pronto veremos renacer una nueva sociedad.

    Hay que creer Javier, lo necesitamos todos, sobretodo la gente de bien.
    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Vicente, creo que estamos en el cambio y será a un cambio mejor, pero lento y no falto de luchas, como siempre han pasado las cosas.
    Llevo escribiendo desde hace tiempo de estas cosas y creo que sucederá, por fin, para toda la buena gente que siempre se lo merece
    Un abrazo amigo Vicente

    ResponderEliminar